EJERCICIO DE LIDERAZGO (Caso Cárcel de Mujeres)

Hoy martes cambiaremos el foco de la discusión y presentaremos el artículo de mi viejo amigo Gregorio Etcheverry, publicado el viernes recién pasado en La Segunda. Aparte de ser mi compañero de curso en el colegio y en la Universidad, el tipo se destaca como profesor del Centro de Liderazgo Estratégico de la UAI. En esa óptica escribe las siguientes líneas, que llaman a reflexionar acerca de la necesidad de reconocer los problemas y realidades difíciles de aceptar (antes que hacer como que no existen y lloriquear cuando se hacen públicas), como punto de partida para trabajar de lleno en las soluciones. Piensen lo positivo que sería que la clase política chilena (y hoy especialmente el gobierno) hiciera este mismo ejercicio de liderazgo…

A propósito de cárcel de mujeres ¿Qué sucede con Gendarmería?

Como la peor de las fugas fue recibida la exhibición de “Cárcel de Mujeres” en Gendarmería. La serie que retrata las vivencias dentro de un centro de reclusión para mujeres fue calificada como una “falta de respeto” por parte de las autoridades de la Institución.

Las amenazas de acciones legales en contra de la estación estatal por parte de las autoridades, no dejan de ser curiosas, por decir lo menos. A estas alturas, y aunque suene paradójico, sólo faltaría una amenaza de motín por parte de los propios gendarmes.

Frente a este episodio, que nuevamente pone en tela de juicio la línea editorial de la estación estatal, surgen varias interrogantes.

¿Alguien se habrá sorprendido después de ver el primer capítulo?
¿Alguien creerá que todo lo mostrado es idéntico a lo que pasa en la realidad?
¿Algún gendarme se habrá sentido verdaderamente ofendido por las imágenes exhibidas?
¿El guionista habrá mentido al escribir los parlamentos?
¿Cuántos asesinos en serie se habrán sentido ofendidos por “Alguien te mira”?

Sin conocer la realidad que se vive dentro de los diferentes recintos penitenciarios del país, la reacción de las autoridades de gendarmería da para pensar. No hace falta haber estado preso para poder percibir que la realidad de nuestras cárceles está muy lejos de ser la ideal. En definitiva, no hay que ser un especialista en la materia para poder afirmar que estamos frente a un problema.

Sin embargo, cuando alguien nos enfrenta con un problema, la reacción natural será negarlo. A nadie le agrada enfrentarse con las brechas que existen en sus vidas, esa incómoda diferencia entre lo que somos y lo que nos gustaría ser, entre las expectativas y la realidad.

A nadie le gusta escuchar las malas noticias, y por lo mismo, resultará más fácil eliminar al mensajero de aquellas. En este caso, un mensajero detrás de una pantalla de televisión.

Frente a este problema-oportunidad que puso TVN sobre el tapete; ¿cuál ha sido la actitud de los “ofendidos”? Oiga bien: exigir el cambio de nombre y logo en los vestuarios de los actores. ¿Problema resuelto? ¿No sería más acertado enfrentar el problema y aceptar los dolores de trasparentar una cruda realidad?

Sin desconocer la difícil labor que cumplen los funcionarios de gendarmería a lo largo del país, y reconociendo los esfuerzos por mejorar los recintos y la calidad de vida de los internos, quizás la opción no sea defenderse de los “ataques”.
Sería bueno preguntarse quién le está faltando el respeto a quién. Tal vez el telespectador en su casa tenga una opinión distinta a la de las autoridades penitenciarias
…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: