COLOMA & KAST

Es mi turno para tratar de responder las siguientes preguntas: ¿Coloma o Kast? ¿Tiene alguna relevancia esta elección interna en la UDI? ¿Son proyectos políticos distintos e identificables? ¿Será realmente experiencia versus renovación? ¿Se acabó, como dicen, el club de amigos?

Partamos señalando todo ejercicio democrático debe ser bienvenido. Sobretodo en la UDI. Comparto, en ese sentido, el optimismo de Gonzalo Rojas. Esta es una buena noticia para el gremialismo. Las crisis de liderazgo generan oportunidades. El estancamiento hace germinar fuerzas dinámicas. Continuemos precisando que tan democrático el ejercicio no será: La fórmula “un militante un voto” no verá la luz, y la nueva mesa directiva de la UDI será electa en el Consejo General de Julio, donde participan 800 señores. Mejor 800 que 10, sin duda, pero es procedente acotar las expectativas.

No me referiré a la gestión de Hernán Larraín. Es un muy buen tipo, qué duda cabe, y un dirigente con marcada vocación aliancista, lo que venía haciendo falta en la UDI. ¿Es más aliancista Coloma o Kast? Aunque los diarios digan que el primero es más cercano afectivamente a Piñera y el segundo más pragmático, lo cierto es que hasta ahora ambos han señalado lo mismo: La UDI buscará candidato propio. Y es obvio: Ningún candidato a dirigir un partido quiere cometer el suicidio de entregarle gratuitamente el poder al partido aliado. No es motivo de alarma alguna. Creo que llegado el momento los dos serán igualmente arrastrados por el peso de la evidencia electoral.

Otro punto donde se han pretendido marcar diferencias es en el aspecto valórico. Kast sería más pechoño que Coloma. Gonzalo Rojas dice que esas críticas son “burdas”, porque el rescate de la identidad cristiana de la UDI es coherente con el discurso fundacional de Guzmán. Efectivamente es coherente, pero la crítica está lejos de ser burda. Es imposible que otro fundamentalista como Gonzalo Rojas lo reconozca, de eso se trata el fundamentalismo. Y no es burda porque los tiempos que corren no son los de Guzmán, porque la sociedad chilena del 2008 no es la misma de 1988, y porque la tolerancia a las distintas life choices es parte del credo de las nuevas generaciones. En eso, obviamente, estamos con Peña. No estoy diciendo que la UDI “venda” sus valores en el mercado de los votos, pero sí que requiere urgentemente una reflexión sobre la vigencia y actualización de esos valores en el Chile del futuro. Esa es la diferencia entre un partido con el 5% de los votos y un partido que aspira a superar el umbral del 20% para constituirse en el más grande del país. Y tiendo a pensar que Coloma es mejor líder para convertir a la UDI en ese partido mayoritario. Veo en él cierta vocación por el diálogo y la apertura que no veo en Kast, cuya sangre alemanota debe tirarle, supongo, a posiciones más intransigentes. Pero quien sabe, los vascos son tercos y los italianos apasionados, y eso no nos deja afuera. Lo realmente cierto es que Coloma tampoco ha sido claro en postergar el integrismo religioso en la acción política… tengo entendido que fue de los pocos senadores que apoyó el requerimiento por la píldora ante el TC, que comandó precisamente José Antonio Kast.

Lo que debe evitar Coloma a toda costa es que la competencia se plantee en términos de “los viejos” contra “los jóvenes”. No porque acumular edad sea malo, sino porque la gente vota por el futuro, como enseñó Bill Clinton, Tony Blair y Barack Obama. No es sabio menospreciar la “sangre nueva”. Y es tremendamente difícil para Coloma salir a explicar que los que apoyan a Kast son en realidad puros “viejos chicos” (como casi todo UDI en etapa escolar y universitaria), y que su partido ha sido el más comprometido con el tiraje a la chimenea. Tiene que salir de ese eje. Llevar a Kast a otra cancha. Tiene que PROPONER algo. Tiene que ser políticamente agresivo, tiene que instalar la idea de que él, y no Kast, es el cambio. Nada de fácil. Pero no imposible.

Y bueno, tengo que reconocer que gran parte de mis aliados políticos ya han manifestado que apoyan al diputado por San Bernardo. Para ellos la oportunidad de renovación es demasiado importante como para dejarla pasar. Puede que tengan razón. El carisma de Kast ayuda en la tarea. Pero como dirían en la antiguedad, timeo danaos et dona ferentes (“temo a los griegos y a los presentes que traen”): Este presente griego puede venir envenenado de más autoritarismo político, neoliberalismo económico y conservadurismo valórico – cultural.  

Lo que podríamos aplaudir, si llega a ocurrir, es que se pongan sobre la mesa proyectos políticos claros y distintivos. Un debate televisado, por ejemplo, donde los dos candidatos a dirigir el partido más influyente de Chile explicitaran sus diferencias, es muy positivo para la UDI, la Alianza y Piñera. Significa que, a diferencia de lo que ha hecho la derecha chilena en el último tiempo, es posible pensar distinto en un marco común, en posible la unidad en la diversidad.

 

Anuncios

2 comentarios to “COLOMA & KAST”

  1. Mr. Hahn Roth Says:

    De acuerdo con la opinión.

    Algo más que se me ocurre es que en los 25 años de la UDI (que para unos es mucho pero para otros, sobre todo los más fundamentalistas, es casi nada) ser el “candidato” a presidente frustrado de ese partido nunca ha servido mucho como catapulta hacia los medios… Hoy al parecer esa historia está cambiando y, si Kast pierde -lo que a mi juicio probablemente suceda- de todos modos estaría anotándose bastantes puntos para el futuro, mal que mal hoy ya quedó como el líder indiscutible de los Sargentos (¿y los Capitanes? ¿¿Quiénes son los Capitanes??)
    El día de mañana su posición dentro del partido con respecto a su generación será inmejorable, sobretodo porque incluyó la consabida retórica de “Viva el Cambio” al interior de la misma UDI.

    ¿No llama la atención acaso que el partido que defiende hasta las últimas al mercado y la libre competencia, no tenga competencia interna? Obviamente desde afuera esa crítica a los fundamentalistas no les hace mella, pero, desde adentro, Kast al parecer está teniendo efectos…

    Hay que buscarse un balcón y sentarse a observar…

    Por último vamos a la razón de mi post:

    ¡¡Qué mieshica haces utilizando procedencia genética para fundamentar tus argumentos!! ¿Acaso hablo yo de la coherente historia política de Italia?

    Un abrazo,

    CH

  2. Matias Reyes Detmer Says:

    Lo unico que me motiva a escribir este post es mi odio parido al personaje de kast un hombre segun yo, retrogrado y facista que entiende la politica como una cruzada religiosa y sagrienta.

    Señor Kast usted no es dios, solo es rubio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: