EL VASO MEDIO LLENO

por Cristóbal Bellolio (publicada en Revista Capital edición del 12 al 25 de marzo)

Mis amigos sociólogos me relataron que Eugenio Tironi cuenta en su cátedra de comunicación estratégica que en chino la palabra “crisis” es sinónimo de “oportunidad”. Entonces deberíamos recibirlas con entusiasmo. Pero cuesta una enormidad imaginar qué cosa buena puede salir de la tremenda catástrofe que ha asolado a Chile. Propongo que al menos hagamos el esfuerzo y tratemos de ver el vaso medio lleno.

Nada relacionado a la pérdida de vidas humanas, desde luego. Padres, hijos, parejas, hermanos o amigos, todos son irremplazables. Y la cifra se está acercando al millar. Luego tenemos la enorme, y todavía incalculable, pérdida material. Ciudades y poblados completos, con sus edificios, casas, hospitales, escuelas y caminos. Sin embargo, los especialistas dicen que el crecimiento no se vería tan afectado, y que podemos prever un alza en la inversión. Aun muy poco para hablar del lado amable del terremoto.

Busquemos otra perspectiva. Imaginemos que estamos sentados frente al teclado finalizando un importante informe de varias páginas, o un sesudo artículo académico para ser publicado, o una novela que ha consumido nuestros últimos meses. De pronto, la pantalla se vuelve oscura; se quema el disco duro y no hemos respaldado la información. Digamos que perdemos todo el trabajo realizado. Vamos a maldecir al fabricante y experimentaremos una secuencia de emociones que pasarán del pánico a la incredulidad, luego a la rabia, luego a la desazón. En ese último estadio anímico se ve la luz al final del túnel. Nos sobreponemos a punta de voluntad y decimos: lo vamos a hacer nuevo, y esta vez va a quedar mejor. Mientras recopilamos las notitas dispersas escritas en servilletas, al margen de algún libro y en los recordatorios amarillos, pensamos en los errores que esta vez no cometeremos. Tendremos la oportunidad de partir de cero, con más experiencia y conciencia de lo que somos capaces. 

El recién asumido gobierno de Sebastián Piñera se aprestaba a celebrar el bicentenario, semanas después de ver a la selección chilena en el Mundial de Sudáfrica. Conociendo al personaje, no escatimaría en fuegos artificiales. El panorama cambió dramáticamente. Y la narrativa del poder debe cambiar con él. El bicentenario es ahora una oportunidad para empezar de nuevo, una oportunidad para fundar. Como diría la Arendt, no existe nada más propio al ser humano que su capacidad, simple y radical a la vez, de comenzar algo nuevo. Los asentamientos arrasados al interior y en la costa no pueden volver a ser como antes. Ese sería el peor error. Debemos transformar las nuevas ciudades en modelos urbanos sustentables que nos ubiquen a la cabeza de la innovación. Edificios verdes, trazados inteligentes, espacios más humanos. Es también la ocasión de ponerse serios respecto de los derechos del consumidor frente a empresas constructoras e inmobiliarias, de mejorar nuestros sistemas de comunicación terrestre, de terminar con las negligencias en la coordinación de emergencias, y en general de montar una estructura de respuesta de primer nivel para un territorio enclavado entre dos placas tectónicas caprichosas. Todo esto requiere coraje político y seguramente de cuantiosos recursos. Pero ya hemos aprendido que lo barato cuesto caro. El 2010 puede transformarse, para gran parte del centro sur de Chile, en el año del bicentenario al mismo tiempo que en el punto de partida de una nueva etapa. En esa épica está el vaso medio lleno.

“Los hombres no deciden qué tiempo habitarán la tierra, sólo está en sus manos decidir qué hacer con el tiempo que les ha sido dado” le decía Galdalf el Gris a Frodo mientras atravesaban las Minas de Moria. Fue lo primero que se me vino a la cabeza cuando pensé en Piñera y su flamante gabinete reunidos después de terremotos y tsunamis. Algún ciudadano que gusta ver la mano de Dios en los acontecimientos terrenales pensará que Piñera ganó porque tenía reservada una misión: encabezar con energía la reconstrucción nacional. Yo soy menos supersticioso. Prefiero pensar, como los chinos, que en esta crisis late subterránea una oportunidad.

Link: http://www.capital.cl/coffee-break/mirada-capital-el-vaso-medio-lleno.html

Anuncios

4 comentarios to “EL VASO MEDIO LLENO”

  1. Domingo Says:

    Estoy completamente de acurdo contigo, la tragedia del terremoto y tsunami presenta un quiebre en la historia de Chile, pero al igual que todo quiebre nos presenta oportunidades y creo que Piñera es el hombre indicado para aprovechar esa oportunidad, espero no equivocarme.

  2. gonzalo sanchez Says:

    me quitaste las palabras…

  3. Mariscal Says:

    Entonces… ¿Somos capaces de tomar la oportunidad? Hay que tenerlos bien puestos (con todo respeto) para jugarse la oportunidad, oportunidad que también es crisis, que como crisis es inestable, e incierta… El que quiera ir tras la oportunidad debe asumir la consecuencia de resultados imposibles de asegurar. Eso detiene a muchos, el temor a la oportunidad, asumir la responsabilidad de las consecuencias. Para estos es mejor solo marcar el paso, marchar con todos, pasar desapercibido; para muchos es mejor salir a mantener el empate antes de arriesgarse a la derrota.
    Yo me sumo al llamado de los que quieren más, también quiero un lugar en esta crisis, estoy dispuesto a asumir consecuencias. Sumergidos en la crisis es momento de no temer a la oportunidad. Con un vaso medio lleno… Salud!!

  4. Cristian Oliveros Says:

    Hola Cristóbal

    Según lo que averigüé, el ideograma chino para nuestra palabra “crisis” significa dos cosas simultáneas: peligro y oportunidad.

    Saludos,

    Cristián.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: