Crítica a artículo de Tironi

 

Suelo estar de acuerdo con Eugenio Tironi. No desconozco que al tipo le gusta acomodar la evidencia a su propio punto de vista u objetivo comunicacional, pero al menos es de aquellos que aporta, a veces sustantivamente. Pero hoy en su columna habitual en El Mercurio llevó su tendencia acomodaticia al extremo, sosteniendo que la democracia chilena se las ha arreglado perfectamente con dos coaliciones (una siempre en el gobierno, la otra siempre en la oposición), y no necesita ni necesitará bisagras ni terceros referentes para alcanzar acuerdos. Obviamente su crítica tiene nombre y apellido, pero carece de fundamento real. Las bisagras existen en muchísimos regímenes políticos no sólo para arbitrar las diferencias a veces insalvables entre las coaliciones más grandes, sino a veces para tender los puentes necesarios para el entendimiento. Por otra parte, los terceros referentes pueden contribuir a oxigenar sistemas políticos congelados, y se validan en su esfuerzo por representar a aquellos que no quieren más de lo mismo. Finalmente, me parece demasiado optimista sostener que “la sociedad civil ya está sentada a la mesa” y “no quiere que la clase política recupere, mediante componendas, el monopolio de los acuerdos estratégicos“. No sé en qué minuto eso dejó de pasar en Chile. Creo que Tironi y yo vivimos en países distintos. Si nos llegáramos a encontrar en el mismo, le recomendaría a la pasada que releyera la entrevista de Edgardo Boeninger que él mismo cita para fundamentar su tesis, ya que el ex ministro y senador DC es enfatico al señalar que “ya vamos para 20 años en que la oposición ha estado fuera del Gobierno, y uno no concibe una democracia donde la oposición esté condenada per sécula a ese estado“. Pero a Tironi no parece complicarle mayormente que esta estructura siga indefinidamente en el tiempo, mientras la Concertación esté en La Moneda y la Alianza en la oposición. Quizás cuando estemos desfalleciendo de anemia política y de atrofiamiento de la clase dirigente, Tironi se percatará (aunque no lo diga publicamente) que la renovación no siempre se produce internamente y que el aire fresco tiene que entrar por alguna parte. Es cierto, ni Flores ni Zaldívar son buenos ejemplos de sangre nueva, pero hoy por hoy, todo lo que imprima algo de vértigo e incertidumbre al sistema es una buena noticia. El Estado corre menos riesgo de ser capturado cuando sus fiscalizadores más empecinados vienen de adentro. Pero es entendible que eso no sea una buena noticia para todos…

Anuncios

2 comentarios to “Crítica a artículo de Tironi”

  1. Felipe Contreras Says:

    A propósito de lo que señalas en tu comentario, anoche en el programa que dan en TVN cerca de la medianoche, entrevistaban a los 3 diputados más jóvenes del parlamento para conversar entre otras cosas del descontento de la población con la clase política y especialmente con los partidos políticos. A pesar que no es nueva la desconfianza hacia el sector dirigente si es preocupante el nivel de desconfianza en la institucionalidad y en el trabajo de los partidos porque corremos el riesgo del surgimiento de populismos o caudillismos que no deberían ocurrir si la sociedad chilena estuviera tan acomodada a esta realidad y “la sociedad civil ya está sentada a la mesa” como indica Tironi, pero claramente vivimos con urgencia una realidad que clama por todo lo contrario y que responde a lo que señalaba muy pertinentemente el diputado Escobar en cuanto a que “este Chile no lo hemos construido entre todos” y por eso entre otras cosas urge como decía Soledad Alvear en el mismo programa, la modificación a la ley de partidos políticos, para que se genere entre otras cosas, menos trabas a la participación y una mirada más atenta al surgimiento de nuevos movimientos, intereses o colectividades que deben en mi opinión emerger desde la ciudadanía, desde un recambio generacional y no de nuevo de los mismos personajes como Zaldivar o Flores por muy buenas intenciones o no que puedan tener…

    SalUdos!

  2. kenneth bunker Says:

    me parece que es peligroso un sistema político de bisagras. al final va ser la nueva fuerza de centro (indpendientes (flores, zaldivar si es que, cantero, bianchi, entre otros)), los cuales tendrán el poder de definir proyectos estrellas, politicas públicas, segundas vueltas, o lo que sea.

    Tal vez no sea tan tan asi. Pero de que van a tener poder… lo van a tener.

    date una vuelta por aca.

    saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: