ES LA RENOVACIÓN, ESTÚPIDO

por Cristóbal Bellolio (publicado hoy martes 12 en La Tercera)

No es acerca de más Estado o más Mercado. No es siquiera sobre alternancia en el poder. “Es la renovación, estúpido”, diríamos parafraseando a James Carville. A estas alturas de la carrera presidencial, podemos sostener que ya existe un eje semántico instalado respecto al cual todos los proyectos deberán definirse. Desafía todos los escenarios previsibles y casi nadie lo vio venir. Pero para aquellos que venimos escribiendo desde hace un buen tiempo sobre la necesidad de oxigenar la política chilena, es una excelente noticia. Pero al mismo tiempo nos obliga a profundizar en el concepto y sus implicancias.

La principal pregunta apunta a la credibilidad de los candidatos a la hora de encarnar la renovación. Aunque Eduardo Frei haya dado un golpe audaz al designar a un joven de 27 años como coordinador de su campaña, y a renglón seguido haya sido simbólicamente imitado por el comando de Piñera, es evidente que Marco Enríquez-Ominami corre con ventaja en esta cancha. La razón es sencilla: Marco no necesita renovarse, porque representa la renovación. La Concertación y la Alianza son fuerzas políticas en diálogo desde hace veinte años. Es inverosímil pretender que de la noche a la mañana entiendan la profundidad del fenómeno más allá de la movida contingente o efectista. Algunos todavía no comprenden que el ciclo de vida es inexorable: Lo viejo da paso a lo nuevo. La intención de Andrés Zaldívar de postular nuevamente al Senado, en este contexto y a modo de ejemplo, resulta casi impúdica.

Pero aventurémonos a definir qué entendemos constructivamente por renovación, más allá de la negación de lo antiguo. No podemos darnos por satisfechos si sólo aspiramos a cambiar rostros arrugados por rostros frescos y lozanos. En las juventudes políticas abundan las caras nuevas que adoptan el mismo discurso ideológico de sus padres y abuelos. No hay mucho de renovación sustantiva en ellos, más allá de lo que diga el carnet de identidad. La verdadera apuesta es que la renovación de caras implique también nuevos estilos y nuevos contenidos para la política chilena. Y Marco, a mi juicio, juega en esa línea. En la forma, un tipo de comunicación transversal que aboga por el debate y la competencia abierta. En el fondo, una serie de temas vanguardistas ignorados por la clase política tradicional. En este último sentido se conecta mejor que los demás candidatos con el perfil valórico de las nuevas generaciones, bastante celosas de su libertad individual. Es notorio que un programa de gobierno no se sustenta en el matrimonio homosexual ni en la despenalización del aborto o la marihuana, pero al menos revitaliza la agenda pública. Si luego se agrega desarrollo sustentable, conectividad y globalización, estamos ya en tierra derecha en los contenidos del siglo XXI.

Los problemas de la candidatura de Marco Enríquez-Ominami son de otra índole. Aquellos que sólo ven populismo y farándula se equivocan rotundamente. Su principal desafío es dejar de ser el personaje del momento y construir en torno a su figura una cierta institucionalidad que sobreviva a diciembre de 2009. Debe entonces tomar una decisión trascendental: O encabeza la creación de un movimiento político distinto de la Concertación que organice este impulso generacional y rompa definitivamente la herencia divisoria del pasado, o bien, después de la eventual derrota de Frei, impulsa junto a Orrego y compañía un ambicioso programa de jubilación anticipada con el fin de refundar seriamente la Concertación. En el otro lado del espectro la discusión no es muy distinta. Quienes se empoderen en la cancha de la renovación quedarán perfectamente habilitados para reclamar el protagonismo en sus respectivos sectores, favorecidos en ese entonces con la aplicación de la inscripción automática y el voto voluntario.

Link: http://papeldigital.info/lt/edicion.html?20090512010042

http://blog.latercera.com/blog/cbellolio/entry/es_la_renovaci%C3%B3n_est%C3%BApido

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: