LA GUERRA DE LOS CONSENSOS

por Cristóbal Bellolio (versión extendida de la columna publicada en La Tercera el lunes 28 de diciembre)

guerra_opa_exclusion-1.jpg image by aarroyob

Primera escena: Paul Fontaine ficha en el comando de Sebastián Piñera. Segunda escena: Luis Eduardo Escobar se une al comando de Eduardo Frei. Con el cadáver de Marco Enríquez todavía tibio, los dos  “cerebros económicos” de su programa desembarcaron en las candidaturas sobrevivientes. Resulta esperable que posean una mirada común sobre los fenómenos económicos, tomando en cuenta que ambos estuvieron en primera vuelta alimentando exactamente el mismo programa presidencial. Aun aceptando que el electorado “marquista” era heterogéneo, acá estamos en presencia de dos protagonistas del proyecto.

En esta campaña de segunda vuelta pueden abundar las descalificaciones personales, pero no así las discrepancias programáticas o ideológicas. Piñera y Frei se parecen bastante en sus planteamientos. Probablemente se han visto obligados a asimilarse, a la caza de los mismos votos viudos. Ejemplos sobran. Fue nada menos que el jefe económico del candidato oficialista quien descartó el camino de la reforma tributaria para los próximos años, pero en vista de las circunstancias, Frei tuvo que sumarla a sus propuestas. A los pocos minutos Piñera se abrió a conversarla si las condiciones lo ameritaban. Y así como hace meses el candidato opositor anunció “bono marzo” para abrir su eventual gobierno (lo que en su momento fue tildado de populista por la Concertación), ahora es la DC quien pide a su abanderado exactamente lo mismo. No se puede ser/prometer menos que el rival.

La dinámica se ha hecho predecible. Ambos están jugando a la defensiva. Si el candidato A se compromete con la reforma X, el candidato B debe salir rápidamente a suscribirla. Este último podría además jugársela con la reforma Y, a lo que el primero deberá sin duda plegarse para no quedar en desventaja. Algo parecido a ese viejo comercial de manjar donde dos hermanos competían por el cariño de la mamá: “A mí me quiere todo esto”, “A mí me quiere todo esto y la luna”, “A mí me quiere todo estos, la luna y las estrellas”, y así sucesivamente. Creo haber visto el mismo sketch en el Club de la Comedia hace unos días, justamente imitando a dos candidatos.

Corresponde reconocer que las reglas fueron fijadas desde la derecha. En un acierto estratégico, el comando piñerista abandonó la tesis del desalojo. Entendió que los chilenos aprecian, en general, la obra de la Concertación. Captó que con el mismo histórico padrón adverso, no era razonable disparar al adversario. En síntesis, construyó un discurso desde y no contra el legado de los últimos 20 años. Es entendible que un socialista se agarre los pelos cuando Piñera habla de protección social, pero el hecho político es que la Coalición por el Cambio ha sido eficiente en construir la imagen de un candidato continuador del sello de Bachelet. Pero además, con caras nuevas, el factor que está desequilibrando la balanza.

Marco Enríquez ha tomado palco para observar cómo se pelean sus ideas y sus asesores, pero la sensación no debe ser del todo placentera. La rapidez de las movidas trasunta poca fe en el anunciado proyecto propio. Paul Fontaine y Luis Eduardo Escobar pueden pensar parecido, pero optaron finalmente por adherir a la tribu de origen. Tampoco ha ganado mucho en temas como Hidroaysén, Bolivia o la marihuana, ya que como en éstos Frei juega a la derecha, Piñera tiene pocos incentivos para colocarse a su izquierda. Lo importante, a final de cuentas, es que esta campaña siga pareciendo una ruda batalla del “todo o nada”, aunque verse sobre asuntos sobre los cuales ya existen básicos consensos.

Link: http://blog.latercera.com/blog/cbellolio/entry/la_guerra_de_los_consensos

Anuncios

Una respuesta to “LA GUERRA DE LOS CONSENSOS”

  1. Alvaro Says:

    Amigo, situandose en el escenario de hoy, y considerando esta copia por parte de ambas candidaturas, donde queda el hecho critico hacia los partidos politicos que respaldan cada candidatura?. Hoy se sabe que Auth y Gomez renuncian , posiblemente Latorre los siga, y asi Frei y la Concertacion muestran o intentan mostrar el mea culpa que se hacen los partidos frente a la inminente victoria de Sebastian Piñera, pero siguiendo la logica del articulo, donde esta el mea culpa del la Alianza?, donde estan los recambios generacionales?, ellos al igual que la Concertacion han estado compartiendo el poder parlamentario durante 20 años. Donde estan los rostros nuevos de la Alianza? cual es el cambio? donde estan las cabezas de los dirigentes de RN y la UDI o acaso la Alianza lo ha hecho todo bien estos 20 años?.

    Lamentablemente para nuestra situacion es nuestro sector y no el de ellos el que busca trasparencia e igualdad. Nosotros no perdonamos la irregularidad que lleva a Frei como candidato, ellos si perdonan lo cuestionable de Piñera. De ahi desde esa diferencia de valores y expectativas se divide nuestro pais. Luego que nos queda? dejar que ellos ganen o interferir con el curso que lleva la historia y apoyar a Frei?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: