Archive for 30 mayo 2012

Think Punk Mayo (II)

mayo 30, 2012

La edición 324 de revista Capital –en kioskos desde el 25 de mayo- le trae la novena versión del nuevo Think Punk, con textos de Cristóbal Bellolio y diseño de Gonzalo Pino. Esta vez pasamos revista a la chorrera de años que llevan algunos de nuestros parlamentarios en Valparaíso. No se mueva de su escritorio, acá se lo dejamos en PDF para que lo disfrute: ThinkPunk9 (1)

Anuncios

SANTIAGUISMO

mayo 28, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en El Mostrador el lunes 28 de mayo de 2012)

Los días de Santiasco llegaron a su fin. La era del Santiaguismo ha comenzado. Durante mucho tiempo estuvo de moda denostar la capital. Básicamente por ser fea, sucia y aburrida. Nada que ver con Buenos Aires, se decía, o con las espléndidas metrópolis del primer mundo. Sin embargo el péndulo ha oscilado. Hoy la tendencia es revalorizar Santiago. Las oportunidades que abre, la cultura que ofrece, las interacciones que genera, los espacios que brinda, la experiencia urbana que promete.

Personas y organizaciones promueven el redescubrimiento de la ciudad más importante de Chile con dos objetivos. Uno es descriptivo: nos llaman a reconocer que Santiago realmente es un buen lugar para vivir. Nos recuerdan sus eventos, nos recomiendan sus rincones, nos piden una mirada distinta a lo cotidiano. Pero el otro objetivo es normativo: nos exigen un nuevo trato con la ciudad, lo que implica cambios de mentalidad y comportamiento. Nos convencen que la única forma de tener un Santiago orgulloso es con citadinos responsables y comprometidos. Porque en palabra de Edward Glaesser, “la ciudad verdadera está hecha de carne y no de hormigón”.

Llama la atención que desde el retorno de la democracia no exista político ni sector que se haya apropiado en forma consistente de la idea misma de ciudad. Razones para explicar esta carencia hay varias: porque prefieren resaltar las tradiciones de la chilenidad asociadas al campo; o para evitar la acusación de centralismo inherente a la preocupación metropolitana; o sencillamente porque no vieron nada particularmente destacable de una forma de vida –la ciudad del consumo y el progreso- que consideran deshumanizante. Así como sabemos que Horvath es el “eco-senador”, que Girardi se preocupa de la salud de los chilenos y que Harboe combate los abusos al consumidor, no tenemos un vocero político con peso específico en las complejidades del desarrollo urbano –lo más similar que tenemos es el arquitecto PPD Patricio Hales.

¿Qué elementos esenciales debiera contener esta narrativa política urbana? Debe partir de la base que vivir en ciudades es deseable y tener muy claro por qué. Las grandes ciudades –vuelvo a Glaesser- son lugares más verdes, sanos y ricos que sus alternativas rurales. Así ha demostrado funcionar alrededor del mundo cuando su crecimiento es inteligente. Esto implica hacerse cargo de ciertas ortodoxias: la política de laissez faire urbano es nefasta porque no reparte los costos ni las externalidades en forma justa, así como el integrismo conservacionista que se opone a la densificación es torpe porque encarece el terreno y aleja a los ciudadanos unos de otros.

Esta suerte de reinvención ideológica en torno a la ciudad fue lo que los británicos bautizaron como “Londonismo”. Dos alcaldes de distinto signo (el laborista Ken Livingstone y el conservador Boris Johnson) han sido reconocidos protagonistas del renacer de Londres en la última década. Su filosofía ha combinado un decidido multiculturalismo pro inmigración –lo que ha generado ruido en la derecha -con un fuerte impulso al emprendimiento, innovación en los negocios y libre movimiento de capitales- lo que ha incomodado a parte de la izquierda.

La pregunta es si acaso las recientes controversias sobre planificación urbana y la necesidad de una autoridad metropolitana –a partir de la aprobación de proyectos de alto impacto vial que revelan carencias institucionales, negligencias políticas y nula participación ciudadana- son suficientes para instalar un debate similar en Santiago de Chile. La interrogante específica es si el Santiaguismo, como idea emotiva y propuesta urbano-política, podría desplegarse con alas propias en nombre de la calidad de vida de los más de 7 millones de almas que pueblan esta gigantesca y espeluznante ciudad.

Link: http://www.elmostrador.cl/opinion/2012/05/28/santiaguismo/

Entrevista a Cristóbal Bellolio sobre escenario político actual y campañas 2.0

mayo 24, 2012

POR SUS OBRAS LOS CONOCERÉIS

mayo 22, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el martes 22 de mayo de 2012 con el título “Alianza y Concertación, mortalmente parecidas”)

La de ayer fue la cuenta mas maciza que le hemos escuchado al Presidente Piñera en su gobierno. Después de algo mas de dos años en el poder ya era hora de verificar logros -sin letra chica- y no solo registrar eternas promesas. Aunque La Moneda es pésimamente evaluada en su desempeño político, se nota que el trabajo subterráneo en muchas reparticiones publicas empieza a dar frutos. Su apuesta es que los chilenos se den cuenta de esto y le den un respiro en las encuestas; la esperanza de que su hiperactividad nos arrastre a decir un día: “no le creemos mucho, pero vaya que trabaja el hombre”.

En lo central el discurso estuvo pasado a UDI: agenda social a full, repetición de eslóganes pro familia y  guiños populistas para la galería. De las tan necesarias reformas políticas o de apertura en los llamados temas valoricos, poco y nada. Para bien o para mal, Piñera hablo como podría haberlo hecho Joaquín Lavin o Pablo Longueira en la misma situación.

La Concertación, como era previsible, se quejo con amargura. Hay que reconocer, eso sí, que la mayoría de sus parlamentarios se comporto a la altura sin aprovechar las cámaras para el show. Sin embargo, si esta misma cuenta la hubiera entregado Frei, Lagos o Bachelet -con los mismos puntos y las mismas comas- los habríamos visto azotar sus palmas con furor. Lo triste es que probablemente en ese escenario los congresistas de la Alianza hubieran abucheado sin respeto a tradición republicana alguna. Después de la esperada alternancia en el poder, si algo hemos aprendido es que Concertación y Alianza son mortalmente parecidos.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2012-05-22&PaginaId=4&bodyid=0

Think Punk Mayo (I)

mayo 17, 2012

La edición 323 de revista Capital –del 11 al 24 de mayo- incorpora una nueva versión de Think Punk, la sección favorita de grandes y chicos. El tema es la aprobación del gabinete de Piñera, con textos de Cristóbal Bellolio y diseño de Gonzalo Pino. Se lo dejamos en PDF para que pueda leerlo desde acá: ThinkPunk8b

¿QUÉ PASÓ EN PROVIDENCIA?

mayo 15, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en El Mostrador el martes 15 de mayo de 2012)

  1. La participación estuvo bajo lo esperado. Las tres campañas cifraron en torno a 5 mil personas el éxito de la primaria en circunstancias que sólo 3.700 electores se hicieron presentes en las urnas del liceo Lastarria. Échele la culpa al día de la madre, al clásico universitario o al frío de mayo, pero acá no hay pillo que valga. La diferencia entre la expectativa y la realidad fue fatal para las pretensiones de mi candidatura: operábamos bajo la hipótesis de que a mayor participación mayores chances teníamos de ganar. Fallamos especialmente en movilizar juventud. Ganamos todas las llamadas “mesas nuevas” (que incorporaban la cacareada inscripción automática), pero no alcanzamos a compensar el margen que nos sacaba Josefa Errázuriz en las “mesas antiguas”. La lección es evidente: hay que redoblar esfuerzos para que las nuevas generaciones se trasladen a votar.
  2. Josefa Errázuriz tuvo mejor sintonía con el cargo que ambos aspirábamos a ocupar. Mis cercanos siempre me advirtieron acerca de las dificultades que tendría para encarnar un liderazgo eminentemente local. Aunque hice los esfuerzos necesarios para bajar de la teoría política y el debate nacional a la conversación sobre la ciudad, siempre fue notorio que el lenguaje de Josefa estaba en la experiencia vecinal, en el barrio, en la plaza, en la calle. Desde que la conocí tuve la impresión de que nadie conocía mejor que ella lo que pasaba en cada rincón de Providencia. A veces era fácil percibir que yo estaba aprendiendo a ser alcalde mientras ella ya estaba preparada para el cargo.
  3. Llaman la atención los análisis que se sorprenden porque “Twitter no gana elecciones”. Parecen descubrir hoy que las redes sociales son sólo una herramienta más en el repertorio campañístico. Lo que ocurre es que nosotros entendimos que para equiparar el peso de la máquina concertacionista en favor de Javier Insulza y las extensas redes vecinales que ha tejido Josefa Errázuriz en su vasta trayectoria como líder ciudadana había que crear un ejército propio, el que fuimos a buscar donde teníamos ventajas comparativas: la Web. Dicho de otro modo, invertimos en exposición mediática y fuimos frenéticos en Twitter justamente para equilibrar en un par de meses el trabajo que los otros candidatos habían realizado a lo largo de los años. Los resultados demuestran que dicha estrategia -sumada a la campaña tradicional en terreno- cumplió con parte del objetivo: vencimos a una estructura partidaria formada y tuvimos entre las cuerdas a la mejor exponente de los movimientos sociales de la comuna.
  4. El nacimiento del movimiento llamado “Providencia Participa” –que estableció un programa básico común y organizó las primarias- constituye un hito que supera las fronteras de una comuna. Las viejas alianzas se resquebrajan mientras nuevas alternativas emergen. La Concertación, por ejemplo, se sentó en la mesa como uno más entre varios actores. Que la disputa voto a voto haya sido entre el candidato de Red Liberal y la candidata apoyada por Revolución Democrática habla de la configuración que viene. Algunas figuras del oficialismo y medios de comunicación tradicionales sostuvieron hasta el cansancio que esta era otra “primaria de la Concertación” recordando que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Ni capacidad de mirar más allá del ombligo: con unos pocos votos más que los del domingo le acaban de asegurar un cuarto período en el mando de RN al senador designado Carlos Larraín.
  5. Reconociendo la meritoria apertura que demostró la Concertación en Providencia –sin duda destacable y en parte importante por voluntad de su candidato Javier Insulza- es innegable que los resultados fueron nefastos para la dinámica del “eje histórico” PS-DC. No sirvió la foto con Lagos, ni el aterrizaje del Pánzer, ni el despliegue de Andrade, ni la bendición de Alvear, ni ponerle la chapita a Orrego. Ni siquiera la republicana llegada de don Patricio Aylwin al Lastarria pudo hacer la diferencia. En un juego que supuestamente está reservado a los partidos, los dos candidatos independientes sumaron el 77% de las preferencias. No destaco el hecho para remover la herida sino para subrayar la enseñanza objetiva: la marca Concertación, con próceres y tótems incluidos, ya no intimida como antes.
  6. Mi precandidatura se construyó sobre la premisa que éramos una carta más competitiva para enfrentar a Cristián Labbé en octubre, dada la cercanía que tendríamos con ciertos sectores liberales y moderados de la centroderecha. Para comprobar o desechar esa tesis bastaba con una buena encuesta. Pero optamos por la primaria, único mecanismo auténticamente democrático, movilizador y legitimador a la hora de escoger un candidato único. ¿Tiene Josefa Errázuriz chance de convertirse en la próxima alcaldesa? Absolutamente. El actual alcalde no se ha movido de 40 mil votos en las últimas tres elecciones. Pareciera ser piso y techo a la vez. El nuevo padrón de Providencia superará los 140 mil inscritos. Los sondeos nos indican que Labbé está desgastado. La competencia está abierta. La tarea de quienes quedamos en el camino es sumar nuestros esfuerzos para llevar a Josefa Errázuriz a la victoria. Es ella la que ahora carga nuestras banderas. Su derrota será nuestra derrota. Su triunfo será nuestro triunfo.
Link: http://www.elmostrador.cl/opinion/2012/05/15/que-paso-en-providencia/

¡Primero Primarias!

mayo 11, 2012

Les presentamos el spot que la candidatura de Cristóbal Bellolio preparó para promocionar la inédita primaria que este domingo 13 de mayo decidirá al candidato único que competirá frente al actual alcalde en Providencia. Producción a cargo de Ladislao Palma y locución de Freddy Stock:

Link: http://primeroprimarias.cl/

Cristóbal Bellolio en La Entrevista de Tomás Mosciatti

mayo 9, 2012

Entrevista grabada en CNN Chile el jueves 26 de abril de 2012:

Ley de Cuotas Ya

mayo 7, 2012

A continuación el video de Comunidad Mujer para promocionar la participación política del género femenino, especialmente la denominada ley de cuotas para incentivar la competencia de mujeres en política:

LA REBELIÓN DE LOS MOJADOS

mayo 5, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en El Mostrador el jueves 3 de mayo de 2012)

Nunca había estado en la región de Aysén. De hecho, era la única que me faltaba por conocer. Apuntalado por esta negligencia turística hice las maletas y volé hasta el pequeño aeropuerto de Balmaceda. Había en todo caso una poderosa razón adicional: la insaciable curiosidad por conocer de primera mano qué había ocurrido en Puerto Aysén, qué estaba ocurriendo una vez pasado el temporal, y qué futuro le esperaba al movimiento social que tuvo en vilo a todo Chile. Por supuesto, antes de viajar tenía mi humilde interpretación de los hechos: se trataba de una auténtica insubordinación regional a ratos violenta que exigía la satisfacción de demandas ampliamente variadas y ante las cuales el Gobierno no estaba obligado a acceder. Uno de los objetivos del viaje era justamente poner mi tesis a prueba. Y debo reconocer que volví un poco más aisenino y bastante menos oficialista. Estas son las razones:

1.       La torpeza política

A estas alturas La Moneda debería haber entendido que los conflictos están a la orden del día y parte de su labor es detectarlos con la debida anticipación con el fin de desactivarlos antes que la sangre llegue al río. En este caso, la sangre llegó metafórica y literalmente al río Aysén por el tosco, inoportuno y arrogante manejo político de los encargados de canalizar el problema. Casi no encontré opiniones discordantes: el papel que jugó la Intendenta Pilar Cuevas fue desastroso. Con una parsimonia inexplicable seguía transmitiendo a Santiago que tenía todo bajo control cuando ya era evidente que los aiseninos estaban dispuestos a todo. En circunstancias en las cuales había que contar toda la verdad –si es que era capaz de vislumbrarla- y solicitar urgente refuerzo político, la funcionaria se quiso cuidar las espaldas y terminó haciéndole a su gobierno el peor favor imaginable. La única manera de entender que siga en su cargo es especulando que le sobran santos en la corte.

El cielo triste de Aysén

Pero la ineptitud del gobierno regional para diagnosticar y actuar a tiempo no dio origen a la rabia de un pueblo. Pertinente es recordar que el Presidente Piñera arrasó en las urnas en esta poco populosa región. Sus promesas de campaña no estaban tan lejos del petitorio de 11 puntos que levantó la llamada “mesa social” de Aysén. Dicho de otra manera, al gobierno le estaban cobrando su palabra. Los dirigentes locales entendieron que estando Chile a medio mandato y con dos años electorales por delante, el reclamo debía sentirse fuerte y claro a la brevedad posible. Hoy es palpable el grado de desilusión con la derecha en el poder: “Me avergüenzo de haber votado por Piñera” fue una cuña recurrente. “Que se vayan olvidando de nuestros votos para la próxima elección” era la otra. Pocas veces había leído el desengaño con tanta intensidad en los ojos de la gente. Para llegar a este extremo, estaremos de acuerdo, se requiere una carencia suprema de destreza política.

El petitorio y la convocatoria

La guinda de la torta la trajo el ministro Rodrigo Álvarez desde la capital. Públicamente he sostenido que se trata de un político de excepción en el contexto nacional, pero no puedo silenciar la pésima imagen que dejó su accidentada gestión. Y no me estoy refiriendo al embrollo de las facultades negociadoras –los dirigentes me dejaron claro que no responsabilizan a un ministro sin poder- sino a la actitud soberbia que dijeron percibir. Las expectativas eran altas –al fin podrían conversar de patagón a patagón– pero fueron rápidamente frustradas. Me consta que el ejército de subsecretarios y seremis que hoy desfilan ante la mesa social que se reúne en maratónicas jornadas en la Casa de la Cultura son también sospechosos, ante los sencillos ojos aiseninos, del mismo espíritu de superioridad indolente. Este problema de empatía recortada es nuevamente político.

En “Jueves Santo” se trabaja: la mesa social en acción

2.      La batalla de Aysén

“Tengo más de ochenta años y nunca había visto algo así” me comentaba con la voz quebrada una anciana mormona rodeada de gatos y gallinas, y los restos de lo que parecía haber sido una guerra campal en el antejardín de su casa. Un poco más allá, en el corazón de la población Pedro Aguirre Cerda, la también octogenaria señora María ironizaba con un chiste que tardé en entender: “Peleábamos por un poco más de pan, no para que nos trajeran el pan especial”, refiriéndose a las Fuerzas Especiales de Carabineros. Mantenía su buen humor, mientras me mostraba los cartuchos vacíos de proyectiles y bombas lacrimógenas que la policía arrojaba indiscriminadamente por las ventanas de casas, casitas y mediaguas. Fue ese despliegue de violencia insólita el que enfervorizó a una población que hasta entonces no se había involucrado activamente en el movimiento. Los pescadores de Aysén, hombres recios del mar del sur, salieron a las calles a enfrentar a Carabineros en batalla cuerpo a cuerpo. Varios salieron maltrechos –incluidas mujeres que no conocen el miedo- pero cuentan con orgullo que mandaron de regreso a las Fuerzas Especiales en peores condiciones. “Es que los aiseninos son más bravos que los mapuches” me comenta uno de mis guías.

Uno de los miles de souvenirs que dejó Fuerzas Especiales de Carabineros

Es importante considerar que estamos hablando del clásico pueblo chico donde el carabinero es vecino y compadre antes que estricto guardián del orden. Dicen que pasará mucho tiempo antes que los hombres de verde vuelvan a gozar del respeto y cariño que ostentaban previo a la invasión. Los aiseninos están conscientes de que el grueso represor venía de afuera, pero aun así el corto circuito social es palmario: los niños de Aysén, cuenta el dirigente Misael Ruiz, ya no juegan el mítico “paco-ladrón”… ahora juegan “paco-pescador”. Y nadie quiere ser de los primeros.

Las impresiones de Misael Ruiz

Al menos, me cuenta con humor un coyhaiquino, los patagones conocieron el guanaco. Antes lo conocían sólo por televisión. La siempre presente familia Miranda que salió a presenciar el hito no alcanzó a reaccionar cuando recibieron el chorro tóxico en plena cara. Otro chiste cruel: en Puerto Aysén llueve casi todo el año –por eso les llaman los mojados. No era necesario llevarles más agua.

3. El día después

Los negociadores de la mesa social regresaron contentos desde Santiago. Abrocharon compromisos importantes. La gran mayoría de los aiseninos –me explican- aprueba la gestión de sus dirigentes en la capital. “Sabíamos que cuando el elástico se estira demasiado se termina por cortar” me decía un cansado pero sonriente Iván Fuentes. Por eso era tan relevante volver con algo entre las manos. Fuentes siempre supo que la estrategia no pasaba por replicar el libreto del “todo o nada” que muchos atribuyeron al movimiento estudiantil del año pasado. Que los propios líderes hayan declarado que ciertas demandas estaban fuera del radio de la factibilidad conquistó el corazón de la opinión pública moderada. Así borraron de un plumazo todo asomo de eventual intransigencia y colocaron a La Moneda en una situación aun más compleja.

Escuchando el testimonio de Iván Fuentes

Además de lo anterior, los dirigentes captaron que extender el conflicto era indeseable en el frente interno ya que sólo auguraba más enfrentamiento y eso terminaría por agotar las voluntades del pueblo de Aysén. Aunque en las primeras semanas la población aguantó de buena gana y con espíritu solidario las privaciones relativas a causa del progresivo desabastecimiento, era poco realista esperar que las fuerzas siguieran intactas en un escenario de escasez radical. “Era el momento indicado para llegar a acuerdos” remata Iván de la gente. Suena convencido de que nadie quiere más guerra.

La tarea ahora es doble. Por un lado lidiar con los actores más extremos que desautorizan la negociación. Siempre hay grupos, lo reconocen los propios Iván Fuentes y Misael Ruiz, que habrían preferido la lógica del avanzar sin transar. Por el otro lado, más difícil todavía, contener la expectativa de un pueblo que quiere ver cambios ahora y no pasado mañana. Toda intervención de los representantes del gobierno que comienza con “elaboraremos un proyecto” les suena a los aiseninos como una dilación inexplicable, una nueva treta para postergar sus anhelos, un juego de piernas para ganar tiempo y heredarle el problema al siguiente.

4.      La tregua regional

Coyhaique y Puerto Aysén no siempre han sido mejores amigos. Los aiseninos no esconden cierto resentimiento frente a la ciudad que les arrebató el cetro del liderazgo local por una decisión de la autoridad central. De hecho, era improbable que una rebelión similar se originara en la capital regional: parte importante de los residentes de Coyhaique reciben asignación de zona por su labor en servicios públicos. La estadística de salarios más o menos abultados se concentra aquí y no llega al vecino Aysén ni al resto de los poblados de la región. El costo de la vida, en síntesis, es desigual en la propia zona. Adicionalmente, no hay nadie que desconozca que las condiciones climáticas de Puerto Aysén y la extensión de Chacabuco son más duras. La leyenda cuenta que el túnel a medio camino entre las dos ciudades define la frontera entre un cielo nuboso parcial con arcoíris (el lado de Coyhaique) y el invariable y tristón sombrero gris que se extiende hacia la costa (el lado que cubre Aysén).

Las reparticiones públicas de Coyhaique apoyando a la vieja vecina y rival

Pero los coyhaiquinos apoyaron a sus hermanos de Aysén en esta pasada. Una vuelta por la ciudad basta como testimonio: las casas enarbolan banderas negras y las paredes gritan “Tu problema es mi problema”. Fuentes agradece la empatía. Una especie de tregua entre dos clásicas ciudades rivales.

Esta es la historia que pude olfatear y reportear. La de un pueblo aguerrido que, como doña María, estuvo dispuesto a morir por una causa que consideraron justa, en un Patagonia donde la naturaleza perdió toda compostura y donde hasta la política perdió el sentido de la orientación.

La señora María, dispuesta a dar la vida por la causa

Link: http://www.elmostrador.cl/opinion/2012/05/03/aysen-la-rebelion-de-los-mojados/