LA IRRESPONSABILIDAD POLÍTICA

Aunque está de moda escuchar hablar de accountability en los discursos políticos de “última generación”, lo cierto es que la realidad nos golpea con un fenómeno exactamente opuesto: La absoluta irresponsabilidad política de nuestras autoridades y representantes. Más allá de los escándalos de corrupción, las personas que se desempeñan en la alta administración pública deben rendir cuenta y responder con su cargo, si la gravedad lo amerita, por las fallas atribuibles a su propia gestión o la de sus equipos. Eso ocurre en cualquier país serio y es un elemento determinante para tener real y efectivo control sobre la gestión de recursos públicos. En Chile (como imagino debe suceder en el resto de Latinoamérica), es una quimera. Una denuncia de malversación de fondos o tráfico de influencias contra un pez gordo de un partido gobernante termina generalmente con el exterminio del denunciante, como ya le sucedió al auditor del MINEDUC Hernán Ortiz. Una decena de niños y adolescentes mueren calcinados en un centro del SENAME y nadie asume la responsabilidad del hecho, aun cuando la repartición corresponde al Ministerio de Justicia. Caradura, Fuenteovejuna. Sigamos: Se acaba de averiguar que los asesinos del carabinero Moya son ex lautaristas indultados por el Presidente Lagos hace 3 años en virtud de un acuerdo parlamentario. Unos pocos salen con hombría a defender su voto, la mayoría calla, se esconde, se hacen olímpicamente los huevones. Nadie mira a la cara a la ciudadanía con franqueza diciendo: La cagamos. Eso en Chile no existe. Nadie la caga. Y el mismo Lagos se saca los balazos con una destreza digna de Matrix, señalando por carta que todo el bochornoso fracaso del Transantiago se debe a su implementación y ¡jamás! a su diseño. Ni siquiera nos daremos el trabajo de comentar lo de Ferrocarriles del Estado.

¿A dónde vamos con todo esto? Como la irresponsabilidad individual, social y gubernamental es una práctica cultural extendida en nuestra región (fruto inevitable de un pobre mestizaje indoeuropeo, diría un antropólogo amigo), se hace urgente al menos contar con instituciones relativamente sólidas y confiables que operen en este tipo de casos. Las fórmulas pueden ser debatidas entre constitucionalistas, cientistas políticos y modernizadores del estado, pero debe empezar a conversarse hoy, porque nada me asegura que en un gobierno de otro color político no pase lo mismo. Es cierto que la Concertación está apernada y estos vicios le son menos costosos, pero cuando la sangre está a punto de llegar al río, todos se movilizan (basta recordar el acuerdo entre Lagos y Longueira ante la crisis del MOP-Gate que dio origen al Servicio Civil, órgano que entre otras atribuciones tiene por misión concursar públicamente los altos cargos de la administración pública).

Tengo claro que Chile no será Noruega ni Suiza en esta materia. Gran parte de la esencia latina es la irresponsabilidad, esa ligereza imprevisora, esa floja superstición. Pero si ya nos quedamos con la parte más gris y menos alegre del mundo latino (por clima, por música, por color), aprovechemos la seriedad que lleva consigo ese tono opaco. Esa seriedad que dio confianza a miles de inversionistas que durante una década hablaron del milagro chileno, y que hoy se desvanece ante la perplejidad y la inercia. Esa seriedad parte por recuperarse en casa, en la exigencia de estándares más altos de responsabilidad y accountability, en todos los niveles, pero especialmente en el ámbito gubernamental, porque nosotros, todos los chilenos, les encomendamos ese trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: