UN DISCURSO DE JUSTICIA

por Francisco Javier Urbina (publicada en La Tercera el martes 8 de noviembre de 2011)

PARECIERA que últimamente el gobierno ha logrado contestar mejor a las demandas estudiantiles. “A La Moneda le volvió el habla” fue el término que usó Cristóbal Bellolio. El gobierno logró poner dos ideas centrales arriba de la mesa: la educación gratuita beneficia a los más ricos, y la gratuidad que pide la Confech dejaría afuera a la mayoría de estudiantes matriculados en universidades e institutos privados. Después de tanta discusión y tantas ofertas ¿qué tiene esta respuesta que parece más efectiva?

Lo que la distingue, es que está  en el mismo plano que el discurso de los estudiantes. El discurso de los líderes estudiantiles es marcadamente moral. Lo que denuncian es un pecado que está en la esencia de nuestro sistema educacional. La principal falencia del sistema no sería su ineficacia, sino su injusticia: el sistema viola derechos básicos.

Uno no puede contestar un discurso así con ofertas de plata y algunos ajustes. No sólo porque no se hace cargo de la demanda, sino porque es una respuesta débil. Es débil porque la justicia tiene primacía por sobre otras consideraciones. El filósofo político John Rawls, siguiendo una antigua tradición, decía que “la justicia es la primera virtud de las instituciones sociales, así como la verdad lo es de los sistemas de pensamiento. Una teoría (…) debe ser rechazada o revisada si es falsa; de la misma forma las leyes e instituciones, no importa qué tan eficientes o bien organizadas, deben ser reformadas o abolidas si son injustas”. Por eso los reclamos de derechos de justicia tienen una preeminencia frente a otras consideraciones. “Cartas de triunfo”, las llamó Ronald Dworkin. Esa metáfora es útil para nosotros, pues muestra la eficacia retórica de los derechos. Si yo dijera que uno tiene derecho a un debido proceso, no se puede replicar que sería más eficiente que no lo  hubiera y mostrarme un gráfico del colapso de los tribunales. Esas son consideraciones muy débiles frente a la fortaleza de un derecho humano. Los estudiantes echan mano a la artillería pesada del discurso moral, mientras el gobierno contesta con rasguños.

Si se va a desafiar el discurso estudiantil, lo correcto es hacerlo en su mismo terreno. El gobierno barruntó esta opción y parece acercarse a una discusión sobre principios de justicia. Las recientes críticas a la Confech apuntan básicamente a mostrar que sus propuestas benefician a una facción de la elite y, por lo tanto, son injustas. Esto muestra el camino a seguir. La discusión sobre el llamado “relato” de hace algunos meses no logró identificar con precisión qué tipo de discurso hacía falta. Hoy podemos entenderlo mejor: el gobierno debe articular un discurso basado en principios de justicia.

Su visión del progreso en distintas áreas debe ser defendida no sólo en términos técnicos, sino de derechos y deberes. En esto, la falta de relato es sólo un síntoma casi trivial de un problema más profundo. La derecha no ha elaborado un proyecto de país basado en principios, y antes de hacer esa tarea intelectual, mal podrá “relatarnos” sus resultados. Al gobierno y al país les llora esa reflexión.

Link: http://www.latercera.com/noticia/opinion/ideas-y-debates/2011/11/895-403687-9-un-discurso-de-justicia.shtml

Anuncios

4 comentarios to “UN DISCURSO DE JUSTICIA”

  1. GRAZNIDO Says:

    Que cosa más absurda el sistema funcionando que ha permitido dar un salto cuántico de Chile está inspirado en la visión de la centro derecha y los fundamentos de la economía liberal, el relato es tan solido que durante 20 años la Concertación no lo cambió y al contrario lo profundizó en algunos aspectos.,
    La verdad es que son los indignados la izquierda y la actual Concertación los que no tienen relato, brújula ni ideas precisas solo bronca y ansias de revancha a como de lugar

  2. Hugo Fuentes Says:

    independiente a los errores de la concertación, el estado actual de la educación en Chile debe ser modificado. Así lo dicen TODOS los indicadores, los políticos, los intelectuales y un largo etc. Si el gobierno no quiere entender, se hacen un daño a ellos mismos, y peor, al país todo. Esos aumentos de presupuesto propuestos no vienen a cambiar nada sustancial, y si tienen un proyecto a mediano y largo plazo, por favor que lo presenten. La gran mayoría del país no quiere seguir con inestabilidad, y para eso, por favor que el gobierno se ponga los pantalones de una buena vez. Esta descripción es compartida incluso por personas de derecha. Si los estudiantes se equivocan, pidiendo gratuidad sólo para la elite, es función de ese mismo gobierno hacer notar aquel supuesto error y su injusticia (juicio que no comparto por cierto), pero debe también mostrar el CAMINO ALTERNATIVO, y es en eso donde falla. Si se quedara sólo afirmando en la injusticia de la solicitud de los universitarios, nos quedamos en las mismas y como ya dije, en educación, tanto escolar como universitaria, se necesitan cambios estructurales.

  3. GRAZNIDO Says:

    CALIDAD es lo que le falta a la educación, en eso todo el mundo estaba de acuerdo, había que empezar por lo que sucede en la sala de celases, para eso el gbno tomó algunas medidas limitadas porque tanto la oposición como el gremio intocable de los profesores pusieron todo tipo de objeciones y salió lo que salió el 2010

    Pero el 2011 el movimiento estudiantil dominado por el PC y acosado por los ultras y anarcos, pateó la mesa y plantea lo que llama una reforma estructural de contornos variables que van desde la gratuidad, fin al lucro, a la municipalización hasta un cambio de paradigma del modelo económico social; así el discurso de los estudiantes varía según la situación táctica sin olvidar jamas que su objetivo final es el cambio de paradigma. Es decir la posición de los estudiantes es absolutamente incompatible con la democracia representativa que vivimos y el mercado, en otras palabras según su argumentación mientras el sistema económico social actual siga vigente es imposible una educación igualitaria para todos los chilenos.

    Lo demás son cuentos y cantos de sirena, los estudiantes y cierta Concertación desean un cambio de paradigma pero no se atreven a plantearlo abiertamente a TODA la ciudadanía. ¨¿porque?, porque el sistema que se aplica hoy permitió dar un salto cuantico desde un Chile miserable a un Chile estrella en el vecindario y eso no se puede borrar con palabrería.

    A los estudiantes les falta mucha honestidad y todo lo que hacen es “comprar” como el mejor mercachifle la voluntad de la gente con la zanahoria de la gratuidad, de la calidad nada, absolutamente nada, el hecho mismo que Gajardo, presidente del factico gremio de profesores, sea actor principal del movimiento revela la gran hipocresía.

    El gobierno legitimo de Chile defiende el estado de derecho, la democracia y la libertad como puede hacerlo y no se le puede pedir que se baje los pantalones.

    Basta de ladinadas.

  4. GRAZNIDO Says:

    CALIDAD es lo que le falta a la educación, en eso todo el mundo estaba de acuerdo, había que empezar por lo que sucede en la sala de celases, para eso el gbno tomó algunas medidas limitadas porque tanto la oposición como el gremio intocable de los profesores pusieron todo tipo de objeciones y salió lo que salió el 2010

    Pero el 2011 el movimiento estudiantil dominado por el PC y acosado por los ultras y anarcos, pateó la mesa y plantea lo que llama una reforma estructural de contornos variables que van desde la gratuidad, fin al lucro, a la municipalización hasta un cambio de paradigma del modelo económico social; así el discurso de los estudiantes varía según la situación táctica sin olvidar jamas que su objetivo final es el cambio de paradigma. Es decir la posición de los estudiantes es absolutamente incompatible con la democracia representativa que vivimos y el mercado, en otras palabras según su argumentación mientras el sistema económico social actual siga vigente es imposible una educación igualitaria para todos los chilenos.

    Lo demás son cuentos y cantos de sirena, los estudiantes y cierta Concertación desean un cambio de paradigma pero no se atreven a plantearlo abiertamente a TODA la ciudadanía. ¨¿porque?, porque el sistema que se aplica hoy permitió dar un salto cuantico desde un Chile miserable a un Chile estrella en el vecindario y eso no se puede borrar con palabrería.

    A los estudiantes les falta mucha honestidad y todo lo que hacen es “comprar” como el mejor mercachifle la voluntad de la gente con la zanahoria de la gratuidad, de la calidad nada, absolutamente nada, el hecho mismo que Gajardo, presidente del factico gremio de profesores, sea actor principal del movimiento revela la gran hipocresía.

    El gobierno legitimo de Chile defiende el estado de derecho, la democracia y la libertad como puede hacerlo y no se le puede pedir que se baje los pantalones.

    Basta de ladinadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: