ESCALONA EN EL CÍRCULO DE LOS IRACUNDOS

por Cristóbal Bellolio (publicada en www.latercera.com)

En el Infierno de la “Divina Comedia”, Dante Alighieri no contempla ningún castigo especial para los garabateros. Pero la escena del senador Escalona pegado al oído de José Antonio Gómez nos ha circunscrito a un pobre debate sobre el lenguaje del timonel socialista. Es evidente que el problema no está en la grosería proferida. Esta es sólo la fachada de un asunto más escabroso y que, me temo, está ramificado en la Concertación y en gran parte de la clase política.

El primer reproche que merece Escalona es por su matonaje. El combito maletero por la espalda y la puteada solapada retratan su proceder político, de la misma forma cómo la invocación de privilegios especiales delató al senador Girardi en su oportunidad. No pienso suscribir la ingenuidad que critica a todos los operadores políticos, pero sí creo conveniente para Chile delimitar un radio de prácticas políticas éticas. Esa es la frontera que se traspasó en esta ocasión.

El segundo punto, asociado al primero, es la prepotencia. Haber mirado en menos al candidato radical fue la tónica de las primarias. La reflexión política acerca de la necesidad de una competencia interna admitía distintas y legítimas miradas. Creer que la verdad absoluta es patrimonio propio es un síntoma de soberbia que alimenta la mala percepción de la ciudadanía acerca de la política. ¿O acaso no es un derroche de superioridad referirse al también candidato Enríquez Ominami como “marquitos”? En Escalona esa expresión dista de ser cariñosa, y básicamente puede traducirse como “qué se cree este cabrito chico de venir a amenazar mi hegemonía y mi posición”. 

El tercero, nuevamente en conexión con el anterior, es la recurrente odiosidad que destila el viejo estandarte socialista por los poros. Es comprensible. Vivió en la línea de fuego los sucesos de la historia reciente de nuestro país, y como la mayoría de su generación, fue educado en la lógica binaria de la guerra fría: Los blancos y los negros, los rojos y los azules, los buenos y los malos. Por supuesto que su contribución a la recuperación de la democracia y al éxito de la transición es sustantiva. Su lealtad al gobierno ha sido casi proverbial. Pero el disco duro con el cual Escalona está formateado sencillamente no es apto para desenvolverse en la cancha del futuro. Las nuevas generaciones de chilenos, especialmente aquellos menores de 35 años, tienen extrema dificultad para sentirse representados por la dinámica de rencores de las generaciones mayores. Por eso escuchar a Escalona resulta a veces anacrónico. Por eso también resulta curioso que Vidal se refiera a Karla Rubilar como “heredera de la dictadura” en circunstancias de que la diputada tenía 10 años para el plebiscito de 1988, o que Frei sostenga que la Alianza no puede dar lecciones de manejo de crisis por la performance de 1982, en circunstancias que probablemente el equipo de economistas que pretende instalar Piñera en el gobierno recién entraba al colegio en dicha época. El senador Escalona, en el fondo, nos vuelve a recordar lo urgente que se hace renovar la dirigencia en nuestro país. Y a Dante no le quedaría otra opción que reservarle un puesto en el pantano de los irascibles, cerca de los orgullosos, a las puertas de la ciudad de Dite.

Link: http://blog.latercera.com/blog/cbellolio/entry/escalona_en_el_c%C3%ADrculo_de

Una respuesta to “ESCALONA EN EL CÍRCULO DE LOS IRACUNDOS”

  1. exitos del pasado Says:

    saludos de peru

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: