LA VICTORIA DE LOS MOMIOS

Vengo peleando desde hace más de dos años por la inscripción automática y el voto voluntario. Ayer mis esperanzas fueron trituradas por el acuerdo que alcanzó Piñera con la UDI. Las recomendaciones de Andrés Tagle (que nos hemos encargado de rebatir públicamente) fueron insólitamente recibidas en RN. La Alianza no respaldará el proyecto del gobierno y en cambio pide la introducción del concepto de “inscripción facilitada”, que es más de lo mismo que tenemos ahora, pero con mayores márgenes de discrecionalidad y discriminación. Me cuesta cree que nadie en el entorno piñerista haya advertido la brutalidad electoral que están a punto de cometer: Los momios han vencido.

Recuerdo un programa de Tolerancia Cero hace unos meses. En él, Matías del Río hacía una clasificación de los políticos en momios y progresistas. Obviamente, esto no tiene nada que ver con estar a la izquierda o a la derecha del arco iris. Son momios aquellos que se resisten al cambio, que viven cómodos con el status quo, que quieren conservar el orden establecido, que no corren riesgos, que defienden los privilegios de su clase o sector. Los progres, por otra parte, son aquellos que no le temen a la innovación, que entienden que en la capacidad de adaptación está la clave del éxito, que ven oportunidad en la crisis, que desafían los supuestos, que movilizan hacia el progreso.

Como pocas veces, en este debate está clarísimo quién es quién. Los momios no están dispuestos a arriesgar y prefieren seguir usufructuando de un padrón añejo y recortado, pero que entrega certidumbre sobre quiénes votan y cómo votan. ¿Para qué incorporar a los jóvenes a esta discusión? ¿Quién sabe si son peligrosos? Bastante humano, por lo demás, es evitar lo desconocido. Y llenarse de prejuicios. Prejuicios inmovilizadores. Eso acaban de hacer los líderes de la Alianza, los mismos que llaman a ser más osados como país, a recuperar el tiempo perdido, a acelerar el tranco. Incoherencia pura. Inconsistencia imperdonable. Negociación comprensible. Pero no por eso menos lamentable.

Ayer pasé la tarde en el Congreso de Valparaíso, citado por la Comisión de Gobierno Interior junto al equipo de Independientes en Red. Sentí repulsión, en varios pasajes. Por ejemplo, cuando me percaté que ningún diputado de oposición se quedaba a escuchar nuestra intervención. ¿Para qué, si no pensamos como ellos? deben haber reflexionado José Antonio Kast, Felipe Ward, Joaquín Godoy o Germán Becker, miembros de la Comisión. O cuando escuché a la representante de la Fundación Jaime Guzmán sostener que no había que introducir modificaciones porque el sistema había funcionado bien “hasta ahora”. ¿Es así como piensan los líderes de la Alianza? ¿Es así como invierten los empresarios a largo plazo, como se lanzan los valientes a la aventura? Para obtener resultados en el futuro, los cambios hay que hacerlos hoy. Ejemplos hay demasiados.

Termino estas líneas con una frustración enorme. Y una mayor decepción en nuestra clase política. Ayer terminamos discutiendo entre nosotros porque la gran mayoría de los “honorables” se había retirado. Salvo un puñado de viejos estandartes concertacionistas y la siempre corajuda y lúcida Carolina Tohá. Una pena. Siempre lo será, cuando ganan los verdaderos momios. Pero fue una batalla, la guerra recién comienza.

10 comentarios to “LA VICTORIA DE LOS MOMIOS”

  1. MIM Says:

    Incoherencia pura. Inconsistencia imperdonable. Negociación INCOMPRENSIBLE. Una verguenza.

  2. Pablo Fernandez Says:

    Para la bronce las declaraciones de la FJG “el sistema ha funcionado bien hasta ahora”… Han perdido 16 (corrígeme Daniel) elecciones con este sistema!!!! tienen alma de oposición????
    Pena por JA Kast. Con todo las incontables diferencias de opinión que tengo con él, pensé que su postura de renovar la política era más que el discurso.
    “Negociación comprensible” dice el autor (quizas intentando salvar el espíritu del acuerdo y la imagen del candidato)… claro, pero que después no vengan con el discurso de “renovar la política”, la “politica 2.0” y todas las serpentinas. Solo es más de lo mismo ¡Again!

  3. vozyvoto Says:

    Me refiero a “negociación comprensible” porque en política los acuerdos siguen siendo vitales, pese a que no nos gusten. En este caso el presidenciable RN se vio obligado a ceder antes sus propios momios y especialmente ante el partido aliado. Quieren actuar con una sola voz en materia de reformas políticas y eso es comprensible. Me habría gustado que esa voz fuera otra, está claro. Señalar que algo es comprensible no es sinónimo de estar de acuerdo. Es entender que existieron argumentos legítimos que se impusieron con miras a la “unidad del sector”.

  4. vozyvoto Says:

    Acabo de hacer un breve estudio de la reciente encuesta CEP. Lamento informar a la UDI y a RN que tenía toda la razón: El voto de los NO INSCRITOS le favorece a la Alianza, a diferencia de lo que sostienen sus expertos electorales.
    Veamos un ejercicio simplecito en la pregunta cerrada de intención de voto presidencial:
    Entre los INSCRITOS el lote de candidatos de la Concertación alcanza un 46% (Lagos 20%, Alvear 9%, Insulza 11% y Frei 6%) mientras los candidatos de la Alianza llegan apenas a 38% (Piñera 30% y Lavín 8%).
    Entre los NO INSCRITOS la Concertación apenas llega al 40% (Lagos 18%, Alvear 7%, Insulza 10% y Frei 5%) y la Alianza los sobrepasa con un 47% (Piñera 36% y Lavín 11%).
    ¿Quedan todavía dudas al respecto? Con el actual padrón, gana la Concertación. La única manera de que gane Piñera es ventilando el padrón e incorporando nuevos votantes.

  5. vozyvoto Says:

    Se me olvidaba mencionar las mayores diferencias que se producen en la pregunta abierta, que para los entendidos es aun mejor predictor. En ella, sólo entre los INSCRITOS, Lagos + Alvear + Insulza + Frei + Bachelet + Hirsch llegan al 32%, mientras Piñera + Lavín alcanzan el 37%. Parece una buena noticia para la Alianza. Pero entre los NO INSCRITOS el lote de candidatos pro Concertación apenas alcanza el 26% contra un 48% de los candidatos de la Alianza. Casi el doble.

  6. Pablo Fernandez Says:

    La ultima frase me gustó: “entender que existieron argumentos legítimos que se impusieron con miras a la “unidad del sector”.
    Que tan importante es la opinión del candidato frente a su sector? En cuantos otros temas difieren (derecho a voto para la gente que reside en el extrangero por ejemplo)? y en cuantos mas deberá ceder en pos de la unidad…También es cierto que para el subsidio a los combustibles, el candidato logro que los parlamentarios cedieron (por lo menos los de RN).
    CB: Es de esperar que alguien saque las mismas cuentas que tú y se esté dando de puñaladas

  7. Rodrigo Bordachar Says:

    Triste… soy un progresista de derecha.
    PS: Y por el voto de los chilenos en el exterior

  8. Cristóbal Hahn Says:

    Tenemos que lograr visibilizar este tema! NO puede ser que seamos los únicos nerds que se den cuenta que en la participación de las nuevas generaciones radica una de las grandes salidas de nuestro país del clásico escenario de la guerra fría, que en esa nueva participación está la posibilidad que se desaten la mayoría de los nudos sin acuerdo para el desarrollo de Chile (educación, energía, medioambiente, Latinoamérica y tantos otros). Al final, es normal que un político no entre en negociaciones si no siente presión de la sociedad para que lo haga… Entonces: ¿cómo presionamos? ¿Existe posibilidad de aumentar la presión social sobre todos los “representantes”? ¿Existe la posibilidad de generarles un costo, una mala onda generacional, a los que niegan espacio a la juventud?

  9. Matías Nieto Says:

    Sobre este tema mi respuesta estará basada entre una mezcla de conocimientos técnicos y lo que siento. Creo que la discusión sobre la inscripción automática y voto voluntaría es una lucha de aquellos que se hacen llamar “progresistas”, principalmente aquellos que despuès se apellidan con liberales. Si fueramos un poco más cautos podríamos ver que las experiencias que nos muestra el mundo sobre este tipo de políticas no genera ni un cambio trascendente. Sin embargo, si me dan a elegir entre esas dos alternativas prefiero expandir el padrón a que se mantenga el actual.

    A pesar de mi preferencia entre estas dos opciones, estoy seguro que el verdadero cambio que puede generar mayor participación de las personas que no están inscritas, sobre todo jóvenes, se originará cuando haya un cambio generacional de las elite políticas y que junto a ello haya un cambio de paradigma que rompa las ideologías y que se reestructuren en base a “issues”. Cuando se empieze a realizar Política de verdad y no esa partidista las personas comenzarán a interesasrse y a participar.

  10. Pablo Fernandez Says:

    Me sumo al comentario de Hann…. hay demasiadas cosas que estan pasando “coladas”, que demuestran lo mediocre que son nuestros políticas:
    -N Avila recibiendo a la “chica del caño en el metro” en el Congreso Nacional, conferencia de prensa mediante. (para eso si hubo cobertura, fotos y todo!!).
    -Los diputados rechazan la ley que les exige dedicación exclusiva.
    -Rechazo a la inscripción automática y voto voluntario.
    Quién se acuerda de esas cosas cuando llega la hora de votar??? Donde está el rol de la prensa???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: