EL RETORNO DE LOS PIPIOLOS

por Cristóbal Bellolio (publicada en Revista Qué Pasa del sábado 29 de agosto)

A Chile le llora un referente auténticamente liberal. Como alguna vez le leí a Alfredo Jocelyn Holt, el liberalismo en nuestro país es travesti: Hace negocios con la derecha y se acuesta con la izquierda. No existe un partido que abrace la idea de la libertad en toda su extensión y altura. Pero eso está a punto de cambiar, ya que mientras corren ríos de tinta se desarrolla bajo nuestras narices una nueva generación de chilenos que, quizás sin proponérselo, desafiará el viejo mito de que Chile es un país conservador.

Para ellos la libertad política es un dato dado. No tuvieron que luchar por ella. Pero la defenderían celosos si se amenazara su derecho a opinar, expresar, comunicar o asociar. Tampoco se acomplejan con la libertad económica: Tienen bastante claro que el mercado les permite acceder a una mejor calidad de vida. Y no se arrugan frente a la libertad de otros que optan por un estilo de vida que probablemente no sería el suyo. Los dogmas religiosos juegan un papel sustantivamente menos influyente, mientras se alimenta el espíritu crítico y el escepticismo. La tradición ya no es autoexplicativa.

Pero no se trata del liberalismo de los siglos XVIII y XIX, reconocidamente insuficiente. A la idea clásica y fundacional de la libertad negativa (ese espacio irreductible de libertad personal donde el Estado o el grupo social no interfieren, como lo definió Berlin), el nuevo liberalismo añade una preocupación central que apunta a que todas las personas, incluidas las más desfavorecidas, tengan las capacidades mínimas para ejercer dicha libertad. Sin esa consideración, cualquier estructura resulta injusta. Y como no basta solamente con la independencia privada, se suma un tercer componente que busca establecer lazos con el pensamiento republicano, donde lo público adquiere importancia a través de distintas causas que agrupan a la sociedad. Muchas de estas ideas ya están impresas en el ADN de los nuevos chilenos.

Es cierto que en Latinoamérica el liberalismo no ha sido precisamente exitoso. Como decía un reputado profesor, es y ha sido un proyecto en continua disputa con alternativas igualmente poderosas: el nacionalismo, el autoritarismo, la superstición, el populismo, el paternalismo, entre otras. Pero aunque precario, el camino liberal en nuestra región también ha sido precoz y persistente. Hoy existe en nuestro país un espacio político que reclama ser llenado por una alternativa distinta del socialismo y el conservadurismo. Chile está llamado a ser el pionero del liberalismo recargado: Social, moderno, globalizado, pluralista y sustentable.

Link: http://www.quepasa.cl/articulo/20_672_9.html

http://blog.latercera.com/blog/cbellolio/entry/el_retorno_de_los_pipiolos

Anuncios

Una respuesta to “EL RETORNO DE LOS PIPIOLOS”

  1. dutcho oudaen Says:

    … felizmente son solo comentarios y ojala solo quede en comentarios ya que del pensamiento, palabra y obra queda mucho trecho y sin una democratizacion del regimen institucional seria volver a los tiempos de Martin Rivas y, no solo habria que democratizar el regimen interno institucional de las instituciones fiscales sino que tambien y al mismo tiempo el de las instituciones publicas y el de las instituciones privadas, como por ejemplo, al interior de la institucion basica, filial

    dutcho oudaen
    dutcho@web.nl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: