CONSEJOS DE MAQUIAVELO AL PRESIDENTE PIÑERA

por Cristóbal Bellolio (publicada en Reportajes de La Tercera el 18 de Julio de 2010)

Cerca de cumplirse los 500 años de la redacción de “El Príncipe”, el más memorable de los manuales políticos, asumimos la voz de Maquiavelo para recomendar a Sebastián Piñera, cual Lorenzo de Médicis contemporáneo, los cursos de acción que -según el florentino- asegurarían el éxito de los gobernantes y la obtención de la gloria.

 

“Su Magnificencia:

Ante la acusación de falta de expertise política y déficit comunicacional de vuestra empresa, me tomo la excesiva libertad de orientarlo, con una serie de consejos recabados en la observación histórica, con el objeto de que vuestra notabilísima gestión a la cabeza de la singular república de Chile llegue a buen término.

1 Reduzca el espacio de la Diosa Fortuna

Su Magnificencia no llegó al poder por casualidad. Nadie le ha puesto la tarea fácil. Y quienes conquistan La Moneda por propia virtud y no por el influjo de la fortuna, tienen buenas perspectivas de conservarla. Para eso, reduzca los espacios dejados a la improvisación y el azar, prevea los escenarios complejos y haga la pérdida respecto de vuestros propios caprichos de invulnerabilidad. Construya diques de política sólida para enfrentar los temporales causados por la inexperiencia oficialista y la belicosidad opositora.

2 Sea temido o amado, nunca odiado

Don Ricardo I fue temido. La Reina Michelle amada. Si el primero se imponía por presencia y severidad, la segunda generaba la magia del afecto horizontal. Si hubiera que escoger, le aconsejaría ser temido, pues los hombres aman según su voluntad, pero temen según la vuestra. Lo importante es que su Magnificencia no intente ser ambas a la vez. Esto porque aquellos que intentan desesperadamente ganar el amor de los súbditos pueden terminar despertando más bien odio y antipatía, único sentimiento que debe evitar a toda costa.

3 Sea Pragmático

Quien se preocupa de cómo se debe vivir antes que cómo efectivamente se vive, conoce rápidamente su ruina política. Su Magnificencia se apasiona con el saber de las encuestas, en lo que se explica buena parte de su encomiable carrera. Siga así. No se deje aprisionar por el dogma o la ortodoxia. Eso implica, con el debido respeto, abandonar ciertos supuestos religiosos que distorsionan lo que ocurre en la vida real de los súbditos. Los chilenos ya no creen en un solo modelo de familia y cuestionan las enseñanzas de la Iglesia. Acepte su libertad; no navegue contra la corriente.

4 Deseche Promesas

Nada le obliga a cumplir al pié de la letra su programa: siempre hay motivos legítimos para justificar su inobservancia. La Concertación se ha llenado la boca veinte años con la reforma del sistema binominal y no ha hecho nada al respecto. A su Magnificencia no se le juzgará distinto. Dar un giro y cambiar de opinión son habilidades propias de la zorra, tan útil para sortear las trampas y llegar a puerto. Simule y disimule cuanto sea necesario (mientras no haya grabadoras cerca), pero sepa también convertirse en león para atrapar a su presa y no dejarla escapar cuando llegue el momento.

5 Alimente algún Conflicto

Recuerde siempre al pánzer Insulza en el episodio de las reformas laborales. Ponga a su adversario contra la pared, cuando el exceso de paz haga indistinguibles las dos opciones del espectro y adolezca de un candidato carismático. Envíe proyectos de ley que dividan a la oposición, y siéntese a observar el mismo espectáculo que dio la Alianza durante tantos años. Aproveche también la contingencia de salir a marcar posición al exterior, cuando requiera subir vuestros bonos de prestancia internacional.

6 Conserve el Poder

Una vez alcanzado, el objetivo de todo gobernante es conservar el poder. Con las particularidades de vuestro sistema democrático, esto se hace imposible sin ser tachado de pretendido dictador. La proyección pacífica de su mandato, por ende, pasa por reelegir en las urnas a su coalición. Tenga presente la importancia de un delfín en quien pueda prolongar su obra. Volver a los aposentos de la oposición el año 2014 haría del vuestro un paréntesis con serio riesgo anecdótico. De esa manera de reducen las posibilidades de que vuestra estatua adorne plazas y vuestro nombre bautice avenidas.

En la esperanza que su Magnificencia se tome a bien estas indignas recomendaciones, se despide eternamente suyo y presto a servirle,

Nicolás Maquiavelo”

Anuncios

2 comentarios to “CONSEJOS DE MAQUIAVELO AL PRESIDENTE PIÑERA”

  1. Magdalena Diaz Says:

    Extraordinaria!!! te felicito.

  2. Pablo MUller Says:

    Que increible similitud con lo obrado por Chavez!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: