Archive for 30 julio 2010

EN LA POLE POSITION

julio 30, 2010

por Cristóbal Bellolio (publicada en La Tercera el viernes 30 de julio)

Joaquín Lavín nuevamente está en la pole position. Según la encuesta CEP conocida ayer, es la figura mejor evaluada del oficialismo, superando cómodamente a sus compañeros de gabinete y a sus correligionarios parlamentarios. Perder la senatorial en la V Costa estuvo lejos de convertirse en su debacle política. Por el contrario, su cargo ministerial aparece hoy como la mejor ventana de exposición, aun en una cartera tan compleja e ingrata como educación.

Sus ventajas en la carrera por la sucesión presidencial al interior de la centroderecha son evidentes. No carga con ninguno de los problemas del gobierno y ostenta muchas virtudes que a éste le faltan: nadie le destapa conflictos de interés, tiene vasta experiencia política, es un hábil comunicador, y es percibido por la ciudadanía como empático, cercano y sincero. A esto se agrega que pertenece a las filas de la UDI -resolviendo el problema del mejor derecho a la alternancia en el oficialismo- al mismo tiempo que le confiere al Presidente Piñera el mérito de haberlo reciclado políticamente, proyectándolo como delfín propio.

Esta noticia, sin embargo, no es auspiciosa para el proyecto de una derecha liberal ni para las demandas de renovación de la dirigencia. Probablemente sea el ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter quien mejor encarne ambas aspiraciones. Ante el avance de ideas progresistas en nuestro país y un nuevo padrón electoral, el nuevo Lavín debe renunciar al integrismo y resucitar el pragmatismo que lo caracterizó en su primera candidatura. Si repite su performance de 2005 (“no quiero un Chile donde mi hija lleve un condón en la mochila”), generará altísimo rechazo.

¿Pondrá en juego su capital político en su gestión ministerial? Para los chilenos, la educación es la puerta a un mundo de igualdad de oportunidades, pieza clave del discurso piñerista. La capacidad que tenga el ministro Lavín de avanzar en este campo minado será agradecida por el país. En recientes entrevistas ha señalado que está dispuesto a arriesgar su popularidad por aquellas decisiones que cree correctas. Las apuestas en política son el doble o nada: si pisa huevos y éstos resultan quebrados, muchos grupos de interés querrán pasarle la factura. Por otro lado, la tentación de evitar profesores en pie de guerra y estudiantes movilizados es razonable (nadie quiere ser el próximo Martín Zilic). Pero si la opinión pública se cuadra de su lado, su posición dentro de la centroderecha resultará fortalecida y proyectada hacia desafíos mayores. En especial uno llamado Michelle Bachelet.

Link: http://www.papeldigital.info/lt/2010/07/30/01/paginas/010.pdf

Anuncios

LA POBRE LIBERTAD

julio 28, 2010

por Cristóbal Bellolio y Daniel Brieba (publicada en El Quinto Poder el miércoles 28 de julio)

El aumento en la brecha socioeconómica a partir de la distribución del ingreso es uno de los tantos síntomas de la enfermedad que padece Chile. Pero no es ni la causa ni el problema mismo. Desde una perspectiva liberal, toda sociedad puede permitirse desigualdades de ingreso, las que son consideradas tolerables, legítimas y hasta saludables en la medida que el acceso a esas posiciones diferenciadas haya sido relativamente igualitario y que el beneficio social implique necesariamente un beneficio de los menos favorecidos en la repartición de riqueza. Son dos requisitos que, de cumplirse, desdramatizan los números recientemente conocidos. Pero ¿se cumplen?

La realidad de la primera de las condiciones amaga toda tentación de atribuir justicia a la estructura de desigualdad de nuestro país: las recompensas sociales (desde el estatus al ingreso) no están distribuidas en cancha pareja. La pretendida igualdad de oportunidades colisiona de frente con la discriminación, el clasismo y la segregación. Los resultados de este modelo no pueden ser considerados justos por los liberales en la medida que el procedimiento observado careció de reglas compartidas, ignoró el mérito y se echó al bolsillo la genuina competencia. El escándalo, entonces, no está en la desigual distribución del ingreso; el escándalo está en la desigualdad de nuestro sistema escolar y en las exclusiones de nuestro mercado laboral. De muestra un botón: un egresado universitario proveniente de un liceo municipal de una comuna pobre, pero dentro del 10% de mejor rendimiento de su generación, gana menos al entrar al mercado laboral que un compañero proveniente de un colegio privado de una comuna rica que estuvo en el 10% de peor rendimiento de sus pares (Núñez y Gutiérrez, 2004). Lo indignante en este caso no es que dos personas tengan distinta remuneración, sino la desigualdad en el acceso a esa remuneración.

La segunda de las condiciones parece satisfecha. Sabemos que los sectores en situación de pobreza no han mejorado su calidad de vida en la misma proporción de los sectores más acomodados, pero han ido progresivamente aumentando sus ingresos. Tendríamos peores noticias si viéramos cómo los pobres se van haciendo más pobres, lo que en el caso chileno no ocurre a nivel agregado. La canción de Los Prisioneros (“los de arriba suben, los de abajo bajan”) no sería rigurosamente procedente. Aun así, la obsesión por medir los índices de pobreza exclusivamente a partir del ingreso (que es lo que permite adquirir los bienes de la canasta mínima) contradice la mirada contemporánea del problema. Para ésta, pobreza es incapacidad de participar de manera digna en la vida social, y no sólo poca renta. La poca renta es una de las causas importantes de esa incapacidad, pero no la única. Pueden existir prestaciones estatales que no sean traducidas en renta y que generen más capacidad (por ejemplo, garantías en salud o asesoría jurídica), o al mismo tiempo condiciones políticas y culturales que sin relación con el ingreso mejoran notablemente la calidad de vida (participación, igualdad de trato, respeto a la diferencia). Si entendemos el éxodo de la pobreza como desarrollo de esas capacidades, entonces la desigualdad en el ingreso no es el índice absoluto. Lo anterior es difícil de medir, pero es crucial para visibilizar carencias que, no siendo monetarias, limitan la libertad individual de maneras inaceptables. En síntesis, lo que nos debe importar como sociedad no es si una persona dispone de más o menos de $60.000 al mes, sino básicamente si puede ejercer su libertad. Así, la pobreza entendida como incapacidad lesiona la autonomía de los individuos: más pobreza significa menos libertad.

La pregunta que los liberales debemos hacernos es central: ¿es la no-interferencia del Estado realmente el mejor regalo que podemos hacer a quienes no tienen las condiciones mínimas para elegir entre al menos dos cursos de acción? Pareciera que así como el poder público debe ser alejado de nuestros dormitorios justamente en nombre de la libertad, cobra fundamental relevancia en su función de emparejar la cancha y asegurar procedimientos justos (que generen desigualdades justas), así como en su misión de contribuir a que todos los individuos gocen de una perspectiva razonablemente amplia de libertad.

Link: http://www.elquintopoder.cl/fdd/web/sociedad/opinion/-/blogs/la-pobre-libertad

SEBASTIÁN EDWARDS: LIBERAL SIN DOMICILIO

julio 26, 2010

Entrevista de Cristóbal Bellolio (publicada en Revista Capital en la edición del 15 al 29 de julio de 2010)

Cruza la calle con una sonrisa un tanto mentirosa, porque acaba de presenciar la estrepitosa caída de Argentina en el Mundial. Me lo confiesa luego, dándome breves pistas de su vinculación trasandina. Es apenas la hora de almuerzo pero el sol ya presenta su renuncia. No pierdo tiempo y le explico que quiero estrujarlo hablando de política, en todas sus aristas. No indagaré, le advierto, en índices macroeconómicos ni proyecciones de la bolsa internacional. Así es que mientras esperamos el aperitivo me lanzo:

Socialista de juventud, en una época en que no serlo era casi pecado. Hoy, año 2010, ¿cómo te defines políticamente?

Fácil: liberal. Creo en la libertad de las personas para perseguir sus propios objetivos con muy pocas restricciones de parte del Estado.

¿El proyecto que tiene en mente Sebastián Piñera se acerca a esa idea?

El programa es bastante liberal en lo económico, aunque no completamente. En la parte “valórica” parece estarse inclinando hacia ese lado, más de lo que originalmente parecía. Naturalmente hay miembros de la Coalición, sus miembros más católicos y conservadores, que no comparten ese rumbo. Ahora, en términos de objetivo de gobierno, nadie en Chile ha promovido ampliar los márgenes de libertad de las personas. Tres ejemplos: conscripción militar absolutamente voluntaria; voto voluntario pero además con inscripción voluntaria; ley de herencia voluntaria donde pueda dejar mis bienes a quien quiero… ¿Por qué estoy obligado a darle la mitad de dinero a mi mujer y mis hijos? Ahí tienes tres ejemplos de ampliar márgenes de libertad que a mi juicio son obvios. A propósito, me encanta lo que está haciendo Allamand en orden a garantizar derechos a las parejas del mismo sexo. Me encantaría que ese tipo de posiciones fueran mayoritarias en la Coalición de gobierno. La intromisión del Estado paternalista es un insulto al ser humano.

Desde ese punto de vista, ¿crees que el Presidente va a acercarse decididamente a esa derecha liberal o va a navegar entre las tensiones de sus partidarios evitando conflictos?

Creo que va a ser bien pragmático. De hecho, no creo que Sebastián Piñera tenga un “ideario liberal”. Él es un ser muy interesante y muy complejo, y en esa complejidad se mezclan muchas cosas, entre ellas la visión de la Iglesia –que es lo menos liberal que hay- y que está muy presente en su ADN.

Como residente en Estados Unidos, ¿te recuerda algo a George W. Bush esa permanente alusión a Dios? Piñera lo citó siete veces en su discurso del 21 de mayo…

No soy antirreligioso. Un liberal respeta todas las creencias. Creo incluso bueno formar sentimientos espirituales. No soy anti-curas pero tampoco pro-curas. Y Sebastián Piñera es demasiado inteligente como para compararlo con Bush, por más que encontremos similitudes estadísticas.

Los liberales tenemos un dilema a la hora de optar bajo un esquema binominal: o nos vamos con los conservadores a la derecha o con los socialistas a la izquierda. ¿Percibes la necesidad de articular un referente liberal –político, económico y valórico- que compita electoralmente? ¿Lo ves posible?

Creo que es muy difícil, aunque no imposible. Hay muchas dicotomías que se superponen: una visión nostálgica versus una moderna o una proteccionista versus una globalizada. En términos prácticos, me parece más factible juntar a Sebastián Piñera con Ignacio Walker. Creas así un eje moderno, de tipos que valoran viajar, hablan inglés y entienden la globalización. Pero son católicos, no liberales. ¿Cómo romper el actual duopolio? Propongo uno nuevo: los que hablan inglés y los que no. Walker y Piñera a un lado, Escalona y don Patricio en el otro.

Entonces más que reunir a todos los liberales en un mismo bando, prefieres que permeen sus ideas en las respectivas tribus donde actualmente habitan…

Me gusta esa idea. Aunque eso implica combatir toda una cultura. Siempre me ha llamado la atención que los tribunales de disciplina sean instituciones tan importantes en los partidos. En los países avanzados, éstos no existen o no son nunca convocados, porque la rigidez y el autoritarismo partidario no existen. Los partidos allá son amplios; en el laborismo inglés te encuentras con Tony Blair pero también con socialistas de viejo cuño… lo mismo en el Partido Republicano o Demócrata.

Asumo que no te sientes representado por ningún partido político chileno.

No me mantiene despierto el hecho de no ser representado políticamente. Creo que lo correcto es tener una posición “tema por tema”; yo sí tengo posición frente a determinados issues. Si mis preferencias coinciden con el mapa de los partidos o no, me da lo mismo. Eso no es inconsistencia, como creen algunos. Como académico e intelectual sí tengo una ambición por influir en el campo de las ideas, pero no quiero ser gobierno ni ministro.

¿Eso descarta el “servicio a la patria”’? Porque Andrés Velasco decía algo bastante similar desde Harvard.

Pero Andrés tenía ganas de “hacer la pega” y yo no tengo. Oportunidades no han faltado. Me han dado como ministro seguro en todos los gabinetes desde Lagos. Y entonces digo algo que siempre termina molestado al jefe…

En consecuencia lo que te complica la pérdida de independencia…

Las veces en que he pensado hacer el “servicio a la patria” ha sido relacionado a tareas casi puramente técnicas, como el Banco Central, o como asesor con interlocución directa donde no tenga que hablar en público, aunque admiro a la gente que lo hace, incluidos los ministros de hacienda.

¿No compartes la crítica de que una vez como ministros contradicen lo que antes dijeron en papers académicos? 

Eso le critican ahora a Felipe Larraín sobre Codelco. Pero es inevitable una vez que entras al gobierno… “otra cosa es con guitarra”, ¡y más complejo con orquesta completa! No hago reproche por eso. Parte de ser liberal, además, es reivindicar el derecho inalienable a cambiar de opinión. Hay gente que me reprocha haber sido de izquierda a los 17 años y no serlo ahora… ¡a los 17 tenía una polola y ahora no tengo esa polola! No tengo que pedirle perdón a nadie. Lo dijo hasta John Maynard Keynes cuando lo encararon: “cuando la información de la que dispongo cambia, yo cambio de opinión… ¿y usted qué hace?” Que Velasco o Larraín cambien de opinión me parece atendible y respetable… A mí hubo gente que prefirió no contratarme después que dije que ME-O era una opción interesante.

Aunque no estás inscrito en los registros electorales en Chile, hablaste bien de ME-O y de Piñera, omitiste a Frei…

La verdad es que no habría votado por Frei ni en primera ni en segunda. Lo de ME-O era muy atractivo, al menos inicialmente. Creo que luego fue perdiendo ese perfil liberal y tomando un tono más conservador de izquierda. A mi juicio, respecto de su nuevo movimiento, fue una oportunidad perdida no haberlo asociado a un progresismo liberal. Derecha e izquierda son calificativos útiles, aunque no necesariamente los mejores. Es arriesgado lo que trata de hacer ME-O… vamos a ver qué pasa.

Se dice que Patricio Navia o Jorge Edwards cruzaron el río, entendiendo que venían de la llamada “gran familia concertacionista”. ¿Tú también te sentías parte de ella?

En cierto modo, sí. Al mismo tiempo, como siempre he dicho lo que pienso y algunas cosas han molestado a la Concertación, hay muchos en esa “familia” que les gustaría que yo no estuviera en ella –lo que no me preocupa mayormente-. Lo que sí está claro es mi posición absolutamente certera respecto de la dictadura.

Eso te haría miembro originario del clan concertacionista.

Claro, ese rechazo, reprobación y alarma. Hay una combinación liberal, pro mercado y fuertemente anti militar que ha seguido dando vuelta. Pero ser anti militar hoy en día, con FFAA insertas en democracia y supeditadas al poder político, no tiene mucho sentido.

Se ha dicho que la Concertación fue durante 20 años una mayoría no sólo política, sino social y cultural en Chile. Otros añaden: y lo sigue siendo. Eso ha dado pié a teorías que señalan que Piñera ganó “con votos prestados” que en cualquier momento vuelven al redil. ¿Compartes esa tesis? ¿Victoria coyuntural o nueva mayoría social?

En Chile como en todo el mundo se está generando una votación flotante que se va a inclinar hacia la derecha o la izquierda a partir de cuestiones prácticas y coyunturales. Además que existe esa cuestión genuinamente conocida como desgaste político: gente que se cansa de los mismos rostros de siempre. Una mayoría abrumadora y permanente es difícil en democracias representativas modernas… y nada de saludable. Eso de “ganar con votos prestados”, siendo verdad, me parece que desconoce el hecho de que todos de ahora en adelante van a ganar con “votos prestados” del medio, del centro. En nuestro país, en la medida que el recuerdo de la dictadura va pasando, y sus partidarios duros van saliendo de la escena política –o forzados a salir como el caso de Otero- ese centro se va a ir consolidando. La razón de la mayoría concertacionista era el rechazo a la dictadura. Hoy las posiciones de la derecha no son las de la dictadura, aunque todavía queda algo de eso.

A propósito de los fantasmas de la dictadura, ¿Crees que RN pierde a su vez una oportunidad de salir a capturar ese mundo liberal, con declaraciones como las de Carlos Larraín o Sergio Diez respecto de los homosexuales, o al tinte nostálgico-autoritario de los dichos de Miguel Otero o Pedro Sabat?

Sería mucho más sano que la Coalición tuviera dos polos o posiciones más claramente identificadas. Una liberal y moderna, y otra más integrista y conservadora. No creo que sea malo que haya en política un grupo conservador, activo, que luche por sus ideales, pero debe tener como contrapeso otro liberal de ideas progresistas, tolerantes y de avanzada. Y así, que en esta dialéctica hegeliana emerjan políticas públicas.

Esa posibilidad parecía residir en el nombre de Andrés Allamand… ¿Qué pasó?

Yo no descarto que tenga aun futuro político. Tampoco respecto de Evelyn Matthei. Las nuevas generaciones son bienvenidas, pero no es obligatorio enterrar a líderes políticos importantes como ellos. Creo que Andrés está jugando un rol importante y muy sano, planteando cuestiones muy importantes. Espero que no ceje en ese esfuerzo… Hay una demanda verdadera por renovación de la dirigencia política, pero soy escéptico. No veo fácil que se produzca.

Te cambio de tema. El Presidente supuestamente mandata a sus parlamentarios a fiscalizar el gobierno de Bachelet. Pareciera haber una sombra, nada de cómoda, sobre La Moneda: Bachelet sigue encumbrada.

La Alianza debería preocuparse de hacer un buen gobierno y no desgastarse en atacar a la ex presidenta. Eso se verá cuando llegue el momento si acaso es candidata. Supeditar el primer gobierno de derecha a desprestigiar a Bachelet sería un desperdicio y una tragedia para el país. Estoy seguro que eso no está en el espíritu de Piñera. No descarto que esté en el espíritu de algunos estrategas pequeños. Con el liderazgo que tiene, el Presidente debería encargarse que eso no sea así.

¿No envidia Piñera el cariño que los chilenos le tienen a Bachelet? ¿No entorpece eso el foco de su gestión? ¿No estamos frente al mejor alumno del curso que además quiere ser el mejor compañero?

Hay un poco de eso. Debería cambiar de asesor de imagen, porque no creo que su preocupación central sea ser amado. Sebastián Piñera es valiente y pragmático. Por ejemplo, en Chile no se ha valorado lo bien que se ha manejado internacionalmente. Era el candidato ideal para enganchar con Chávez, y para ser ridiculizado por su carácter berlusconiesco. En cambio, Sebastián se ha manejado extraordinariamente bien con Venezuela. Se ha parado de igual a igual con Chávez. Ha logrado que los Kirchner apoyen a Chile en todo. ¡Ha jugado hasta al fútbol con Evo! Pero claro, eso de andar disfrazándose de bombero… es que no debe tratar de ser el mejor compañero. Tiene que tratar de ser mejor presidente. Nadie nunca quiso que Ricardo Lagos fuera mejor compañero, y va a pasar a la historia como uno de los mejores presidentes que ha tenido Chile en toda su historia, comparado con Aguirre Cerda o Balmaceda. Quizás el problema de Piñera es que mira mucho las encuestas. Debiera dejar de hacerlo y preocuparse de lo otro.

¿Qué te parece que algunos hablen del “quinto gobierno de la Concertación” o incluso del “tercero democratacristiano”? ¿Tiene que pasar inadvertido el cambio de mano para desdramatizar la alternancia y a la propia derecha como opción de gobierno?

Eso es inaceptable. Esos “votos prestados” se fueron a la Alianza porque no querían más Concertación. Esto es como hacer zapping: tú no cambias de canal para ver lo mismo. La gente hace zapping cuando se cansa de lo que estaba viendo. Creer que hay que seguir haciendo lo mismo es de una ingenuidad política ilimitada. Los cambios tienen que empezar a notarse, y la gente quiere que se noten. No nos digan que cambiamos de canal para ver la misma telenovela. No deben pedir perdón por ser distintos. Deben celebrarlo, y actuar al respecto.

Pongamos el caso de TVN. Aun no hay director ejecutivo nombrado por el Presidente Piñera. Sus principales rostros son concertacionistas, como Consuelo Saavedra, Mauricio Bustamante o Felipe Camiroaga.

Sería absurdo cambiar a Consuelo Saavedra, por ejemplo. Da exactamente lo mismo que ella de las noticias. Lo absurdo sería que ahora TVN diera la misa del domingo. 

Sigamos con Lagos. Se escribió que el suyo había sido un gobierno donde habían “fallado las políticas públicas, aunque no la política”, reviviendo esa vieja distinción entre técnica y política.

No estoy de acuerdo. Las políticas públicas de Lagos fueron muy importantes en muchos sentidos. El superávit fiscal, el nombramiento de Corbo en el Banco Central, las concesiones, los tratados firmados, la dignidad de Chile en el concierto internacional al no apoyar la guerra de Bush…

Pero eso ya es política y no política pública…

Tiene de ambas. El “paquete Lagos” tiene ciertos aspectos problemáticos como EFE, pero en la sumatoria es muy positivo.

 ¿Podría el gobierno de Piñera sea objeto de la observación inversa partir de sus errores comunicacionales? Tiene la mejor generación de chilenos en términos de preparación técnica, pero se dice que no hay políticos avezados.

Supongamos que eso sea cierto. ¿Cuál es la consecuencia?

No ser reelegidos…

¿Y qué? En todo caso me parece que los no – políticos están aprendiendo muy rápido, entre ellos los ministro de Interior, Salud y Hacienda.

El ministro de Interior ha deslizado críticas a los intelectuales y opinólogos de la política.

Tengo gran admiración por Hinzpeter, pero está equivocado. Uno de los grandes inventos de la humanidad es la división del trabajo. El intelectual tiene que hacer las preguntas difíciles e incómodas y el político tiene que “hacer la pega”. ¡El trabajo del “chupete” Suazo no es aportar al problema de la educación en Chile, lo suyo es hacer goles!

¿Los intelectuales de izquierda son más leales a la causa?

“Intelectual de izquierda” es una contradicción en los términos. Yo no conozco ninguno. El intelectual por definición tiene que ser independiente. En este país ser intelectual es incompatible con pertenecer a un partido político… ¡Yo no quiero me anden pasando a cada rato al tribunal de disciplina!

Link: http://www.capital.cl/reportajes-y-entrevistas/liberal-sin-domicilio-2.html

CONSEJOS DE MAQUIAVELO AL PRESIDENTE PIÑERA

julio 22, 2010

por Cristóbal Bellolio (publicada en Reportajes de La Tercera el 18 de Julio de 2010)

Cerca de cumplirse los 500 años de la redacción de “El Príncipe”, el más memorable de los manuales políticos, asumimos la voz de Maquiavelo para recomendar a Sebastián Piñera, cual Lorenzo de Médicis contemporáneo, los cursos de acción que -según el florentino- asegurarían el éxito de los gobernantes y la obtención de la gloria.

 

“Su Magnificencia:

Ante la acusación de falta de expertise política y déficit comunicacional de vuestra empresa, me tomo la excesiva libertad de orientarlo, con una serie de consejos recabados en la observación histórica, con el objeto de que vuestra notabilísima gestión a la cabeza de la singular república de Chile llegue a buen término.

1 Reduzca el espacio de la Diosa Fortuna

Su Magnificencia no llegó al poder por casualidad. Nadie le ha puesto la tarea fácil. Y quienes conquistan La Moneda por propia virtud y no por el influjo de la fortuna, tienen buenas perspectivas de conservarla. Para eso, reduzca los espacios dejados a la improvisación y el azar, prevea los escenarios complejos y haga la pérdida respecto de vuestros propios caprichos de invulnerabilidad. Construya diques de política sólida para enfrentar los temporales causados por la inexperiencia oficialista y la belicosidad opositora.

2 Sea temido o amado, nunca odiado

Don Ricardo I fue temido. La Reina Michelle amada. Si el primero se imponía por presencia y severidad, la segunda generaba la magia del afecto horizontal. Si hubiera que escoger, le aconsejaría ser temido, pues los hombres aman según su voluntad, pero temen según la vuestra. Lo importante es que su Magnificencia no intente ser ambas a la vez. Esto porque aquellos que intentan desesperadamente ganar el amor de los súbditos pueden terminar despertando más bien odio y antipatía, único sentimiento que debe evitar a toda costa.

3 Sea Pragmático

Quien se preocupa de cómo se debe vivir antes que cómo efectivamente se vive, conoce rápidamente su ruina política. Su Magnificencia se apasiona con el saber de las encuestas, en lo que se explica buena parte de su encomiable carrera. Siga así. No se deje aprisionar por el dogma o la ortodoxia. Eso implica, con el debido respeto, abandonar ciertos supuestos religiosos que distorsionan lo que ocurre en la vida real de los súbditos. Los chilenos ya no creen en un solo modelo de familia y cuestionan las enseñanzas de la Iglesia. Acepte su libertad; no navegue contra la corriente.

4 Deseche Promesas

Nada le obliga a cumplir al pié de la letra su programa: siempre hay motivos legítimos para justificar su inobservancia. La Concertación se ha llenado la boca veinte años con la reforma del sistema binominal y no ha hecho nada al respecto. A su Magnificencia no se le juzgará distinto. Dar un giro y cambiar de opinión son habilidades propias de la zorra, tan útil para sortear las trampas y llegar a puerto. Simule y disimule cuanto sea necesario (mientras no haya grabadoras cerca), pero sepa también convertirse en león para atrapar a su presa y no dejarla escapar cuando llegue el momento.

5 Alimente algún Conflicto

Recuerde siempre al pánzer Insulza en el episodio de las reformas laborales. Ponga a su adversario contra la pared, cuando el exceso de paz haga indistinguibles las dos opciones del espectro y adolezca de un candidato carismático. Envíe proyectos de ley que dividan a la oposición, y siéntese a observar el mismo espectáculo que dio la Alianza durante tantos años. Aproveche también la contingencia de salir a marcar posición al exterior, cuando requiera subir vuestros bonos de prestancia internacional.

6 Conserve el Poder

Una vez alcanzado, el objetivo de todo gobernante es conservar el poder. Con las particularidades de vuestro sistema democrático, esto se hace imposible sin ser tachado de pretendido dictador. La proyección pacífica de su mandato, por ende, pasa por reelegir en las urnas a su coalición. Tenga presente la importancia de un delfín en quien pueda prolongar su obra. Volver a los aposentos de la oposición el año 2014 haría del vuestro un paréntesis con serio riesgo anecdótico. De esa manera de reducen las posibilidades de que vuestra estatua adorne plazas y vuestro nombre bautice avenidas.

En la esperanza que su Magnificencia se tome a bien estas indignas recomendaciones, se despide eternamente suyo y presto a servirle,

Nicolás Maquiavelo”

THINK PUNK: COMPENDIO N°2

julio 15, 2010

Adjuntamos las últimas cuadro ediciones de Think Punk de Revista Capital, en archivo pdf, para el deleite de los politiqueros con tendencias lúdicas y misceláneas:

Edición del 15 de Julio: Think_Punk_280[1]

Edición del 2 de Julio: Think_Punk_279[1]

Edición del 18 de Junio: Think_Punk_278[1]

Edición del 4 de Junio: think_punk_277[1]

SIN LUGAR PARA LOS LIBERALES

julio 12, 2010

A petición de los muchachos de Política Stereo, dejamos con ustedes una reflexión sobre el difícil escenario de quienes se autodefinen liberales respecto del mapa político chileno, particularmente en el llamado a ser el partido más moderado de la centroderecha:

Link: http://www.politicastereo.tv/blog/post/795

ASUNTO: HALCÓN Y CAMALEÓN

julio 9, 2010

por Cristóbal Bellolio (publicada en El Mostrador el jueves 8 de julio)

Si alguien pensaba que la derecha se dividía entre liberal y conservadora sólo por las denominadas cuestiones “valóricas”, se equivocaba. En el ámbito político subyace también una grieta que separa los espíritus democráticos de aquellos con nostalgia del autoritarismo, o dicho en forma más adecuada al presente caso, entre aquellos que aceptan las reglas del juego de la libertad de expresión y aquellos que cuando ostentan el poder sienten la tentación de utilizarlo para intervenir dicho juego. 

El viejo proverbio “los cuidados del sacristán terminan matando al cura” debe estar rondando en La Moneda. En las últimas semanas han desfilado por los medios de comunicación connotadas figuras de oficialismo haciendo contraproducentes defensas del prestigio del primer mandatario. Primero por los desaires del mundo del fútbol (que llevó a un alcalde a pedir la expulsión del territorio chileno de Marcelo Bielsa, recordando tristes prácticas de otra época), y luego por la imitación del Presidente de la República en un programa de televisión, lo que pudiendo ser una cuestión meramente anecdótica fue convertida por sus partidarios en un problema de Estado. En el próximo encuentro en Cerro Castillo la instrucción debería ser, para todos ellos, “no me ayuden tanto compadres”. No tiene nada de malo mostrarse leal y aguerrido; la torpeza política es aparecer histérico y sobregirado. Suponemos que cuando Allamand pide por los diarios una vocería más encaradora, se refiere a lo primero y no a lo segundo.

Estos errores no forzados no sólo contribuyen a alimentar a una Concertación ociosa y hambrienta de polémica facilona (que olvida que en sus tiempos llamaba “femicidio político” a cualquier crítica subida de tono contra Michelle Bachelet, incluidas las alusiones humorísticas), sino que fundamentalmente desperfila el buen trabajo que se estaba haciendo desde que el Ejecutivo retomó el control de la agenda tras la venta de LAN. Nuevamente, están bailando una música que ellos no pusieron. Alguien dijo que a Lagos le habían fallado las políticas públicas, pero no la política. El riesgo para Sebastián Piñera es el opuesto: que su equipo ejecute bien el diseño e implementación de las primeras, pero haga agua en su capacidad de comunicar sus aciertos por otros distractores artificiales de factura interna.

Sin embargo, esta discusión abre una vertiente que no puede ser asimilada a la mera inexperiencia del oficialismo. La libertad de expresión cobra toda su relevancia cuando su producto disgusta al gobernante. Si sólo se pudiera decir públicamente aquello que nos encanta escuchar, no tendría mucho sentido hablar de ella. Parte de la fortaleza política y moral con la cual Sebastián Piñera enfrenta a Hugo Chávez o a la dictadura castrista viene de esta íntima convicción democrática. La rabieta, berrinche o “malestar” de palacio se nota demasiado cuando se cita al directorio de TVN bajo el rótulo “Asunto: Halcón y Camaleón”. La fortaleza de las convicciones democráticas pierde peso.

El Presidente ha dado muestras repetidas de resiliencia. No lo botó una grabadora Kioto, no naufragó ante un Almirante, no lo sepultó el “cosismo” en sus mejores tiempos, no sucumbió ante la SVS… no se va a amilanar ahora ante la genialidad de un imitador y la complicidad de un animador. Sebastián Piñera tendrá el pragmático derecho de evitar tensiones entre las dos almas que conviven en su gobierno respecto de las espinudas cuestiones “valóricas”. En ese ámbito, los liberales ya perdimos toda esperanza de presenciar una administración vanguardista. Pero si quiere hablar de “nueva derecha”, entonces donde no tiene derecho a vacilar es en la erradicación total y definitiva de los fantasmas de la intolerancia y el gatillo censurador, insumos de un autoritarismo que nadie quiere reeditar.

Link: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2010/07/08/asunto-halcon-y-camaleon/

Did you know: War on Drugs

julio 7, 2010

Ayer se dieron a conocer los resultados de la última encuesta sobre el uso de drogas en etapa escolar. El CONACE, una vez más, debe aceptar su fracaso. Acá va una buena síntesis de los datos que disponemos en un panorama más global (agradecimientos al tuitero Martín Mois), que ameritan un serio debate sobre la despenalización, al menos, de algunas sustancias actualmente ilícitas:

Apology Letter to Maradona, or to the Soccer World?: Don’t cry for me Argentina

julio 6, 2010

Por recomendación tuitera de Patricio Navia llegamos a este interesante paralelo del gran Daniel Kaufmann entre resultados en el fútbol y calidad de las instituciones, publicado en su blog personal. Vale la pena una leída:

“The Letter, entitled ‘An Apology to Maradona, a Rolicking Genius’, was published just before yesterday’s World Cup game between Argentina and Germany.  Excerpted, it reads: “Dear Diego:  It is high time that we critics say sorry, and thank you.  We misjudged your appointment as coach.  We believed that the 78-year-old president of Argentina’s soccer federation, had lost reason in asking you, a fading icon without a coaching badge, to lead it through this World Cup.  Well, so much for [our] so-called expertise.  You liberate the team, play to its strengths, attack, attack, attack… And you also liberate us.  When your team rips apart the caution of opponents, we feel like children who all want to be attackers.  [Your] enthusiasm reminds us that soccer is a simple game. Your team has superior attacking skills, so let it play to its nature…  Genius, playing to your own rules. You know, but probably do not care, that only two men have won the World Cup as a player and a coach. Mário Zagallo for Brazil…  Franz Beckenbauer captained Germany to the title in 1974, and was its manager in 1990… [Like you], Beckenbauer had no background on the sideline. [I]t’s time to say mea culpa, and mean it.” …

What’s the big deal here?   Thousands of letters are written to famous people every day, some more outrageous than others. Well, this ‘Letter’ appeared as a prominent column in the New York Times, penned by no other than the NYT’s own noted soccer writer Rob Hughes.  Within hours of  his very public apology to Maradona in the NYT, Maradona’s national soccer team was in tatters, having been trashed 4-0 by Germany in the worst defeat in a World Cup game in 36 years.

For starters, the New York Times column should obviously qualify as the worst-timed piece of writing during this World Cup in South Africa (and arguably in any Cup).  That is the easy part; the writer would not have published such an outrageous piece one day later.

The NYT article would also qualify atop the ‘chutzpah‘ index, since the NYT writer represents himself as the voice for all football critics.  Not once he used ’I’ in his own piece, instead writes as ‘We critics’ in his Letter full of hyperbole.  And it is as if the writer, though a soccer pundit, did not realize that Argentina, before its game against Germany, had not yet met its match and been truly tested in this World Cup, having played against weaker teams that were ranked so much lower in the soccer world standings. Argentina beating weaker teams can easily result from the brilliance of key players; in spite of the failings of a coach.

That was certainly the case regarding the 3 games Argentina played against weak teams in his Group at the Cup, easily qualifying to play Mexico in the round-of-16, when Argentina also benefitted from a glaring offside goal that the referee could not annul because the video replay (which FIFA bans from being an input to the ref’s decision!) exposed to all in the stadium, including the ref, that the goal was invalid by a mile. Such was Argentina’s over-hyped trajectory at the South Africa World Cup, prior to meeting its (German) match.  On that flimsy basis we were all served the NYT Letter of Apology to Maradona.

But there is a much deeper problem.  The Letter betrays ignorance regarding what it takes to be a great soccer coach, and the importance of good governance, at both the institutional and national level, to attain lofty results in soccer. The misleading comparison with the great Franz Beckenbauer illustrates one key failing of the Letter. Beckenbauer may not have had formal coaching credentials when he became the manager (coach) of Germany’s national team in 1990, but he was already known as a brilliant tactician on the field. Beckenbauer the player had invented the football role of the attacker sweeper, or libero. As a manager of the German national team and of various well known soccer clubs he accumulated a number of championship trophies. Both as a player and coach he exhibited work ethic and discipline. These virtues sharply contrast Beckenbauer with Maradona.

Maradona disastrous coaching trajectory in past years is well known.  Prior to being asked to coach the national team preparing for the South Africa World Cup, he had tried to coach two club teams in Argentina, winning 3 games out of 23 (with one of the teams folding altogether).  He had started coaching right after being banned from soccer for over a year following the World Cup in the U.S. in 1994, due to his (recurrent) doping. During the qualifying stage prior to the current World Cup in South Africa, Maradona’s team nearly failed to make it to the World Cup, in spite of playing against so many less talented South American teams.  The stories surrounding his work ethic and lack of discipline as a coach are also well known, and, together with his repeated bouts with drugs and alcohol, provide a very poor example to millions of soccer youth who know what a gifted player he was in the past.

Simply stated, good governance at the institutional level, whether for a soccer team or another organization, is the ability of the team to attain results where the whole exceeds the sum of its parts. In the ongoing soccer World Cup, countries like Ghana, Uruguay, Paraguay and arguably South Korea, Japan, Slovakia, the U.S. and Chile, may belong to this group, among others:  their achievements are not mainly due to numerous world stars in their team, but their teamwork instead.

Italy, England, France and some African teams (other than Ghana and South Africa) clearly belong to the group where the ‘whole-is-much-less-than-the-sum-of-its-parts’, and now I would also add Argentina and Brazil to that group. The quality of the coach, via the team’s strategy, tactics, and discipline, is critical in determining whether the whole exceeds or not the sum of its parts.

Yesterday’s lopsided Germany-Argentina game was a case study of contrasts in teamwork, preparation, and discipline. The defensive breakdowns by Argentina were egregious, contrasting the effectiveness of the German’s defense. And Germany not only showed how potent (and often exciting) its offense can be, but it exhibited such discipline that it was not caught offside a single time, while Argentina had 5 offsides!   The superior collective physical fitness preparation of Germany was also in clear evidence.

Good governance at the organizational level (which gets reflected in the quality and effectiveness of the manager-coach) tends to be correlated with good governance at the national level (even if not hand-in-hand in every case).  Countries like the Netherlands and Germany are among the best governed in the world, while Uruguay (alongside Chile) is atop governance ratings in Latin America.

Countries like Argentina, Nigeria, Greece and Italy have much poorer standards of national governance. No wonder that the quality of governance at the national level often better explains success in soccer than the country’s size (economy, population).  Uruguay, a country with less than 4 million people, and Netherlands, with only 16 million, both advancing to the semi-finals, illustrate the point.

Instead of a New York Times letter of apology to Maradona, what is needed is the exact opposite: a letter of apology to the millions of devoted Argentinian and world soccer fans (including truly yours), who admire the superb quality of Argentinian players. Due to misgovernance, these great players were not guided to play at the standards of cohesion, superb physical training, and discipline required to compete with the powerhouses at the World Cup.

Subpar governance extending beyond the coach in the Argentinian case is exemplified by the fact that Maradona yesterday had the gall to declare right after the debacle with Germany that he will consider his own future as the national team coach, betraying a complete failure of accountability by himself, by the Argentinian national soccer federation, and beyond.

Last, but not least, a serious open letter regarding Argentina at the World Cup should make clear to the current generation of young soccer players and fans that, irrespective of Maradona’s fantastic playing skills decades ago, his antics in recent and not-so-recent years are anathema to what a role model in sports ought to be, and ultimately they do result in personal and team failure.”

Link: http://thekaufmannpost.net/apology-letter-to-maradona-or-to-the-soccer-world-dont-cry-for-me-argentina/#more-2433

EL CANAL DEL MUN…

julio 2, 2010

por Cristóbal Bellolio (publicada en Revista Capital en su edición del 2 al 14 de julio)

TVN rompió la promesa que le da sentido. “El canal de todos los chilenos” dijo ser “el canal del mundial”, pero transmite en directo apenas la mitad de los partidos. Los compatriotas que no pueden pagar un operador privado de cable (la inmensa mayoría), deben conformarse con mirar aquellos compromisos que un grupo entre cuatro paredes decidió que podíamos ver.

¿Es esto un ultraje? ¿Son los goles, como sostuvo Cristina Kirchner en Argentina, un derecho? No me parece. El problema es de otra índole. Recuerdo a mitad de semana al conserje de mi edificio esperando con ansias el partido de las 7:30 am. Con mala cara, se conformaba con escuchar los intrascendentes relatos de un amor farandulero. Tuve que darle las malas noticias: TVN no transmitiría ese match, ni el siguiente. Me miró incrédulo: “…pero si es TVN”. En sus ojos estaba la lectura que hacen millones de chilenos; aun entendiendo que la televisación del Mundial es un negocio, existe un canal supuestamente público que tiene por misión obrar con criterios distintos de los comerciales.

Mis amigos liberales me señalan que justamente por ser una empresa pública, el manejo de sus limitados recursos debe ser responsable: hay mejores usos de la plata fiscal que invertir en que veamos Eslovaquia vs Nueva Zelanda. Suena razonable; nosotros seríamos los excéntricos que nos quejamos porque el Estado no subsidia nuestro vicio. Valgan algunas precisiones: La programación de TVN se configura en base al autofinanciamiento. No hay recursos desviados de programas sociales para comprar derechos FIFA. Y luego, si creemos en el rol distintivo de TVN, entonces tenemos que aceptar que se produzcan instancias en las cuales el desembolso sea puro gasto (eso en el peor de los escenarios, ya que cedieron la exclusividad a DirectTV cuando la selección nacional aun no se había clasificado, pensando que a nadie le interesaría ver y auspiciar el evento de Sudáfrica). En síntesis, por mal ojo y traición a su lema, pulgar abajo para TVN. 

Link: http://www.capital.cl/reportajes-y-entrevistas/los-frentes-abiertos-de-tvn.html