LA PURA CARA DE CUICOS

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 4 de octubre de 2012)

Como en el colegio, la ministra Matthei retó a los diputados socialistas por pavear mientras ella hacía su presentación en el hemiciclo. Les habría dicho que eran flojos, adictos a Internet y conversadores. Pero fue un “huevón de mierda” el que sacó de quicio a los parlamentarios. La respuesta contra la ministra no se hizo esperar y del rosario de ofensas los diputados Díaz (PS) y García (RN) casi pasan a las manos. Por segunda vez en un par de años, García trató de “cola” a su colega.

La dinámica de los insultos no es nueva en la política chilena. El propio O´Higgins era mortificado con el apodo de “huacho”. Manuel Montt fue calificado de “tirano miserable e hipócrita” en una acusación constitucional. Alessandri Palma sacaba aplausos refriéndose a sus colegas del senado como la “canalla dorada”. El mítico duelo entre Raúl Rettig y Salvador Allende se originó porque el primero aseguró que como doctor el segundo sólo servía para hacer autopsias. Allende a continuación lo tachó elegantemente de “ladrón”. Recién recuperada la democracia recordamos a Iván Moreira zamarreando a Jorge Schaulsohn, agregando los epítetos “pelota”, “carajo” y “cobarde”. “No me han doblado la mano estos HDP” alcanzó a murmurar con micrófono abierto el Presidente del Senado Sergio Romero cuando los detractores de Pinochet protestaban por su ascenso a la senaduría vitalicia. También tenemos el registro de las groserías que intercambiaron los senadores Escalona y Gómez al finalizar las últimas primarias concertacionistas. Y aunque se haga el divertido, el diputado PS Fidel Espinoza tiene en su cuenta el triste record de haber tratado a una colega de “momia CTM”.

Nada de esto es para celebrar. No porque creamos que los políticos y parlamentarios deban ser ejemplo de virtud o corrección sino porque el terreno del insulto personal es el fracaso del argumento, cuando se deja de pensar con la cabeza y se empieza a disparar desde la guata. Algunos creen que eso es hombría y prueba de carácter. Se equivocan: es la revelación de sus propias limitaciones intelectuales.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2012-10-04&NewsID=203306&BodyID=0&PaginaId=16

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: