SEÑOR CARISMA

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 19 de noviembre de 2012)

Es poco probable que la carrera por la nominación presidencial de la derecha gire en torno a definiciones programáticas. A primera vista, Allamand y Golborne piensan bastante parecido. Por lo mismo se ha dicho que la diferencia está en la trayectoria y la historia personal de los precandidatos.

La de Andrés Allamand da para tragedia griega. A sus tiernos 16 años se enfrentó –sin éxito- a Camilo Escalona por el control del liderazgo escolar en tiempos de Allende. En su juventud colaboró en los acuerdos que regresaron la democracia, pero tuvo que votar por el “SI”. En los noventa fue líder del ala liberal de RN y denunció con valentía a los poderes fácticos de la derecha, pero perdió todos los combates. Al volver de su travesía del desierto se la jugó por Lavín cuando era la estrella de Piñera la que avanzaba. Cuando muchos pensaban que estaba políticamente terminado, su digna actuación en Juan Fernández lo devolvió a la primera línea.

Laurence Golborne se hizo famoso en Chile entero por su destacada actuación en el rescate de los mineros, sin duda el punto mediático más alto del gobierno de Piñera. Golborne no puede mostrar la experiencia política de Allamand, pero confía que esa carencia es un activo: los chilenos no andan buscando estadistas sino figuras cercanas y empáticas. Por eso insiste en recordar su origen maipucino –que delata una historia de esfuerzo y superación- y en subrayar que como independiente tiene más chances de derrotar a Bachelet. Todavía está por verse el grado de influencia que la UDI ejerza sobre él.

Aunque esta primaria no sirva para optar entre dos proyectos políticos sustancialmente diversos, las esperanzas están en puestas en su capacidad de entusiasmar y movilizar a los simpatizantes de la derecha en todo Chile, que nunca antes habían tenido la oportunidad de decidir democráticamente a su candidato. De Arica a Punta Arenas los ejércitos de la UDI y RN se volcarán a las calles para demostrar quién ronca más fuerte. Golborne dio el primer zarpazo al asegurarse el apoyo de muchos militantes del otro partido en competencia (cuestión que Allamand no puede decir). Pero también le ponen presión a la Concertación para hacer sus propias primarias aunque el nombre de Michelle Bachelet suene imbatible: sería insólito que la Alianza mostrara más vocación participativa que la coalición que disfruta recordando que derrotó a Pinochet en las urnas.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2012-11-19&NewsID=208029&BodyID=0&PaginaId=42

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: