FUNERAL DE ESTADO PARA LA DC

por Cristóbal Bellolio (publicada en La Tercera el viernes 27 de noviembre)

Escucho la voz desgarrada de Piñera pidiéndole a Dios los atributos del buen gobernante. Lo escucho recordarnos sus principios humanista-cristianos. En la franja de Frei, en cambio, no veo alusión alguna al todopoderoso o a su Iglesia. Lo que veo en ella es un discurso marcado a fuego por la línea socialdemócrata, apelando a más, más, más Estado. ¿En qué consiste entonces la democracia cristiana de hoy? ¿Compite en estas elecciones algún candidato democratacristiano? Salvo explicaciones retrospectivas y postales nostálgicas de Frei Montalva y Bernardo Leighton, no encuentro respuestas satisfactorias.

No voy a descubrir la pólvora sosteniendo que la sostenida baja electoral de la DC obedece también a una crisis ideológica. No hay que confundir los síntomas con las causas. Los elementos sobrevivientes enfrentan una dura realidad: El partido que gobernaría cien años llega al fin de su ciclo vital, y merece un funeral de Estado. Sus aportes han sido notables en la segunda mitad del siglo XX. Pero ya es hora de mirar adelante.

La doctrina social de la Iglesia remeció políticamente al mundo ofreciendo una vía alternativa al marxismo “perverso” y al capitalismo “salvaje”. En la actualidad el socialismo es democrático y pluralista, mientras la derecha ha incorporado a su discurso la aspiración a la igualdad. No es casualidad que los candidatos DC vean en Bachelet su principal referente y la UDI, partido de explícita inspiración cristiana, haya penetrado tan fuertemente en el mundo popular. Longueira estaba en lo cierto: el nicho que monopolizaba la falange hoy le pertenece a otras colectividades. Mientras los parlamentarios democratacristianos aprueban el divorcio y la píldora del día después (entendiendo, como buenos liberales, que sus convicciones religiosas no se extienden al espacio público), es el gremialismo quien emerge como mejor representante político de la agenda valórica del Vaticano.

Es probable imaginar cuatro mundos en el mapa ideológico chileno del futuro. A la extrema izquierda una minoría reivindicacionista alineada con el proyecto “bolivariano”, seguido de una robusta fuerza socialdemócrata progresista y heredera legítima de los últimos lustros de la Concertación. A continuación una corriente liberal de centro que abrace la autonomía del mercado tanto como de las opciones de vida del individuo, para finalizar con una derecha conservadora y tradicionalista. La DC no tiene espacio propio en este escenario. Sus nuevas generaciones podrían sentirse cómodas y bien representadas tanto en la mirada socialdemócrata (el sector chascón) como en la agrupación liberal (los “príncipes”), e incluso algunos en sectores confesionales. Tampoco es realista ilusionarse con la reactivación de un discurso comunitarista, ya que en contextos escasamente multiculturales como el nuestro hay pocas expresiones políticas para hacerlo carne.

Nada de esto es nuevo en el mundo. La renovación socialista ha dejado fuera de juego al socialcristianismo dentro de la izquierda, en muchos casos absorbiéndolo. En otros, la DC ha ocupado justamente la vereda contraria, haciendo las veces de centroderecha moderada, como en Alemania o España. Pero en otras decenas de casos, desde Italia a Guatemala, los partidos democratacristianos han ido bajando el telón.

Por supuesto, todo esto es teoría. La DC podría obtener resultados dignos en la próxima elección. ¡Hasta ganar la presidencia! Claro, con el mismo padrón de los últimos veinte años. Si la participación juvenil aumenta a partir de las municipales 2012, la situación puede cambiar dramáticamente. Por eso, aunque les venga un último aire, ya es hora de empezar los preparativos de un merecido funeral de Estado.

Link: http://papeldigital.info/lt/edicion.html?20091127010042

http://www.latercera.com/contenido/895_204493_9.shtml

Anuncios

3 comentarios to “FUNERAL DE ESTADO PARA LA DC”

  1. GIACOMO MARASSO Says:

    DEMOCRACIA CRISTIANA, TANTAS VECES TE MATARON, SIN EMBARGO ESTÁS AQUÍ.

    Giacomo Marasso, periodista.

    Cristóbal Bellolio, integrante de un movimiento, no sé si virtual o más bien fantasmal, denominado Independientes en Red, con su artículo “Funeral de Estado para la Democracia Cristiana” publicado en La Tercera, pasó a engrosar el numeroso elenco de “enterradores” de la DC que vienen profetizando su deceso desde los tiempos de la Falange Nacional. Basta recordar que ya en esos tiempos hasta excomulgaban a nuestros fundadores.

    Como primera cosa, digámosle a Bellolio que la Democracia Cristiana es un movimiento político universal que evoluciona y mucho porque sus metas históricas se van plasmando en la realidad, a diferencia de otras corrientes que desaparecen o languidecen por la inutilidad histórica de sus propuestas. Ahí tenemos derrotados al nazismo, al fascismo, al comunismo y ahora, con la crisis financiera mundial, al neo-liberalismo.

    Es más, la actual situación que Chile está viviendo ya estaba en los planes a futuro de la DC de Tomic, de Frei Montalva, de Bernardo Leighton: La unidad del pueblo de los 60 y 70, que es muy distinta a la Unidad popular, hoy se llama Concertación y gobierna desde hace 20 años, mejorando sostenidamente la calidad de vida de los chilenos y el sitial de Chile en la Región y en el mundo.

    Somos tan unitarios, estimado Bellolio, que para que Usted sepa, el 4 de septiembre del 70 en la noche los allendistas celebraban en las calles de Santiago gritando “La Izquierda Unida Jamás será Vencida”, ahí mismo, en las “anchas alamedas”, estábamos los jóvenes demócratas cristianos imponiendo el grito “El Pueblo Unido Jamás será Vencido”. Siempre hemos sido unitarios, como puede ver.

    Cuando hay democracia, hay inclusión, hay protección social, hay más participación, hay más modernización y más desconcentración, déjeme decirle, Cristóbal Bellolio, se cumplen los sueños y las promesas de la Democracia Cristiana. No del neo-liberalismo ni del marxismo leninismo.

    Usted sí tiene razón cuando dice que el socialismo se ha democratizado y algunos sectores de la derecha hablan de “igualdad”. O sea ellos han cambiado y se han acercado a nuestras posturas permanentes. Si hasta nos sentimos un poco responsables de la renovación socialista, con cuyos protagonistas hemos tenido décadas de diálogos y debates de fructífero intercambio de ideas y de propuestas políticas.

    Por lo tanto quisiera que entendiera que nuestra vida cultural y política no es autorreferencial. Nosotros vivimos en los otros, somos alteristas. Como lo explica magistralmente Erich Fromm, los demócratas cristianos chilenos y del mundo practicamos el “amor productivo”, ese amor que se realiza en las obras que dignifican a los otros, que son nuestros hermanos.

    Y si hoy día proponemos abordar temas como el aborto, la píldora del día después y el divorcio, no es que nos hayamos convertido en socialdemócratas. Con todo respeto por la social democracia, no. Es porque la noción básica del cristianismo nos indica que cuando entran en conflicto la Verdad y el Amor, para nosotros como para Cristo, prevalece el Amor.

    Me despido como en “La Cigarra”, agradeciendo infinitamente su artículo, “Gracias doy a la desgracia y a la mano con puñal, porque me mató tan mal, y seguí cantando”.

  2. vozyvoto Says:

    Estimado Giacomo, soy yo quien te agradezco el comentario.

    De hecho, las mayor cantidad de reacciones ante mi columna vinieron precisamente del mundo DC. Muchos de ellos se sintieron tocados ante la provocación, y asumieron que para encontrarle solución al problema lo primero era aceptar su existencia. Me llamó la atención, positivamente, esa disposición. Otros en cambio, prefieren tapar el sol con un dedo, matando al mensajero, evadiendo el problema. Por sus líneas parece que se encuentra en el segundo grupo.

    No lo juzgo ni mucho menos. Veo que quiere mucho a su partido, y que con él ha vivido largo tiempo. Es comprensible que le cueste aceptar lo que para muchos parece evidente. Esta columna estaba destinada más que nada a las nuevas generaciones, ya que la suya (imagino que es la Frei M y Tomic, por sus palabras) cumplió con creces su labor.

    No voy a entrar a disputar cada palabra con usted. Podemos tener opiniones distintas. Pero le aconsejo subirse al balcón de cuando en cuando y reflexionar sinceramente acerca de si la DC de hoy posee todos esos valores tan caros para usted. No tenga miedo de espantarse. Sólo cuando salimos de la autocomplacencia empezamos a actuar.

    Un abrazo

    CB

  3. Edo Berríos Cerda Says:

    NI VIRTUAL NI FANTASMAL PARA DECIRLO.
    DC versión 2010 = Valores contradictorios = No valores
    DC versión 2010 = 0 líderes
    DC versión 2010 = Autocomplaciente
    DC versión 2010 = Historia reciente de corrupción
    R.I.P. en progresión

    http://eberda.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: