75 IDEAS (políticas) PARA MEJORAR CHILE

Los muchachos de la Revista Qué Pasa buscaron 75 profesionales de distintas áreas y les hicieron una pregunta central: ¿Qué idea se te ocurre para mejorar Chile? El artículo completo lo pueden ver en http://www.latercera.cl/medio/articulo/0,0,38039290_101111578_345537496,00.html, pero en esta ocasión les presentaré una selección de 10 ideas relacionadas con la institucionalidad política y la gestión del Estado. ¿Por qué sólo las ideas políticas? Bueno, porque es mi tema. Y porque una idea mía fue seleccionada, claro.

1. Servicio País 2.0: Del mundo privado al público: La idea es establecer un programa donde profesionales -ya no tan jóvenes como los de Servicio País, sino con cierta experiencia en el sector privado, idealmente en posiciones de jefatura- se desempeñen en el sector público, particularmente en áreas donde se requieren capacidades de gestión, como servicios, municipalidades, empresas del Estado, ONGs, etcétera, preferentemente en proyectos específicos, ya que estarían en estas posiciones entre uno a dos años, y luego regresarían al sector privado. Permitiría dotar al sector público de un capital humano al que hoy no tiene acceso ya sea por diferencias de compensación o porque los profesionales tienen vocación privada de largo plazo, aunque con interés de tener una experiencia de tiempo limitado en el servicio público. Más importante aún: ayudaría a derrumbar el muro de desconfianzas mutuas que hay entre el mundo privado y el mundo público sin fines de lucro. Incentivos para captar a profesionales pueden ser facilidades para financiar estudios de posgrado ya cursados -incluso perdonar deudas- o un régimen de impuestos personales más favorable para aquellos que tomen uno o dos “años sabáticos” de servicio público. Axel Christensen. Gerente general de Cruz del Sur Inversiones.

2. Inscripción Automática y Voto Voluntario desde los 16 Años: Nuestro padrón electoral está envejeciendo, anticipo de una democracia estancada que no representa a las nuevas generaciones. La principal barrera de entrada es el actual sistema de inscripción, y el siguiente desafío es reconocer el sufragio como derecho y no como deber. Y sería aún más radical en la tarea de involucrar a los jóvenes en la discusión de los temas públicos, extendiendo este derecho hasta los 16 años: se trata de un segmento que ya es penalmente imputable y que puede contraer válidamente matrimonio. Cristóbal Bellolio. Abogado y cientista político

3. Instaurar un régimen parlamentario: En Chile las relaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo no están bien resueltas. El riesgo de ello ya lo estamos apreciando: un fraccionamiento político que hace difícil gobernar. Una buena solución es reemplazar el régimen político actual por uno parlamentario, como existe en la gran mayoría de las democracias consolidadas. Los gobiernos ejercen sus funciones hasta que cuenten con suficiente apoyo en el Congreso. Si no, se disuelven. Ello es un desincentivo al fraccionamiento porque en una reelección los “díscolos” o “escindidos” pueden perder sus puestos. Sus disensos se concentran, entonces, en temas realmente relevantes y no en aquellos que les permiten sacar pequeñas ventajas. Un cambio de este tipo va acompañado, casi naturalmente, de una transformación de las instituciones del Estado que lo hacen verdaderamente profesional, transparente e independiente en su operación habitual de los partidos políticos. El rol de éstos es deliberar, proveer leyes, diseñar políticas, seleccionar líderes y fiscalizar, pero no gestionar las instituciones del Estado. Harald Beyer. Coordinador académico del Centro de Estudios Públicos

4. Tomar en cuenta a la sociedad en las políticas públicas: Propongo que se incorpore en el diseño de las iniciativas públicas la consideración de los procesos mediante los cuales ellas serán llevadas a la práctica. No sólo considerar las metodologías y calendarios de implementación, sino sobre todo tomar en cuenta a la sociedad y a los actores que se verán involucrados. Es decir, que se considere a las personas y grupos reales, sus posibilidades y limitaciones, sus aspiraciones y temores, las relaciones sociales en las que viven, sus intereses y conflictos, las maneras históricas en que actúan. Esas son las fuerzas que definen el destino real de una iniciativa pública. Las iniciativas públicas deberían evaluar el impacto real que tendrán sobre las personas, los grupos y sobre sus relaciones y al mismo tiempo trabajar sobre los requisitos sociales que pueden maximizar sus impactos positivos. Pedirles a los gestores públicos algo más de inteligencia cultural y de promoción del cambio cultural es, frente a los actuales obstáculos de nuestro desarrollo, lo más concreto que puedo imaginar. Pedro Güell. Doctor en Sociología. Decano de la Facultad de Ciencias Sociales U. Alberto Hurtado

5. Superintendencia de Partidos Políticos: No hay que perderse un segundo en este tema: los partidos políticos son indispensables para el buen gobierno. Para eso se requiere buenos partidos, ciertamente. Pese a los avances de los últimos años; pese a la histórica solidez del sistema de partidos chileno, que nos destaca en cualquier estudio comparativo, aún nos falta. Los partidos no cuentan con un financiamiento mínimo y, por tanto, nadie sabe cómo realmente se financian. Las pocas sanciones son muy bajas. El control es débil. En una comuna se organizan primarias para elegir al candidato -lo que es sano-, pero nadie sabe cómo se paga eso. Chile necesita un upgrade en su normativa de partidos políticos. Los recursos para obtener financiamiento público regular pueden ser entregados a condición de requisitos de transparencia, democracia y competencia interna. Mejorar sustantivamente los mecanismos de control de gasto electoral, a través de una Superintendencia de Partidos. Aumentar las sanciones, y que éstas incluyan la destitución del infractor y la regulación de primarias internas. Transparentar al máximo las donaciones y, por cierto, prohibir las donaciones de personas jurídicas: que yo sepa, ellas no votan. Francisco Javier Díaz. Abogado y cientista político.

6. Un Servicio Civil: A fin de mejorar la función pública, deberíamos instaurar un sistema nacional de exámenes de ingreso a la carrera administrativa como el que hay en Reino Unido, Francia, Canadá, Irlanda, Brasil y muchos otros países. Un esquema de este tipo permitiría ofrecer puestos en las distintas instancias institucionales (ministerios, servicios, universidades y liceos) a los que podrían concursar postulantes con vocación de servicio público, independientemente de favoritismos políticos o de cualquier otra consideración. Esto último, siempre y cuando los exámenes y comisiones evaluadoras garantizaran rigor y respeto al mérito. Un sistema general como éste, no el actual que sólo ofrece concursos de cargos puntuales al igual que para el mercado laboral privado, ayudaría a paliar ciertas deficiencias como la corrupción, el personal no idóneo y el centralismo, entre otros. En el mejor de los casos, podría llegar a constituirse en una distinción de prestigio profesional, tecnocrático, académico y docente. Alfredo Jocelyn-Holt. Historiador, doctor de la Universidad de Oxford, académico de la U. de Chile

7. Capitalizar algunas empresas públicas: Nuestro país fue pionero en privatizaciones. Pero hoy mencionar esta palabra resulta casi como un atentado a los derechos humanos. No nos importa que países vecinos hayan hecho, con éxito, aquello que en Chile hoy no se puede mencionar. Tampoco nos parece un buen ejemplo el exitoso caso de Aguas Andinas. ¿Podremos algún día discutir seriamente la privatización, disculpen, la “capitalización” de algunas de nuestras empresas públicas? Me temo que ciertos criterios políticos lo hacen muy difícil. En fin, Codelco es de todos. Leonidas Montes. Decano de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez

8. Crear más instituciones “tipo Banco Central”: Crear más instituciones “tipo Banco Central”, con objetivos de largo plazo claros y poco expuestas al ciclo político. Un ejemplo típico son los reguladores. Ponerlos bajo un esquema de esta naturaleza contribuiría a perfeccionar la parte técnica y a aislar el ingrediente político de las discusiones, eliminado así el factor de riesgo en las decisiones de inversión. Sin embargo, un esquema de esta naturaleza también podría utilizarse en varias otras funciones del Estado que tengan en común dos cosas: objetivos de largo plazo y complejidad técnica. Cristián Moreno. Director de Estudios de Santander Investment para Latinoamérica

9. Transparencia radical en la administración pública: Partiría por proveer un servicio web central donde se registren todos los pagos emitidos por entidades públicas. Éste debe ser abierto y permitir el acceso a terceros. Para lidiar con la gran cantidad de información, se aportan herramientas de visualización (gráficos y diagramas) que permitan identificar con facilidad tendencias y situaciones excepcionales. Con un sistema como éste cualquier atisbo de corrupción desaparecería de raíz. El principio de transparencia radical estipula que no debe haber funciones secretas en el Estado, excepto las obvias (tareas de inteligencia). Las  tecnologías de la información permiten que este principio sea aplicable hoy. Carlos Orrego. Gerente general de Inflexa. M. Sc. Computer Science, University of Illinois

10. Diálogo y política de los acuerdos: Para transformar a Chile en un país mejor en todos los planos propongo una idea que, si bien no es nueva, la han compartido la enorme mayoría de los chilenos en las últimas dos décadas y ha permitido los avances más importantes de toda nuestra historia republicana. Es una idea a la vez amplia y mínima, sobre la cual se pueden construir muchas nuevas ideas y políticas públicas: que el diálogo y la búsqueda de acuerdos continúen prevaleciendo sobre el conflicto, la pendencia y la negación “del otro”. Ernesto Ottone. Secretario ejecutivo adjunto de la Cepal

3 comentarios to “75 IDEAS (políticas) PARA MEJORAR CHILE”

  1. Daniel Brieba Says:

    Buena, veo que de a poco te vas haciendo conocido en el medio. Oye, el link que pones no me funcionó, llegué al artículo en esta dirección: http://quepasa.cl/medio/articulo/0,0,38039290_101111578_345537496,00.html

  2. vozyvoto Says:

    Gracias por el link corregido. Con respecto a mis apariciones mediáticas, debo confesar que he llegado hasta aquí robándote practicamente todas tus teorías. Y espero que no se pongan a indagar en mi vida privada.

    Bueno viejo, un abrazo grande. Avisa cuando estarás en Chile para conversar más latamente.

  3. Pablo Fernandez Says:

    Lo sabía! jajajaja
    Mis top 3 de ideas:
    1″Comprar” los estatutos docente y administrativo
    2Transparentar la acción de todas las instituciones benéficas (y permitir que nuestras donaciones se puedan descontar de impuestos hasta cierto monto)
    3Una nueva metrópoli de tres millones de habitantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: