La crisis de RN mirada desde la centroizquierda

A continuación transcribimos dos buenas columnas de analistas vinculados a la Concertación que dan su visión respecto de las dificultades internas que vive Renovación Nacional y las perspectivas de una derecha distinta:

LA DERECHA QUE NO FUE

por Ernesto Águila (publicada en La Tercera el 7 de diciembre de 2011)

LA DURA y cada vez menos disimulada disputa que se vive en Renovación Nacional (RN), junto con poner en evidencia que el Presidente de la República carece de un partido propio, remite a un tema de mayor calado histórico: el fracaso de la constitución en Chile de una ” derecha liberal”; es decir, de una derecha proclive a una democracia sin tutelajes de ninguna especie, abierta a la diversidad y al pluralismo moral de la sociedad, con una postura sin ambigüedades ni matices, frente a las violaciones a los derechos humanos ocurridas en Chile en el período 1973-1990.

Esta derecha “liberal-democrática” existió embrionariamente y jugó un rol importante en el período tardío de la dictadura y a comienzos de los 90, a través del Acuerdo Nacional, las reformas laborales y tributarias, y su mayor apertura política. Pero fue torpedeada y finalmente subordinada mediante episodios como el “espionaje telefónico” del 92 y la derrota de Allamand en la senatorial del 97. La derecha de impronta conservadora-autoritaria, unida a los llamados “poderes fácticos” (por usar una expresión de la época) se encargó de tornar inviable el surgimiento de esta otra derecha.

Con el paso de los años, esta derecha liberal se fue dispersando y desdibujando. La otrora “patrulla juvenil” se disolvió, cada uno de sus integrantes siguió su camino y para sobrevivir políticamente debió “madurar”, rendir tributo y dar pruebas de lealtad a la derecha conservadora que había terminado por imponerse sin contrapesos. Así, Allamand logró llegar al Senado en 2005, gracias a la omisión de la UDI, y con sus tesis del “desalojo” terminó de quedar claro que del desierto y de su travesía había regresado más conservador que liberal.

Desaparecida en los 90, la “derecha liberal” fue el momento de la UDI y de la tesis de la “derecha popular”, la que estuvo muy cerca de conquistar el gobierno. Finalmente y por esas paradojas de la política, quizás la paradoja es la forma propia de la política, la derecha logró acceder al gobierno a través de un candidato y de un programa de corte “liberal-democrático”. Pudo haber sido la hora de los liberales. Sin embargo, a poco andar quedó en evidencia la orfandad política de este proyecto cada vez que intentó expresarse (reforma al binominal, proyecto de Vida en Común, entre otras). Posiblemente el punto más bajo fue su pasividad frente al homenaje a Krassnoff y su repliegue ante al avance dentro de la derecha mayoritaria, del “negacionismo histórico” en materia de violaciones a los derechos humanos que este episodio hizo evidente.

El fracaso de la conformación de un núcleo político liberal en forma, hoy reducida a los márgenes de RN, de unos pocos grupos juveniles e intelectuales, y de manera neutralizada dentro del gobierno, posiblemente, sea una de las asignaturas pendientes de la transición y una de las razones (no la única) del inmovilismo político-institucional de estos últimos lustros. En el fondo, interroga sobre la real viabilidad que un liberalismo político con capacidad hegemónica pueda domiciliarse con éxito alguna vez en la derecha chilena. La “derecha liberal” fue una de esas “eternas promesas” de los últimos 20 años, una promesa cuyo incumplimiento ha tenido consecuencias históricas negativas para el país.

Link: http://latercera.com/noticia/opinion/ideas-y-debates/2011/12/895-409639-9-la-derecha-que-no-fue.shtml

_______________________________________________________________________________________

LIBERALES Y CONSERVADORES EN RENOVACIÓN NACIONAL

por Sergio Micco (publicada en El Mostrador el 21 de diciembre de 2011)

El debate al interior de Renovación Nacional ha ido subiendo en intensidad. Hay quienes creen que sólo se trata de una querella interna que dice relación con cupos de poder, internos y de nominación de candidatos municipales. Otros lo asocian a una conflictiva relación entre su presidente, el senador Carlos Larraín, con el Presidente de la República. Finalmente, la senadora Lilly Pérez ha planteado que se trata de una pugna entre liberales y conservadores. Ambas familias siempre habían existido en el partido; pero ahora, a juicio de la senadora, la actual directiva ha roto las más elementales normas de la convivencia en una asociación pluralista. De ser cierto lo anterior, se trata de un debate central para el actual proceso político chileno si y sólo si involucra dos grandes debates: reformas políticas y reformas sociales. Pero esto no es claro. Veamos por qué.

El debate dentro de Renovación Nacional es de la mayor importancia para el sistema político chileno siempre y cuando  diga relación con las necesidades sociales y demandas políticas del momento actual. Al respecto es bueno recordar que la pugna liberal-conservadora se dio durante un siglo y medio en Chile sin que cambiara en nada la estructura socioeconómica del país. Esta es la cuestión. Hasta 1965 hubo dos partidos políticos en la derecha. Liberales y conservadores debatieron, a veces incluso llegando a las armas, acerca de la separación de la Iglesia Católica del Estado chileno o del régimen político presidencial y centralista chileno. Sus enfrentamientos respecto de la ley de matrimonio civil, cementerios laicos o igualación de derechos de los nacidos dentro y fuera del matrimonio son recordados. También sus conflictos político-institucionales, en torno a reformas que atemperaran el presidencialismo y centralismo del régimen político, son parte de la historia de Chile. Sin embargo, ni a unos ni a otros, se les ocurrió jamás cuestionar las más flagrantes injusticias sociales del régimen capitalista. Incluso, unos y otros, cuando gobernaron en el siglo XIX, tendieron a ser  autoritarios. No dudaron tampoco en apoyar el Golpe de Estado en 1973, cuando el capitalismo y la democracia liberal estaban seriamente cuestionados por el proceso de democratización social.

¿Un liberal puede ser un conservador? Puede parecer confuso, pero no lo es si distinguimos los planos. El liberalismo es una filosofía política que afirma los derechos individuales y que plantea que el Estado sea neutro en materias morales. Los conservadores tienden a concentrarse en los deberes para con la comunidad y no dudan en utilizar el Estado para lograr el orden social. Así un liberal puede ser más amigo de la emancipación cultural y un conservador del orden social. Sus batallas son fieras y centrales para el futuro de la democracia. Sin embargo, hay un segundo concepto de conservador que puede hermanar a estos adversarios. Conservador es el que se opone al cambio social. En este caso, un liberal de derecha, en una sociedad capitalista, puede ser un profundo conservador. Como un conservador católico puede ser un revolucionario en una sociedad comunista y atea.

¿De qué tipo de conservadores y liberales estamos hablando en el caso de  Renovación Nacional? La verdad es que no queda claro; sobre todo cuando leemos los planteamientos tributarios de los “liberales”. Sin embargo, escuchar a la senadora Lily Pérez ayuda a abrigar esperanzas democratizadoras. Esta ha planteado sus dudas sobre su permanencia en RN. Ella se queja que “Ante el acuerdo de vida en pareja, la ley contra la discriminación, la modificación al binominal, temas que hicieron al Presidente ganar la elección, se ve una resistencia en la directiva que no es coincidente con la militancia”. Luego ha señalado que la resistencia a su propuesta de poner fin al lucro en la educación universitaria  demostraría que la hegemónica ala conservadora de su partido no respeta las diferencias en su seno. En el programa  televisivo Estado Nacional además agregó, con mucha indignación, la liviandad con la cual se habría actuado en lo relativo al homenaje a Miguel Krassnoff, un violador de derechos humanos que sólo amerita una completa y total condena.  Requerida si se ella era partidaria de la reforma tributaria, la apoyó plenamente e incluso se atrevió a aventurar que la tasas de impuestos a las empresas debía elevarse hasta 24 puntos (está en 17 en forma permanente). Como se ve, la senadora plantea demandas sociales y políticas hondamente sentidas.

Ojala que la senadora  Lily Pérez sea representativa de una derecha que no teme abrirse a una democracia más plena, a una sociedad más inclusiva y a una economía más igualitaria. Esperamos que ella no ceje y que su ejemplo cunda.

Link: http://www.elmostrador.cl/opinion/2011/12/21/liberales-y-conservadores-en-renovacion-nacional/

Anuncios

Una respuesta to “La crisis de RN mirada desde la centroizquierda”

  1. demo | Lesvosnews.net Says:

    […] POLITICA PARA PRINCIPIANTES […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: