ENCRUCIJADA PRINCIPESCA

por Cristóbal Bellolio

Ya no es tabú hablar de la decadencia de la DC. El otrora partido más grande de Chile hoy está relegado al tercer puesto, y la pendiente en la cual está situado permite augurar que seguirá perdiendo apoyo ciudadano. Ante los ojos de la gran mayoría, su inspiración cristiana quedó sepultada bajo los escombros de la ambición de poder y la confrontación interna. Sus ideas fundacionales no han sido capaces de renovarse con los tiempos, y sus militantes pertenecen en su gran mayoría a un segmento etáreo que ya se despide de la vida activa. En síntesis, un panorama sombrío, agriamente condimentado con la reciente renuncia de su presidenta y con la única discusión que parece importar en el seno partidario: El mecanismo para elegir al candidato presidencial. Para colmo, el más probable competidor es nada menos que un ex presidente de Chile de las postrimerías del siglo XX.

Por otro lado, hemos escuchado voces esperanzadas en una profunda renovación de caras, contenidos y estilos de hacer política al interior de la DC. Los denominados “príncipes”, los mismos que han sido apartados una y otra vez de la toma de decisiones trascendentes, tendrían por fin su oportunidad. Ya no se trata de jóvenes promesas, pero al menos es una generación intermedia, reconocidamente capaz en lo intelectual y honesta en lo moral.

Pero aun superando el escepticismo sobre las reales posibilidades de este grupo de “tomarse” el partido (teniendo en cuenta que carecen de apoyo relevante en las bases y que adentro hay todavía muchos que no están dispuestos a ceder sus parcelas de poder), los verdaderos dilemas estratégicos vienen después. Suponiendo que el golpe blanco es un éxito, ¿qué camino debería tomar la DC?

La alternativa más evidente es actualizar el discurso y asumir sin complejos una actitud más liberal en lo económico y lo valórico, que calza con el perfil ideológico de sus eventuales nuevos líderes. En este sentido es interesante examinar el ejemplo de la DC alemana, que en su reciente autodefinición se reconoce influenciada por las corrientes “conservadoras, liberales y socialcristianas”. Todo lo contrario del proceso de pseudo-reflexión que hizo hace poco la DC chilena, donde incluso llegó a rechazar el lucro.

Asociado a este escenario se abren dos puertas: Una dentro de la Concertación y una fuera de ella. Si efectivamente el oficialismo vira hacia la izquierda, esta “nueva DC” con vocación de centro no podría seguir compartiendo la misma casa. Así, tomaría fuerza la idea de escindirse de la coalición gobernante. Además, una derrota en las presidenciales del 2009 le daría a la DC el tiempo y el espacio suficiente para adoptar un camino propio y profundizar la renovación, tal como lo hizo, nuevamente, la DC alemana cuando estuvo 8 años fuera del poder entre Helmut Kohl y Angela Merkel. Estar alejado de las responsabilidades inmediatas de la administración pública parece ser un imperativo en estos procesos.

Pero hay otro escenario más brutal, con aroma a quijotada e inversión a futuro, que consiste en que todo el grupo de los “príncipes” abandone la vieja y enviciada DC, condenándola a una muerte rápida. Una vez fuera de ella, la misión sería establecer lazos con toda una generación joven que no se siente identificada con los partidos actuales ni está atada afectivamente a ningún bando de vencedores ni vencidos. Es la generación del voluntariado, de la web 2.0 y de los movimientos ciudadanos, que cree que es posible ecualizar libertad y justicia social. Sería el comienzo de un centro político liberal y progresista con insospechadas posibilidades de transformarse en el rector de la política chilena a 20 años plazo. Pero para esto necesitan matar al padre, y son pocos los que tienen esa valentía.

¿Cuál de todos estos caminos van a tomar? 

Link: http://blog.latercera.cl/blog/cbellolio/entry/encrucijada_principesca

2 comentarios to “ENCRUCIJADA PRINCIPESCA”

  1. Elena Says:

    Que me gustó el último párrafo, la quijotada……ni DC ni PPD ni PS…otra generación nacidos del 65-70 en adelante….sin nuestros traumas, pero con parte de nuestros sueños , mátennos de una buena vez pero pónganse las pilas

  2. vozyvoto Says:

    Se agradecen los comentarios por facebook de Max Colodro, Axel Christiansen, Cristóbal Portales y Claudia Montecinos. Me quedo con la sensación de que el escepticismo frente a un cambio radical supera a la esperanza de que ocurra…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: