Archive for 28 septiembre 2007

LAS DURAS CIFRAS DE LA INSCRIPCIÓN ELECTORAL

septiembre 28, 2007

 

Mil disculpas por la ausencia prolongada. Tuve que meterme de cabeza a estudiar la delincuencia en números, lo que para un humanista es siempre un desafío difícil. Pero les dejo para este fin de semana un breve reporte que hice dando cuenta del estado de inscripciones electorales en Chile, especialmente en la juventud. Es realmente preocupante…

“En Chile se contabilizan, hasta el 31 de Julio del 2007, un total de 8.053.538 inscritos vigentes en los registros electorales. La proyección de población total para el año 2007 es de 16.598.074, de los cuales 11.751.584 serían mayores de 18 años. Es decir, de todo el universo de potenciales votantes, sólo un 68,53% está efectivamente inscrito. Existen 3.698.046 personas que no forman parte del padrón electoral pudiendo ser parte de él.

Si al padrón electoral recortado que tenemos hoy le aplicamos la cifra histórica de abstención de un 10% (en la primera vuelta presidencial de 2005 concurrieron a las urnas 7.207.278 personas), y el porcentaje de nulos (2,48) y blancos (1,16) emitidos en la última elección, obtenemos como conclusión que aproximadamente un 45% de los mayores de 18 años no manifiesta ninguna preferencia en los procesos eleccionarios, lo que evidentemente termina por resentir progresivamente la legitimidad de la democracia.

La cifra es aun más alarmante si la proyectamos hacia el futuro: El año 1988 el porcentaje de jóvenes (hombres y mujeres) de 18 y 19 años que se inscribieron para el plebiscito ascendió a un 5,5% del padrón total. Aquellos que se encontraban entre los 20 y los 24 años representaron en aquella oportunidad nada menos que un 15,66% del total, mientras que el segmento etáreo 25-29 representó un 14,85% del universo de inscritos. En resumen, los menores de 30 años aportaron un 36% del padrón total. En los registros electorales actualizados al 2006, los jóvenes de 18 y 19 años constituyeron el 0,48% del universo de inscritos. La generación 20-24 representó el 3,03%, mientras el segmento 25-29 significó el 5% del mismo universo. En suma, los menores de 30 años en nuestros días ocupan un escuálido 8,51 del padrón total.

Las proyecciones del INE señalan que, al año 2007, en Chile hay 585.086 jóvenes entre los 18 y 19 años de edad. De ellos, 39.224 están inscritos (6,7%). Entre 20 y 24 años se ubican 1.378.214 personas, de las cuales hay 245.482 inscritas (17,81%). Finalmente, entre 25 y 29 años tenemos a 1.230.960 jóvenes, que contabilizan 402.476 inscritos (32,69%).  Se trata entonces de 3.194.260 jóvenes chilenos que están entre los 18 y los 29 años, de los cuales sólo hay 687.182 inscritos. Esto significa, en resumen, que sólo un 21,51% de los jóvenes está habilitado para participar en las elecciones

Anuncios

CHILE, PAÍS DE PRIMERA

septiembre 14, 2007

 

Feliz 18. Este fin de semana extra largo no joderemos con sesudos análisis de teoría política ni con la prolífica contingencia. Celebremos el cumpleaños de Chile, nuestro cumpleaños, sin recriminaciones.

Les dejo un par de líneas que escribí para “Independientes en Red”, y algunos videos que nos hagan terminar la jornada laboral un poquito más chilenizados:

Explorando en las causas del orgullo patrio, nos encontramos con una serie de razones que nos vinculan con nuestro pasado y tradición, con el amor a la tierra que nos vio crecer, y con los vínculos sociales que hemos tejido sobre ella. Pero también nos sentimos orgullosos cuando obtenemos reconocimiento de los otros, cuando somos admirados por las cosas que hemos hecho bien. Vale la pena preguntarnos entonces ¿Cuántas cosas de las que hacemos actualmente nos llenan de orgullo y de cuántas nos avergonzamos? Inflamos el pecho cuando nos recuerdan que nuestros carabineros no reciben coimas como en el resto de Latinoamérica, pero quedamos atónitos cuando viajamos a países desarrollados donde la gente no se cola en la fila y paga su pasaje en la micro. Es decir, nos encontramos a medio camino entre hacer las cosas bien y hacerlas mal. Pero no cabe duda de que a todos nos gustaría, sin perder los aspectos más sabrosos de nuestro mestizaje latino, que Chile fuera un país de primera…”

[youtube:”http://www.youtube.com/watch?v=wAkadoUOqnY“]

[youtube:”http://www.youtube.com/watch?v=zhsIBmEO3c4“]

[youtube:”http://www.youtube.com/watch?v=h3je8eVwX5I“]

[youtube:”http://www.youtube.com/watch?v=hEX-I7VuAf4“]

 

MIRANDO AL FUTURO (o las profecías de Luna)

septiembre 11, 2007

 

Hoy es 11 de septiembre. Y la mejor manera de demostrar que estamos más precocupados de pensar en los próximos 20 años que de hurgar en las heridas de los últimos 40, es precisamente haciendo política ficción. Es evidente que la estructura de división política originada en el plebiscito de 1988 va quedando en retrospectiva. Que nuestros padres o abuelos hayan votado “SI” o “NO” debería ser cada vez más intrascendente para las nuevas generaciones. Los pingüinos que marcharon el año pasado por las calles de Santiago nacieron precisamente el año ’88. No conocen otra realidad que la Concertación en el poder. ¿Cuánto sentido tiene para un tipo de 20 años que un candidato oficialista le pida el voto porque “recuperó la democracia”? ¿Cuánto futuro tienen dos coaliciones políticas cuya razón de ser se pierde en la noche de los tiempos?  

Echemos un vistazo a las ideas de Juan Pablo Luna, profesor del Instituto de Ciencia Política de la UC, que gentilmente nos envió su trabajo. El tipo plantea cuatro escenarios tentativos bajo la pregunta ¿Hacia donde va (o puede estar yendo) el sistema de partidos en Chile?

Su premisa, al igual que la nuestra, es que un clivaje fuertemente anclado en el pasado no puede durar eternamente. Si sinceramos nuestras posiciones y tomamos en cuenta las posibles agendas del siglo XXI, deberíamos reordenarnos en en torno al clivaje valórico liberal / conservador. Pero reconoce que “mientras la estructura de bloques continúe reflejando el clivaje de régimen retrospectivo, no hay espacio para que se consolide una estrategia de movilización programática en base a este clivaje alternativo“. Responsabiliza en gran parte a la fuerte identificación “concertacionista” de la DC, la que tiende a impedir la formación consistente de dos nuevos bloques. Pero veamos los cuatro escenarios…

1. Realineamiento de los partidos por reforma electoral: “…el sistema binominal provee fuertes incentivos para la conformación de dos bloques partidarios compitiendo según una lógica centrípeta. Una reforma significativa del sistema, podría incentivar la formación de un número mayor de bloques o coaliciones partidarias, ambientando tal vez, un alineamiento más consistente que permita representar coherentemente el clivaje liberal-conservador… este escenario parece poco probable, especialmente porque la reforma del sistema electoral debiera ser más ambiciosa que la propuesta de binominal corregido actualmente en debate

2. Realineamiento de los partidos vía alternancia: “En caso que la oposición logre triunfar en una próxima elección presidencial, particularmente si se trata de un liderazgo de derecha moderado, es posible plantear un realineamiento en ausencia de reforma electoral. Aquello sería posible si dicho liderazgo logra, luego de triunfar electoralmente, articular una coalición de gobierno de centro-derecha atrayendo fracciones conservadoras de la Democracia Cristiana… El intento fallido de Sebastián Piñera de convocar a sectores DC durante la pasada segunda vuelta presidencial, sugiere que la probabilidad de este tipo de realineamiento es baja. No obstante, dicho intento podría ser más exitoso si se realiza desde el Ejecutivo y en base a la provisión de compensaciones más tangibles y relevantes para el liderazgo partidario DC

3. Colapso a la venezolana: “El sistema chileno actual posee dos rasgos que comparte con el sistema de partidos venezolano de fines de los años ’80 y comienzos de los ’90: una alta institucionalización y un progresivo alejamiento del electorado respecto a los partidos y los procesos electorales… En combinación con coyunturas de crisis económica y/o de legitimidad el sistema de partidos podría sufrir cambios drásticos en un período breve de tiempo, tal vez pautados por el ascenso de un liderazgo personalista y anti-partido…Al menos en el corto plazo, la sociedad chilena cuenta con dos antídotos que vuelven menos probable este escenario: Por un lado, la presencia de un proceso sostenido de crecimiento económico. Por otro, la presencia de un bloque opositor que no ha participado del gobierno desde 1990 y que por tanto, puede establecerse como alternativa sistémica frente al oficialismo

4. Muerte Lenta: “Si el sistema de partidos permanece estable en su configuración actual, los partidos, como instituciones políticas, seguirán debilitándose. En particular, las nuevas cohortes del electorado no tendrán incentivos para participar en las elecciones, reduciendo aún más las tasas de participación y generando, tal vez, problemas mayores de legitimidad…(lo que) posee implicancias significativas respecto a la calidad de la democracia y a la gobernabilidad del sistemaEste escenario es tal vez el más probable porque existen pocos incentivos para que los partidos abandonen en el corto plazo sus prácticas actuales o para que corran riesgos en pos de beneficios inciertos y de largo plazo

Clarito y convincente. Pero nada alentador en su hipótesis más probable: Un progresivo deterioro de nuestra convivencia política. Este día, antes de servir para grandilocuentes declaraciones sobre el pasado que sigan buscando culpables y réditos electorales, nos debería hacer reflexionar sobre qué queremos para el futuro.  No vaya a ser que de tanto mirar para atrás nos peguemos un costalazo contra el mañana.

neoliberal

septiembre 7, 2007

 

Tres destacados columnistas, inclinados hacia la izquierda, nos cuentan su precepción sobre el modelo implantado por el régimen militar y administrado por la Concertación:

Ningún político quiere identificarse con el neoliberalismo. Después de 17 años de gobierno, la Concertación nunca ha reconocido su paternidad adoptiva sobre el modelo… La Concertación lo usa para gobernar pero gana elecciones criticándolo… ¿Hay algo mejor que ser gobierno y oposición a la vez? Al sumarse a la manifestación, el PS se tiñe de populismo. No son los primeros…. Todos nuestros partidos políticos se han convertido al populismo…Afortunadamente, el modelo neoliberal sigue firme. Mejorado por la Concertación, el modelo le ha dado a Chile sus mejores dos décadas de desarrollo” (Patricio Navia, miércoles 29 de agosto, La Tercera)

 “Por supuesto que hay motivos para quejarse del mercado y de lo que con una vaguedad exasperante algunos llaman “neoliberalismo”. Pero nada de eso debe hacernos olvidar cuánto ha contribuido el mercado a cambiar las condiciones de la vida material de millones de chilenos que hoy van a los malls, tienen una expectativa de 15 o más años de escolaridad, poseen vivienda propia, comienzan a emanciparse de múltiples servidumbres, cultivan la diversidad y ya no comulgan con ruedas de carreta… hoy día tenemos una sociedad más inclusiva y un Estado más protector que el de hace diecisiete años, y ¡para qué decir! que el de hace treinta y tres… En todos esos cambios, el Partido Socialista ha jugado un papel de importancia, y no tiene ningún sentido que ahora se ponga en la vereda de enfrente, abuse de las vaguedades ideológicas, presuma de ingenuidad, esgrima una pura ética de la convicción, atice el fuego de las protestas y renuncie a racionalizar nuestra vida pública” (Carlos Peña, domingo 2 de septiembre, Reportajes El Mercurio)

En Argentina y en México marchar contra el sistema neoliberal tiene sentido, porque el modelo ha sido ahí un fracaso total que no ha reducido ni en un punto la pobreza; en Chile ha sido un éxito sólo parcial… Estoy dispuesto a apoyar cualquier rebelión contra la ley laboral, la televisión chilena, la desigualdad del ingreso, el programa Pelotón de Felipe Camiroaga, cualquier movimiento de masa a favor de un seguro digno y universal de salud, pero perdone que desconfíe de los lemas amplios e imprecisos como la lucha contra el modelo neoliberal, así en bloque y sin matices… Si la economía chilena ha funcionado, si la pobreza se ha reducido, se debe a la mezcla de ideas neoliberales, liberales a secas, y socialdemócratas que son el centro mismo de estos cuatro últimos gobiernos. Podemos discutir las dosis del cóctel, podemos luchar para que haya un poco más de azúcar o de jugo de tomate en él… pero lo que no se puede discutir es que ésta no es una bebida pura y dolorosa que nos han obligado a tragar sin preguntarnos” (Rafael Gumucio, jueves 6 de septiembre, The Clinic)

QUIEN NO APORTE, CALLE

septiembre 5, 2007

Insólito. Apenas notábamos que la marcha de la CUT volvía a poner en jaque la unidad interna de la Concertación, y justo cuando aparece la última medición de Adimark sobre la progresiva baja en la aprobación a la gestión del gobierno de Michelle Bachelet, los líderes de la Alianza dilapidan -una vez más- la oportunidad de mostrarse como una oposición seria, articulada y garante de gobernabilidad.

Hay casos que ya son patológicos y merecen ser tratados clínicamente. Partamos por los escupitajos del diputado Paya rechazando la presencia de Piñera en el cónclave de Valdivia. Injusto, pues ningún otro presidenciable UDI fue conminado a quedarse fuera. E insidioso, pues se ventiló por los medios un “no te queremos acá”. Continuemos por las declaraciones de los maestros del autogol: Los senadores Jovino Novoa y Evelyn Matthei, quienes fustigaron nuevamente a Piñera por juntarse a comer con un grupo de alcaldes de la UDI. A estas alturas es imposible determinar las motivaciones de estos dos personajes, aunque una de ellas parece clara: Quieren impedir a toda costa que la Alianza llegue al gobierno el año 2010. Su estrategia no sólo peca de falta de generosidad, poniendo los intereses particulares del propio partido por sobre los intereses de la coalición, y en definitiva, de Chile, sino además adolece de toda racionalidad política: Es muy probable que la UDI no logre levantar un candidato presidencial, y en ese caso la única opción real es Sebastián Piñera. Dinamitarlo de este modo (y dinamitar sus esfuerzos por acercarse y crear confianzas recíprocas entre los líderes del sector), puede hipotecar definitivamente las aspiraciones electorales de la centroderecha. Para la gente común no se trata de reemplazar un mono por otro mono,  al menos no cuando Piñera individualmente supera el doble de la adhesión que recibe la Alianza como coalición. La guinda de la torta es la polémica entre Allamand y Longueira por la autoría del proyecto de reforma laboral. ¿Quién dice la verdad? No tengo cómo saberlo. Sólo puedo decir que si Allamand realmente filtró un proyecto trabajado en común para beneficiarse en términos mediáticos, se trata derechamente de un indeseable. Y si los escuderos de Longueira se precipitaron en crucificar al senador RN sin tener razones de peso para hacerlo, entonces nuevamente Novoa y Matthei son los locos de este patio. Todos están dando palos de ciego.

Conclusión evidente: Este odioso clima de sospechas, desconfianzas y zancadillas es letal para los esfuerzos de unidad que realizan ambas mesas directivas. Lo que da más rabia es que se trata de una Alianza con más coincidencias programáticas que las que tiene la propia Concertación. Esta situación es insostenible y se puede resolver de dos maneras: O potencian un solo liderazgo claro y enérgico que ordene la casa, o se mantiene el asambleísmo con vocerías múltiples pero extirpando todos los elementos disruptivos. Es decir, se les manda a callar o se les jubila.Si no tienes nada positivo que decir de la gente” me decía mi madre en la mesa, “no digas nada“. Parece que algunos dirigentes, especialmente de la UDI, no escucharon nunca la misma recomendación. 

EJERCICIO DE LIDERAZGO (Caso Cárcel de Mujeres)

septiembre 4, 2007

Hoy martes cambiaremos el foco de la discusión y presentaremos el artículo de mi viejo amigo Gregorio Etcheverry, publicado el viernes recién pasado en La Segunda. Aparte de ser mi compañero de curso en el colegio y en la Universidad, el tipo se destaca como profesor del Centro de Liderazgo Estratégico de la UAI. En esa óptica escribe las siguientes líneas, que llaman a reflexionar acerca de la necesidad de reconocer los problemas y realidades difíciles de aceptar (antes que hacer como que no existen y lloriquear cuando se hacen públicas), como punto de partida para trabajar de lleno en las soluciones. Piensen lo positivo que sería que la clase política chilena (y hoy especialmente el gobierno) hiciera este mismo ejercicio de liderazgo…

A propósito de cárcel de mujeres ¿Qué sucede con Gendarmería?

Como la peor de las fugas fue recibida la exhibición de “Cárcel de Mujeres” en Gendarmería. La serie que retrata las vivencias dentro de un centro de reclusión para mujeres fue calificada como una “falta de respeto” por parte de las autoridades de la Institución.

Las amenazas de acciones legales en contra de la estación estatal por parte de las autoridades, no dejan de ser curiosas, por decir lo menos. A estas alturas, y aunque suene paradójico, sólo faltaría una amenaza de motín por parte de los propios gendarmes.

Frente a este episodio, que nuevamente pone en tela de juicio la línea editorial de la estación estatal, surgen varias interrogantes.

¿Alguien se habrá sorprendido después de ver el primer capítulo?
¿Alguien creerá que todo lo mostrado es idéntico a lo que pasa en la realidad?
¿Algún gendarme se habrá sentido verdaderamente ofendido por las imágenes exhibidas?
¿El guionista habrá mentido al escribir los parlamentos?
¿Cuántos asesinos en serie se habrán sentido ofendidos por “Alguien te mira”?

Sin conocer la realidad que se vive dentro de los diferentes recintos penitenciarios del país, la reacción de las autoridades de gendarmería da para pensar. No hace falta haber estado preso para poder percibir que la realidad de nuestras cárceles está muy lejos de ser la ideal. En definitiva, no hay que ser un especialista en la materia para poder afirmar que estamos frente a un problema.

Sin embargo, cuando alguien nos enfrenta con un problema, la reacción natural será negarlo. A nadie le agrada enfrentarse con las brechas que existen en sus vidas, esa incómoda diferencia entre lo que somos y lo que nos gustaría ser, entre las expectativas y la realidad.

A nadie le gusta escuchar las malas noticias, y por lo mismo, resultará más fácil eliminar al mensajero de aquellas. En este caso, un mensajero detrás de una pantalla de televisión.

Frente a este problema-oportunidad que puso TVN sobre el tapete; ¿cuál ha sido la actitud de los “ofendidos”? Oiga bien: exigir el cambio de nombre y logo en los vestuarios de los actores. ¿Problema resuelto? ¿No sería más acertado enfrentar el problema y aceptar los dolores de trasparentar una cruda realidad?

Sin desconocer la difícil labor que cumplen los funcionarios de gendarmería a lo largo del país, y reconociendo los esfuerzos por mejorar los recintos y la calidad de vida de los internos, quizás la opción no sea defenderse de los “ataques”.
Sería bueno preguntarse quién le está faltando el respeto a quién. Tal vez el telespectador en su casa tenga una opinión distinta a la de las autoridades penitenciarias
…”

A la baja…

septiembre 3, 2007

Encuestas de evaluación del gobierno

Recién salida del horno, las conclusiones de la encuesta ADIMARK GFK del mes de Agosto:

 “Al cumplirse 18 meses desde que la presidenta Bachelet asumiera la conducción del gobierno, su aprobación desciende al más bajo nivel del período, 39,1%, cruzando por primera vez hacia bajo la barrera psicológica de los 40 puntos. El nivel de desaprobación se mantiene en 42,7% superior a la aprobación, lo que ya se había producido en el mes anterior.

El efecto Transantiago, que en Julio parecía más controlado, parece haber golpeado nuevamente al gobierno. En efecto, se observa que la aprobación al gobierno cae en Agosto fundamentalmente en Santiago, que ahora aparece nuevamente más negativo que las regiones. Una evidencia adicional es que la evaluación de la gestión del Transantiago cae a su nivel más bajo (9%) y la percepción que se tiene de la gestión del ministro Cortázar, que había mejorado en Julio, ahora se desploma al peor nivel en los 5 meses que lleva en el cargo (17%). Cabe recordar que a mediados de agosto se produjo un nuevo colapso del sistema de transporte, y hacia fines de mes indignados usuarios se tomaran las calles protestando por la baja frecuencia de los buses. Asimismo, el mes estuvo marcado por las declaraciones en el Congreso de autoridades de gobierno que deslindaron responsabilidades en el problema del transporte público