NO TODOS SOMOS IGUALES

por Cristóbal Bellolio B. (publicado el jueves 18 en www.latercera.cl)

Carretera abierta. Un carabinero detiene el auto en el cual viaja el senador por Santiago Poniente Guido Girardi (PPD). Procede a cursar la correspondiente infracción, de acuerdo a la ley tránsito, ya que se desplazaba muy por sobre el límite de velocidad permitida. Girardi se exaspera en el asiento trasero y telefonea a la subsecretaria de Carabineros. Hace una airada queja. La funcionaria transmite el malestar senatorial a la prefectura, comisaría o retén respectivo. Los carabineros que cumplieron su deber y no se dejaron intimidar por las insignias del poder, son sancionados. ¿Cómo se llama la película? No todos somos iguales.

Me pasó casi lo mismo hace un par de años. Corría a toda velocidad rumbo a mis vacaciones y un oficial de la ley se interpuso en mi camino a la felicidad. Me sacó un parte sin apelaciones. Dije que me pasó “casi” lo mismo, porque como yo no soy senador ni político de gobierno no tuve a quien llamar. Seguramente llamé a mi madre, más que nada para descargar mi rabia (los malos hijos solemos hacer eso en momentos difíciles) o para recibir consuelo emocional (a veces también hacemos eso). Pero mi madre, menos mal, no tiene la facultad de poner al Estado a trabajar a mi exclusivo y caprichoso servicio. En eso, Girardi y yo no somos iguales.

El senador argumentó que no tuvo intención de dañar la carrera de los carabineros en cuestión. Probablemente no la tuvo, de lo contrario lo acusaríamos de crueldad y no sólo de tráfico de influencia. Dijo además que su llamado sólo tuvo por objeto hacer presente la disparidad de criterios policíacos, ya que otra caravana oficial pasaba como un rayo a su lado sin ser importunada en su vertiginosa carrera. Se trata de una tesis francamente ridícula: Si la aceptáramos, tendríamos que absolver a todos los delincuentes que, asumiendo su culpabilidad, manifiestan que hay otros igualmente culpables que han escapado sin castigo. El brazo de la ley es largo, pero no siempre los alcanza a todos los infractores y criminales. Lo importante es que los que sean alcanzados (ojalá más que menos) paguen por sus acciones. La caravana que supuestamente despeinó a Girardi no puede ser utilizada como justificación para una indecencia como la que protagonizó.

Perdón, ¿dije indecencia? Con todas sus letras. No soy tan ingenuo como para creer que en este país la pequeña coima no existe. Sacarse un parte en la carretera está entre las prácticas clásicas del pitutaje criollo. Nos enorgullecemos porque nuestros carabineros no reciben plata a cambio, pero un telefonazo a posteriori cumple igualmente el objetivo. Lo grave en este caso es que se trata de un representante de millones de chilenos. No estamos cuestionando su idoneidad moral (en la oscuridad de su alcoba puede patear peluches con saña y no nos importa) sino su relación con las instituciones. Presionando a la subsecretaria de Carabineros debilita su autoridad. Obteniendo como resultado (con o sin quererlo) la suspensión de los carabineros que cumplieron con su deber afecta la vocación de justicia e imparcialidad de las fuerzas de Orden: De funcionarios dignos de admiración pasaron a ser funcionarios manchados, porque se metieron con el hombre equivocado. Eso se parece a lo que ocurre en las películas de mafiosos. Aquellas en las cuáles los ciudadanos nunca son todos iguales.

Link:  http://blog.latercera.com/blog/cbellolio/entry/no_todos_somos_iguales

3 comentarios to “NO TODOS SOMOS IGUALES”

  1. vozyvoto Says:

    Después de haber sido descuerado por la columna sobre el Paro de los funcionarios públicos y la inconsecuencia de la izquierda, me volvió el alma al cuerpo con los comentarios vertidos sobre la presente columna. Ya no me siento presionado a abandonar el país.

  2. Pablo Fernandez Says:

    Ya po… pero estás poniendo baja la vara. No conozco a nadie que haga causa común con Girardi (o al menos de manera pública).

  3. vozyvoto Says:

    Pablo, déjame disfrutar de esta pequeña victoria. En todo caso, me dejó satisfecho que muchos la reconocieran como la mejor columna del tema (las leí todas y sin falsa modestia, concuerdo), aunque Davor no lo reconociera en su resumen semanal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: