DEL DESALOJO AL DESEMBARCO

 

Primer acto: Allamand publica “El Desalojo” y se gana el corazón de los dirigentes más duros de la UDI. Segundo acto: Allamand pelea con Longueira por la autoría de un proyecto de ley laboral y pierde la confianza gremialista. Tercer acto: Lavín se declara “bacheletista-aliancista”, confunde a su propio sector y gana aplausos desde La Moneda. De la estrategia del desalojo (pegarle día a tras día al gobierno, no darle tregua en la labor fiscalizadora) estamos un paso del desembarco del dos veces candidato presidencial de la derecha en el gabinete de Michelle Bachelet.
Fuera del comidillo que rodea este tipo de “bombazos” políticos y abstrayéndonos del reino de las cuñas (qué opina X de lo que dijo Y, que opina Z de lo que dijo X sobre lo que dijo Y) podemos obtener alguna claridad sobre lo que está pasando (“alguna” es más que suficiente en este caso). Le podemos creer a Joaquín Lavín en que esta fue una movida no planificada. El tipo parecía estar sinceramente cuadrado con la postulación de Piñera y era de los pocos en la UDI que seguía insistiendo en llevar candidato único de la Alianza. Sus declaraciones de amor a Bachelet no nacen al amparo de siniestras reuniones con gráficos y encuestas en la mano, menos tomando en cuenta la candidez del personaje (a no ser que el ingenuo sea yo y Lavín sea el nuevo Lenin). Lo que sí es más evidente es el surgimiento de la multiplicidad de efectos políticos que pueden proyectarse como consecuencia (aunque no sean sinónimo de resultado final): Disminución del grado de rechazo de Lavín en el electorado concertacionista; Premio a la solidaridad con una mandataria cuyos atributos personales no se han visto tan afectados como su gestión de gobierno; Reafirmación de la autoridad presidencial simbólica y desprecio a la coalición que la sostiene; Potenciamiento del eje social de la agenda que fortalece no sólo a la Concertación sino también a ciertas figuras de la UDI en su lucha por volver a dirigir la Alianza.
Cualquiera sea el efecto real del “bacheletismo-aliancismo”, es un hecho que le devuelve protagonismo a Lavín. No sabemos todavía si para bien o para mal. Para algunos, que un referente de la oposición se integre al gobierno es una señal tan novedosa como positiva, en aras de un gabinete de unidad nacional (está testeado que la mayoría de los chilenos prefiere que los actores políticos colaboren antes que se confronten), mientras que para otros la Alianza y sus líderes tienen un deber irrenunciable de fiscalización que no pueden desarrollar siendo parte formal del Ejecutivo. Para la gran mayoría, me atrevo a sostener, el hecho es indiferente porque los unos y los otros son “lo mismo”. Y si a Lavín le va bien en esta apuesta, no veo razón para que se abstraiga de una competencia en la cual está bien posicionado. Pero ese “bien” tiene que ser contundente, y por qué no decirlo, prácticamente incontrarrestable. De lo contrario es mejor seguir en proceso de reinvención. Si le va mal, no pierde mucho más de lo que ha perdido, pero sí se anota como uno más de los genios que perjudica la unidad de la Alianza. Y bueno, si entrara efectivamente al gabinete… eso da para una nueva columna.
Lo único que me queda cien por ciento claro es que la estrategia de Lavín es la misma que ha seguido Piñera desde hace un buen tiempo, pero con un matiz no menor: No sólo juega por fuera de la Alianza, sino que “lidera” por fuera de la Alianza. Esto significa no sólo desmarcarse de los partidos con una agenda propia que potencia sus atributos personales, sino derechamente aspirar a encabezar una corriente de opinión ciudadana que tiende a cruzar el espectro ideológico. En tiempos en los cuales el desprestigio de los partidos tradicionales es creciente, el espacio de los movimientos sociales y ciudadanos aumenta. Seducir o convocar en ese nuevo espacio es una carta ganadora. Y para ello no basta con jugar “la personal” fuera de la Alianza (como lo viene haciendo esporádicamente el candidato de RN), al parecer se requiere asumir liderazgo efectivo fuera de ella.

5 comentarios to “DEL DESALOJO AL DESEMBARCO”

  1. MK Says:

    Otro comentario, a propósito de las opciones que esto abriría:

    un “gobierno de unidad nacional” (que en rigor sólo sería posible o viable después de una debacle electoral de la concertación, antes de que finalice el gobierno de turno) abre interesantes opciones, tal vez no para renovar el quehacer de la política (politics), pero sí para sanear la administración de las políticas (policies).

    En una situación como la del 2000, con una elección ganada apenas, la Alianza por primera vez se vio en el escenario de “poder ser gobierno”, por lo que le interesaba contar efectivamente con una administracion más transparente y razonable. Antes de eso, le convenía que la administración fuera lo más engorrosa posible, pues obligaba a los gobernantes a cometer irregularidades, dándole así sustento a las acusaciones de corrupción. Por su ladado, la Concertación, en busca de legitimidad perdida, efectivamente lanza iniciativas en favor de la probidad y mejora de la administración (cosa sólo posible con un amplio apoyo político, pues la estructura de empleados fiscales es en la práctica otro “poder” del Estado al que hay que enfrentarse).

    Así que un gobierno de unidad nacional nos sitúa efectivamente en “condiciones ideales de habla” o en el “velo de la ignorancia”, pues ninguno de los bloques sabe quien va a gobernar, por lo que efectivamente desean un aparato de administración lo más razonable posible… además de una plataforma política amplia que apoye cualquier cambio (que incluso podría abarcar reformas importantes y necesarias al poder judicial… al sumar una coordinacion efectiva de ejecutivo + legislativo).

    Pero no creo que suceda ese mencionado desembarco, a menos que la crisis del actual ejecutivo se agudice con algo más que con caidas en encuestas.

    Que bonito esto de la politica ficción, no?

  2. MK Says:

    Te dejo este link con el comentario de Alejandro Kirk sobre Lavín y sus parecidos con Fujimori, a propósito de candidatos “extrasistema”.

    http://www.elmostrador.cl/modulos/noticias/constructor/noticia_new.asp?id_noticia=230427

    Por último, como aporte para tus videos del viernes, te dejo uno del humorista político Bill Hicks

  3. vozyvoto Says:

    Interesante el enfoque sobre “Lavimori”. El desprestigio de clase política institucional favorece fenómenos populistas, eso está claro, y ese remedio puede ser a veces peor que la misma enfermedad. En todo caso, no creo que esta sea la situación. Lavín tiene demasiados compromisos con la UDI (los que no quedan totalmente en el olvido por dos declaraciones), y la UDI sabe que un Lavín solitario es potencialmente rentable. Recordemos que ya toleraron que Lavín jugara por fuera y coqueteara con otros en las elecciones presideciales del ’99. Esa estrategia de ambigüedad de la UDI es, a mi juicio, el mayor freno a un Lavín completamente descarriado.

  4. Rodrigo Guerra Says:

    Concuerdo con el titulo, Del desalojo al desembarco. De partida todo lo que esta pasando es un Deja Vu, puesto que la historia se repite. Asi como paso en el pasado, cuando el equipo de Maria Luisa Bramh fue despedido de los Talleres Bicentenarios y se fracturo el equipo de tecnócratas que trabajaba en la campaña de Lavin, reposicionando a Piñera en mayo del 2005, hoy ocurre en el futuro debido a que ahora es Piñera quien se encierra en grupúsculos de poder y quien genera una derecha mas dura, partidaria del famoso “voto del castigo” (aunque la cinica de Lilly Perez señale que no). Lo ironico que tambien es un deja vu el sistema, trabajando a traves de Talleres, cerrados y elitistas. En el pasado fueron los Talleres Bicentenario, hoy son los Talleres Tantauco (a cargo de Felipe Larrain).

    Si la aparicion de Piñera el 2005, fue producto de la inoperancia y de la estupidez del equipo de Lavin, hoy el reposicionamiento de Lavin es fruto de la estupidez e inoperancia de Piñera. Teniendo TODO para ser presidente, plata, una concertación con la guardia baja, y un Chile que mira al futuro, Piñera vuelve a mirar al pasado, enclavizandose con los grupos de poder. Es verdad lo que han dicho muchos, Piñera termino derechizandose y siendo comido por los grupos de poder de la derecha tradicional. Una critica en la prensa señala que “Si Piñera generara mas empatia con la ciudadania no ocurriria el grito Bacheletista-Aliancista”. Piñera en vez de elevar la politica y llevarla a los “nuevos ciudadanos”, lo unico que ha hecho es defender la misma politiquería que ha funcionado durante decadas en nuestro pais, aquella de los “lideres” y sus sequitos, aquella que no permite la expansion, sino que apoya la concentración.

    Con lo que ocurre en la derecha, podriamos construir una formula, la formula seno-coseno aliancista. Esto es cuando Piñera esta arriba, Lavin esta abajo y cuando Lavin esta arriba, Piñera esta abajo (emulando las funciones sin(x), cos (x)). Pero el problema va mas alla de una simple formula, pues hay que formular una estrategia para ganarle a la concertación y ser gobierno. Para eso hay que ir mas alla de la Alianza y de quitarle unos cuantos votantes a la Concertación. Es alli donde pongo en duda el liderazgo de Piñera, puesto que si hubiera sido lider en realidad, se hubiese dado cuenta de la enorme cantidad de votantes jovenes ajenos a la Establishment politico tradicional. Por eso me queda en duda aquel liderazgo por “fuera” de la alianza del que hablas. Si estoy huibiese sido efectivo, da la mismo el “Bachelestismo-Aliancista” o el “Lavinismo Progresista”, como lo he explicado en mi blog.

    Y lo mismo le puede pasar a Lavin, sino ve mas alla de la tipica politica chilena y de su nivel discursivo, algo tonto y arcaico. Si Lavin no logra encantar a un grupo mas alla de la simple UDI, que tenga que ver con el Chile del futuro, esto es los jóvenes independientes y despolitizados, quedara solo en el discuros de la politica-ficcion. Y con ese discurso y con la gestion de Piñera, una politica de gruñones, lo unico que veremos a futuro es un nuevo gobierno de la Concertación.

  5. vozyvoto Says:

    “…ahora es Piñera quien se encierra en grupúsculos de poder y quien genera una derecha mas dura, partidaria del famoso “voto del castigo” (aunque la cinica de Lilly Perez señale que no). Lo ironico que tambien es un deja vu el sistema, trabajando a traves de Talleres, cerrados y elitistas. En el pasado fueron los Talleres Bicentenario, hoy son los Talleres Tantauco (a cargo de Felipe Larrain)”

    Algunas precisiones mi amigo, en nombre del equipo de SP y no en mi calidad de autor del blog. En primer lugar no tenemos ninguna intención de copar el reducto de derecha dura. Exactamente todo lo contrario, nuestra estrategia apunta al centro, a los moderados y a los independientes. El hecho que Allamand haya optado por la tesis del desalojo y que Lavín se la juegue por la transversalidad, no altera nuestros planes. El resto son conclusiones de la prensa político-amarilla chilena.
    Lo segundo es con relación a los grupos de Trabajo de SP. No son talleres ni se llaman Tantauco. El grupo Tantauco es sólo la congregación de los macrocoordinadores, dentro de los cuales está Felipe Larraín, Felipe Morandé, María Luisa Brahm, Harald Beyer y Rodrigo Vergara. El resto de los 30 grupos temáticos tiene c/u su propio coordinador, y efectivamente son llamados por su conocimiento técnico-profesional en determinadas áreas. No son un grupúsculo de poder que tome decisiones políticas. Y evidentemente es una elite, por sus propios méritos académicos. Pero la idea es que las reflexiones de estos grupos (que no son cerrados, en el sentido de que siempre hay gente nueva invitada y otra que se ofrece voluntariamente) queden a disposición de la ciudadanía para su debate y discusión en un portal web pronto a lanzarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: