MORTALMENTE PARECIDOS

por Cristóbal Bellolio (publicada el viernes 9 de abril en La Tercera)

En el transcurso de un mes desde que asumieron sus nuevos roles, la centroderecha ha dado señales de que no puede escapar a la lógica que utilizó la Concertación cuando ejerció el poder. Por su parte, la nueva oposición no se ha comportado de manera diferente a como lo hizo durante 20 años la Alianza.

En campaña, Sebastián Piñera anunció a los cuatro vientos que gobernaría con los mejores. No podemos desconocer que en muchas designaciones los escogidos poseen currículum de sobra. Pero en el diseño general, el cuoteo ha sido una constante. El mismo criterio de selección que fustigaron hasta hace poco, constituye hoy la norma y no la excepción. Basta con revisar el caso de los gobernadores. Las posteriores reclamaciones partidarias por “lo poco que me tocó” son el síntoma más evidente. La promesa de no usar embajadas para pagar favores políticos también estaba en el credo de “la nueva forma de gobernar”. Pero ante los últimos nombramientos es legítimo abrigar dudas sobre su cumplimiento.

Es temprano para juzgar al gobierno en su capacidad de ordenar a sus parlamentarios, pero todo indica que la proliferación del discolaje es cuestión de tiempo. No por falta de liderazgo de La Moneda, sino porque los incentivos políticos de nuestro sistema no alientan la disciplina. Mal que mal, en cuatro años se reelegirán todas las autoridades y no sabemos qué tan rentable sea la foto con Piñera. La crítica de desorden interno que recibió el antiguo oficialismo en sus últimos años puede rebotar en la cara del nuevo oficialismo.  

En la vereda opuesta, la Concertación aparece tan desorientada como lo estuvo la centroderecha en el exilio del poder. Como si quisiera montar el mismo guión, comienza a adoptar esa actitud mezquina que encuentra todo malo, la misma que condenó a la Alianza en todas las encuestas. Tras una corta tregua, no resistieron y cayeron en la tentación. De otra manera no se explican los vehementes cuestionamientos a figuras promovidas por sus propios gobiernos, como es el caso del director de Gendarmería. Un gobierno victimizado por amenazas desde la izquierda es un pésimo escenario para la oposición. Nadie entendió mejor que el candidato Piñera la necesidad de virar desde una coalición beligerante hacia una dispuesta a reconocer los aciertos del rival. Esa fue una de las claves del éxito de su campaña.

Pero pedirle a la Concertación que transite por esa reflexión política es ilusorio. Su cónclave ni siquiera se hará cargo de las razones que precipitaron su derrota. Y por lo visto, no será precisamente la fiesta de los abrazos. Ese robusto bloque que potenciaba sus múltiples liderazgos ahora es objeto de sospechas fratricidas: diputados falangistas prefieren restarse porque no cuentan con púgil propio para medir fuerzas con los ex presidentes progresistas, se rompen acuerdos de palabra en el seno del socialismo y un ex ministro recorre la prensa repartiendo sonoras culpas. El sombrío espíritu autodestructivo que azotó a la derecha  tanto tiempo (ese que animó espionajes telefónicos, rebeliones senatoriales, denuncias pedofílicas, descabezamientos e irrupciones presidenciales) parece haberse trasladado a campo enemigo.

Parece que desempeñar el rol de oficialismo y el rol de oposición obedece a marcos de comportamiento político que trascienden los buenos deseos de campaña y brechas ideológicas. Con el poder en las manos es difícil resistirse a sus vicios. Y sin el poder cuesta encontrar la brújula.

Link: http://www.papeldigital.info/lt/2010/04/09/01/paginas/007.pdf

http://blog.latercera.com/blog/cbellolio/entry/mortalmente_parecidos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: