LA INVITACIÓN DEL MINISTRO

Hace pocos días el Ministro de Interior Edmundo Pérez Yoma hizo una invitación inesperada: Que entre todos los sectores políticos sacaran adelante un “Acuerdo para un Mejor Estado”. Esto significa profundizar decididamente el proceso de modernización de nuestro sector público. Aunque Pérez Yoma es cauto al señalar que el Estado chileno no es corrupto y funciona más o menos bien (las cifras internacionales lo avalan), sí reconoce la imperiosa necesidad de dar un salto adelante, antes de quedar entrampados en un modelo que está haciendo agua.

Aunque el papel aguanta todo, leer el discurso de Pérez Yoma en ICARE no deja de sorprender viniendo del Jefe de Gabinete de un gobierno encabezado por una presidente socialista: “lo que se necesita es una revolución en la gestión”, “mejor Estado, más ágil y con menos grasa”, “generación de políticas públicas transversales a cada ministerio”, “relación más moderna y de calidad entre el sector público y el privado”, “Estado capaz de sostener políticas de largo plazo”, “estímulos concretos para un Estado orientado a resultados”, “régimen administrativo más flexible”, “reformar los gobiernos corporativos de las empresas públicas”, “descentralización y transferencias de competencias hacia las regiones”, “transparencia como principio rector de la función pública”, “eficiencia como un imperativo ético de la política”. Es decir, una buena síntesis de lo que debieran ser los ejes en la cruzada modernizadora, que ha estado más identificada en estos últimos años con los grupos liberales de la Concertación y por centros de pensamiento vinculados a la Alianza por Chile. Es evidente que Pérez Yoma no es Navarro ni Escalona, pero aun asumiendo la diversidad de sensibilidades dentro del oficialismo, no olvidemos que esta propuesta viene directamente de La Moneda.

Entonces las preguntas no se hace esperar: ¿Cuánta agua tiene esta piscina? ¿Tiene Pérez Yoma el respaldo del resto del equipo político y de la propia Michelle Bachelet? ¿Cuántos días hay que esperar para que le quiten el piso? No se trata de una reforma piñufla, estamos hablando de una modernización que conlleva una serie de costos políticos no menores, partiendo por los propios funcionarios públicos sin mencionar a una parte de la izquierda que aun ve en el Estado la solución de todos los problemas. O la caja pagadora de todos los favores.

Algunos dicen que esta es una maniobra política para retomar el control de la agenda. No sería raro, dado que este gobierno  se ha caracterizado por perder la brújula con facilidad. Otros dicen que es una jugada individual del Ministro del Interior para consolidar su posición y asumir un liderazgo nacional con visión de futuro. Pero, ¿estará Pérez Yoma pensando en una carrera presidencial? Muy difícil. Otros sostienen que se trata de una estrategia para no regalarle el tema a la derecha. Otros creen que Pérez Yoma es sincero en su convocatoria, pero que es ilusorio pensar que algo va a cambiar en el corto plazo: A menos de dos años del fin del gobierno de Bachelet, lo políticamente razonable sería concentrar energías en permanecer en el poder y no en intentar reformas de largo plazo con altos costos en el camino. Eso sería pensar en el bien de Chile, y muchos en la Concertación estarían pensando sólo en conservar la pega.

En fin, la invitación a participar de esta empresa ya está hecha. Libertad y Desarrollo y Expansiva ya se sentaron en la mesa. En Independientes en Red también quisimos sumarnos. Lamentablemente el señor Lavín no pudo mantener la boca cerrada y cerró filas con la idea, lo que nos puso en una situación compleja. Pero bueno, hagamos como que el caballero no existe y pensemos en la importancia de la tarea. Es probable que no se realicen todos los cambios necesarios. Es probable que los intereses creados dinamiten cualquier posibilidad de mejorar el sector público. Es probable que falten cojones. Pero lo perfecto es enemigo de lo bueno, dicen. Y cada paso en la dirección correcta, suma.

2 comentarios to “LA INVITACIÓN DEL MINISTRO”

  1. vozyvoto Says:

    El domingo apareció una columna de Ascanio Cavallo en La Tercera. Ahonda y profundiza el analisis que hago en este humilde blog. La recomiendo. En pocas líneas, se hace la misma pregunta sobre el piso político de Pérez Yoma para aventurarse en el espinudo campo de la modenización del Estado. Su tesis es convincente: “El ministro está convencido de que el gobierno de Bachelet no tiene espacio político para nombrar a un cuarto jefe de Interior, y por lo tanto, que su cargo dura dos años más. Es el período del que cree disponer para llevar a un gobierno falente hasta una posición victoriosa”.

  2. Pablo Fernandez Says:

    Si ese es el piso (creer que el gobierno no tiene espacio político para un 4° jefe de Interior), estamos fritos. Este gobierno ha demostrado que “siempre hay espacio”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: