Archive for 30 diciembre 2012

TRES NOMBRES QUE MARCARON EL 2012

diciembre 30, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 30 de diciembre de 2012)

El año comenzó movido por la revuelta de nuestros compatriotas ayseninos. Solidarizaron todos los rincones del país: “tú problema es mi problema”, fue la consigna. Incluso los que no estaban de acuerdo con el petitorio del movimiento de Aysén reconocieron en el liderazgo de Iván Fuentes una lección de humildad, decencia y nobleza. A diferencia de los dirigentes estudiantiles, el “Iván de la Gente” entendió que el conflicto no podía prolongarse indefinidamente y abrochó algunos acuerdos con el gobierno central. Aceptó que algunas de las peticiones del movimiento estaban fuera de la factibilidad política pero al mismo tiempo se dio el lujo de predicar sobre la necesidad de instalar un estilo de vida nacional más comunitario y menos competitivo.

Luego vino el ataque que padeció el joven Daniel Zamudio a manos de un grupo de cavernícolas cobardes autodenominados “neonazis”. A diferencia de los otros protagonistas del 2012, a Zamudio no lo conocimos por sus palabras sino por su dolor. Sin quererlo, Daniel se convirtió en ícono y luego mártir de la población gay. Pero también mucho más que eso: su muerte simbolizó un llamado de atención brutal en contra de la homofobia y la discriminación en general. Las banderas de la tolerancia y el respeto a la diversidad –sexual, racial, religiosa- adquirieron un espacio especial en la discusión pública.

La segunda mitad del año estuvo marcada por la elección municipal que renovó las autoridades de las 346 comunas del país. Esta vez fue la contienda de Providencia la que acaparó mayor atención mediática. Primero, por el especial estilo que caracterizaba al entonces alcalde Cristián Labbé.  Segundo, por el inédito proceso que dio origen a la candidatura ciudadana de Josefa Errázuriz, hasta entonces desconocida para la opinión pública. Tercero, por el impensado desenlace que le dio a Josefa un abultado triunfo sobre el otrora invencible coronel. La “dueña de casa” –como la llamó su rival-, la “Iván Fuentes de los cuicos” –como leí en una reseña- dejaba en evidencia que en política no existen imposibles y que hasta una comuna conservadora demanda renovación.

Así, por lo que representaron Iván, Daniel y Josefa, estos fueron los nombres que determinaron el año que termina.

Link:  http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2012-12-30&NewsID=212217&BodyID=0&PaginaId=12

LOS HIJOS DE MICHELLE

diciembre 26, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 26 de diciembre de 2012)

Andrés Velasco y Marco Enríquez-Ominami bien podrían ser considerados hijos políticos de la ex presidenta Bachelet. Mientras Velasco representa al hijo mayor compuesto y aplicado, ME-O personifica al concho de la vieja familia concertacionista, rebelde y desordenado.

El primero fue el ministro más poderoso de su gabinete, cuya labor en Hacienda fue determinante para el ascenso en la popularidad de su gobierno en medio de una crisis económica internacional. Si Bachelet hubiera entendido la importancia de producir un sucesor –como sí lo entendieron sus antecesores en el cargo- entonces el candidato de la Concertación 2009 debería haber sido Andrés Velasco y no Eduardo Frei. Hoy, con 51 años a cuestas, Velasco se cansó de esperar el permiso de los padres para actuar y se siente en libertad para desafiar a la madre. Eso sí, siempre por dentro de la Concertación.

El segundo fue electo diputado por el mismo partido de Bachelet y a poco andar manifestó las tendencias díscolas que terminaron en su sorpresiva postulación presidencial de 2009. ME-O consideró entonces que el nuevo Chile necesitaba un liderazgo como el suyo, pero sus tíos políticos lo ningunearon tratándolo de “Marquito”. Hasta el ex presidente Aylwin le dijo que era “pretencioso” aspirar a tan alto cargo siendo tan joven. Hoy, con 39 años en el cuerpo y un partido propio formado en el intertanto, Marco va por su segundo intento por fuera de la Concertación.

Dicen que si Bachelet no vuelve, Velasco y ME-O tienen el mejor pronóstico electoral en la oposición. En eso, a ambos les conviene que la mamá jubile. Los dos se benefician además de la compañía de sus televisivas cónyuges en campaña. Pero hasta ahí llegan las coincidencias: Velasco es un liberal al estilo anglosajón mientras ME-O simpatiza con los populismos latinoamericanistas. Con Velasco al centro y Marco a la izquierda se ejemplifica el amplio arco ideológico de la prole opositora.

Y como todos los hermanos, bien pueden sentir envidia de los cualidades del otro: al mayor le gustaría tener el carisma desenvuelto y desfachatado del menor. Al menor le gustaría que lo tomaran más en serio, como suelen tomar en las familias al responsable hermano mayor.

 Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2012-12-26&NewsID=211818&BodyID=0&PaginaId=22

BLUFF NAVIDEÑO

diciembre 23, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 23 de diciembre de 2012)

Carlos Larraín dijo que su renuncia a la presidencia de RN no era bluff. Sin embargo pocas horas después retomaba el control del partido, dando la impresión de un tongo navideño. La intervención del precandidato Andrés Allamand fue clave para persuadir a Don Carlos de abandonar su pataleta. Sin embargo Allamand no habría jugado tan arriesgada carta de no haber estado seguro de obtener humo blanco. Imagínese el ridículo político en que habría quedado si Larraín persistía en su posición original.

Todos los involucrados perdieron algo en esta pasada. Para empezar, Teodoro Ribera perdió su ministerio. Culpable o no de conflicto de interés, su mal manejo catapultó su caída. El flamante equipo político del Gobierno –Chadwick en Interior y Cecilia Pérez en vocería- perdió su virginidad en forma accidentada: algo de sensato hay en el berrinche larrainista cuando alega mala comunicación con La Moneda. Desproporcionada, por cierto, la reacción del timonel RN. A veces hay que guardarse el orgullo para no poner en jaque bienes superiores. En este caso la salud del oficialismo y la propia candidatura de Allamand.

Este último es el único que tiene algo que celebrar (si acaso se puede celebrar un descuento cuando se sufre una goleada): el peor escenario para el precandidato RN era una guerra civil al interior del partido entre los clásicos sectores liberales-piñeristas versus conservadores-larrainistas. Allamand entiende que necesita un partido ordenado para llegar bien preparado a la primaria que lo enfrentará a Golborne y la UDI. Si la permanencia de Carlos Larraín conjuraba la amenaza, bien valía entonces la procesión a la casona blanca de Antonio Varas. Aunque parezcan perfiles opuestos, no es primera vez que Allamand y Larraín actúan en sintonía: recordemos que el segundo recibió de regalo el escaño senatorial por que ocupaba el primero.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2012-12-23&NewsID=211571&BodyID=0&PaginaId=11

EL FÉRTIL VALLE UNIVERSITARIO

diciembre 21, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en revista Capital el 20 de diciembre de 2012)

El movimiento Nueva Acción Universitaria (NAU) obtiene por quinta vez consecutiva el control de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC). Disputó una inédita segunda vuelta contra la lista Solidaridad, agrupación formada hace apenas dos años. El poderoso Movimiento Gremial quedó relegado al tercer lugar. En la Universidad de Chile los Autonomistas lograron retener la Federación. La segunda lista más votada fue “Luchar”. Las juventudes comunistas –en alianza con las juventudes socialistas- retrocedieron de la vicepresidencia a la secretaría general.

¿Tiene todo esto alguna relevancia? Podría tenerla. Durante los ochenta y los noventa la política universitaria estuvo dominada por los partidos políticos, los que monitoreaban el proceso a través de sus dirigentes juveniles. Los plenos de la CONFECH eran habitualmente suspendidos para que los representantes universitarios recibieran las instrucciones del partido en el pasillo. Hoy, en cambio, el escenario es desolador para las tiendas tradicionales. Llevar la camiseta de un partido de la Alianza o la Concertación es un pasivo electoral. Esto no implica despolitización. Por el contrario, han surgido nuevos grupos auténticamente políticos que sencillamente no están dispuestos a cargar las banderas de sus padres.

El caso del NAU es paradigmático. Aunque ocupa el mismo espacio ideológico de la Concertación –una centroizquierda compuesta por socialdemócratas y socialcristianos- rechaza cualquier tipo de asociación con ésta. El presidente saliente Noam Titelman lo dejó claro al pedirle al ex vocero Francisco Vidal que “no se subiera al carro de la victoria”. Algunos –como el ex presidente de la FEUC Joaquín Walker- han optado por reforzar el partido familiar (en este caso la DC) pero la mayoría ha insistido en la necesidad de un camino propio. Otro de sus ex presidentes, Miguel Crispi, renunció públicamente hace pocos meses a su militancia en el PS para dedicar sus esfuerzos al naciente movimiento Revolución Democrática, el mismo en el que participa Giorgio Jackson. Su carta fundacional acusa literalmente la caducidad del duopolio político chileno y se proclama como alternativa a los actores existentes. Sería ingenuo no advertir que la marea binominal los arrastra a un acuerdo parlamentario con la Concertación, pero por pragmatismo antes que por afecto societario con sus cuatro partidos.

Solidaridad, a su vez, nace dela costilla derecha del gremialismo para transformarse en su peor pesadilla. Más intenso ideológicamente y menos eufemístico en su adhesión religiosa, este grupo amenaza con formar una nueva generación política que no comulga ni con RN ni con la UDI. Sus inspiradores, los miembros del colectivo IdeaPaís, recorren foros y seminarios promoviendo su idea de desarrollo humano integral crítica del libremercadismo. También enfrentan el riesgo de ser cooptados –especialmente por los tentáculos del larrainismo- pero bien podrían seguir adelante en la tesis del camino propio. También en la PUC, 10 años cumple recién el movimiento Opción Independiente que condujo la FEUC 2006 y de cuyo seno nacieron los fundadores de los nuevos referentes políticos Red Liberal y Frecuencia Pública.

En la casa de Bello los autonomistas tampoco parecen estar dispuestos a oxigenar las tribus cansadas de antaño. El propio Gabriel Boric notificó al timonel socialista Osvaldo Andrade que los suyos no serían  “el comando juvenil de Bachelet”. Y aunque la izquierda universitaria ha sido pródiga en liderazgos intelectualmente notables que luego no florecen en el escenario nacional –ocurrió con la Surda y la Nueva Izquierda- el eventual acuerdo del PC con la Concertación deja más espacio en ese flanco para proyectar iniciativas políticas con identidad.

No sostengo que estas noveles fuerzas vayan necesariamente a conformar el futuro espectro político chileno. Este análisis no toma en cuenta el ímpetu de los movimientos sociales no-universitarios ni las inercias institucionales de la política adulta ni las complejidades sistémicas de todo proyecto fundacional. Lo que sí sostengo es que lo que se siembra en las universidades se cosecha tiempo después. Lo hizo Frei Montalva con el falangismo, luego la DC. Lo hizo Jaime Guzmán con el gremialismo, luego la UDI. ¿Quién dice que los partidos del Chile del mañana no están ya germinando en el valle universitario?

Link: http://www.capital.cl/opinion/el-fertil-valle-universitario-bellolio/

LA SEGUNDA CAÍDA DE ANTONIO VARAS

diciembre 19, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en el semanario The Clinic el 14 de diciembre de 2012)

La designación de Rodrigo Hinzpeter como ministro de Interior de Sebastián Piñera prometía reeditar en la política chilena la duodinámica que alguna vez protagonizaron Manuel Montt y Antonio Varas. Después de haber conducido una campaña impecable que instaló a la centroderecha en La Moneda, Hinzpeter ejercía su legítimo derecho a liderar el gabinete. Después de tres septuagenarios en el cargo (Andrés Zaldívar, Belisario Velasco y Edmundo Pérez Yoma), asumía un energético ministro capaz de participar en operativos policiales por la mañana y hacer llamados de atención al empresariado por la tarde. Todo marchaba sobre ruedas hasta la entrevista en la cual trató de instalar la tesis de la nueva derecha. La idea no era mala pero nadie le prestó ropa. Ni el propio Piñera. Y como en La Guerra de Galio que tanto dice disfrutar, a Hinzpeter se le vino la noche.

Su rol como jefe político se diluyó progresivamente mientras tomaba fuerza su perfil de sheriff de la república. Un “ministro inexistente”, exageró el columnista Carlos Peña. Sin embargo Hinzpeter optó conscientemente por fortalecer la segunda responsabilidad de su cartera: la Seguridad Pública. En eso lo pillaron las movilizaciones estudiantiles del 2011. El ministro cumplió su cuota en la comedia de equivocaciones políticas del gobierno. Intentó convencer a la opinión pública que la cuestión se reducía al dilema orden versus anarquía. Los chilenos no compraron el marco de análisis. Para peor, acusaron represión de las fuerzas policiales. Y el principal responsable de ello era el propio Hinzpeter. Ahí murió la esperanza política de la sucesión. La tarea de demolición política comenzó la UDI la terminaron los manifestantes en la calle.

Pienso en la experiencia de Hinzpeter como una especie de autosabotaje. Ciudadano de no pocas virtudes –intelectuales, políticas y humanas- parece haberse resignado a desempeñar el personaje que dibujó para él Stefan Kramer, ese robocop insensible a las demandas sociales e incluso a las libertades individuales. De otra manera no se entiende el tesón con que su ministerio persiguió al inocente pakistaní o se involucró en el caso bombas. Lo mismo respecto del cuestionable orgullo que exhibe al celebrar la ley tolerancia cero, desproporcionada y autoritaria. Para colmo, la ley en trámite que para muchos contribuye a criminalizar el derecho a protesta se conoce por su apellido.

Tenía Hinzpeter, sin embargo, una ventana de oportunidad. Si el gobierno cumplía al menos con aquella petulante promesa de campaña que anunciaba el final de la fiesta de los delincuentes, los chilenos se habrían visto obligados a conceder el punto al ministro de la mano dura. Pero los resultados en esta materia han sido contradictorios y el propio Presidente ha reconocido que se trata de una tarea bastante más difícil de lo que habían supuesto.

Cuenta la historia política que Manuel Montt entendió que la nominación de su inseparable Antonio Varas como candidato presidencial en 1861 era una provocación para sus adversarios. Por lo mismo echó pie atrás y buscó una figura menos controversial. Es posible que recién en 2012 Piñera se haya percatado que la permanencia de su leal Rodrigo Hinzpeter en Interior era notoriamente un pasivo. Andrés Chadwick ya oficiaba de facto como panzer de palacio y en sus pocas semanas al timón ya ha generado un clima político menos áspero. No es un misterio que Hinzpeter estaba devaluado para la oposición como interlocutor válido.

Su salida de Interior cierra un ciclo de grandes expectativas y magros resultados. Su desafío es reinventarse políticamente desde el ministerio de Defensa. Es comprensible que se interprete este enroque como un premio de consuelo. Sacarlo definitivamente del gabinete habría sido demasiado castigo para tamaña fidelidad. Además es consistente con la caricatura militarizada que cultivó Hinzpeter durante su paso por La Moneda. El 2013 le espera con un importante desafío: enfrentar desde una posición estratégica el fallo de La Haya.

Hinzpeter pudo haber renunciado en el último ajuste ministerial para competir por un escaño parlamentario. Todo indica que abandonará el gobierno junto al Presidente. Como Antonio Varas, siempre presto a cumplir los designios del amigo y mentor.

 Link: no disponible

BRUJAS Y PAPAS

diciembre 18, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 18 de diciembre de 2012)

Como una bestia negra, la maldición de los conflictos de interés vuelve a azotar al gobierno de Sebastián Piñera. La renuncia del ministro de justicia Teodoro Ribera es sólo el último episodio. De hecho, Piñera y Ribera miran el asunto de manera parecida. Apenas calzada la banda presidencial, el primer mandatario sostuvo que “sólo los muertos y los santos no tienen conflicto de intereses”, contestando así las críticas que recibía por no deshacerse de sus acciones en LAN y otras empresas. Ribera por su parte comentó que para encontrar funcionarios públicos sin ningún vínculo con la actividad privada habría que buscar “en la hospedería del Hogar de Cristo”. Ambos entonces coinciden en lo difícil que es reclutar personal calificado sin algún grado de conflicto de interés. 

Probablemente ambos tengan razón. Todos tenemos algún grado de conflicto de interés. Pero el ejercicio de funciones tan delicadas como las que ejercen Piñera y Ribera exige un estándar más alto de escrutinio. Para eso la ley establece una serie de inhabilidades e incompatibilidades que sólo operan en el ámbito público. Chile avanza en materia de transparencia y estos casos testimonian que tenemos el olfato más agudo.

Es muy posible que el caso de Ribera no tenga ninguna implicación delictiva. Su renuncia no significa aceptación de la culpabilidad sino más bien parece un gesto político para no aproblemar más a La Moneda. En esto derechas e izquierdas operan igual. Los que administran el gobierno siempre tratarán de bajarle el perfil a estas situaciones mientras que la oposición de turno siempre será más papista que el Papa. Tan solo recuerde el caso de la subsecretaria que vendía frambuesas en auto fiscal. Hay que tener la cabeza fría para no pasar de la noble preocupación por la probidad al descriterio de la cacería de brujas.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2012-12-18&NewsID=211107&BodyID=0&PaginaId=14

LA CRUZADA DE GIORGIO

diciembre 16, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 15 de diciembre de 2012)

Son muy pocos los políticos que se retiran voluntariamente del juego del poder. Para cambiarlos hay que entrar a la cancha y ganarles en buena lid. No hay otra fórmula en democracia. Por eso la decisión del ex dirigente estudiantil Giorgio Jackson de postular a la Cámara de Diputados por el distrito de Santiago Centro debiese ser bienvenida por todos aquellos que buscan renovar la clase política chilena.

Los jóvenes sin partido como Giorgio Jackson tienen básicamente dos caminos frente a la próxima elección parlamentaria: o se presentan como independientes fuera de pacto –lo que constituye casi un suicidio electoral con el sistema binominal que tenemos- o se negocia con alguna de las coaliciones para integrar una lista. El ex presidente de la FEUC anticipó que su opción es la segunda, siempre y cuando la Concertación sea capaz de ampliarse para recibir nuevos grupos y defina sus candidatos en elecciones primarias, o sea, sin designación a dedo por las cúpulas partidarias.

En la derecha soplan aires parecidos. Esta semana fue presentado en sociedad el nuevo movimiento “Evopoli”, liderado por el ex ministro Felipe Kast. Un poco mayor que Jackson, pero todavía joven para los estándares políticos chilenos, Kast declaró la intención de llevar varios candidatos independientes dentro del paraguas de la Alianza, exigiendo primarias si es necesario.

De esta forma Jackson y Kast se unen al triunvirato comunista compuesto por Camila Vallejo, Karol Cariola y Camilo Ballesteros en la titánica tarea de oxigenar la polvorienta política chilena. Más allá de sus posibilidades reales de triunfo, la política no se puede hacer esperando que los cargos lleguen directo al escritorio. Hay que arriesgar para cruzar el río. Enhorabuena.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2012-12-15&NewsID=210791&BodyID=0&PaginaId=24

LOS POLÍTICOS CHILENOS MÁS GOOGLEADOS DEL 2012

diciembre 13, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 13 de diciembre de 2012)

La lista de personajes políticos criollos más buscados del 2012 no trae muchas novedades. Camila Vallejo fue la figura sobresaliente del 2011 no sólo para los chilenos sino también para los mejores medios internacionales. Su primer lugar en el ranking de googleados es perfectamente lógico: millares alrededor del mundo quisieron saber quién era, qué dijo y cómo salió en la foto. Camila es la Roger Federer del paisaje político nacional. La secunda Sebastián Piñera, lo que también es previsible para una nación altamente presidencialista. Por lo demás nuestro primer mandatario hace trabajar al tope a los motores de búsqueda cada vez que nos regala una de sus piñericosas.

El resto del top ten se divide entre ministros, parlamentarios y alcaldes. En la primera categoría aparecen Laurence Golborne (#4) y Rodrigo Hinzpeter (#8). Catapultado por el rescate a los mineros y ungido como figura presidencial por la UDI, el ex ministro de Obras Públicas sigue siendo un personaje a desentrañar. El nuevo ministro de Defensa, en cambio, no tuvo un buen año al mando de Interior. Evidentemente, el número de consultas en Google no tiene relación con el nivel de aprobación o rechazo de la opinión pública. Sin duda el ex alcalde de Providencia Cristián Labbé (#5) fue uno de los protagonistas del 2012, pero todo indica que los episodios que lo colocaron en palestra no le fueron favorables. La flamante alcaldesa de Santiago Carolina Tohá (#3) pareciera ser el emblema ganador de las últimas municipales y en ese contexto hay que entender su inclusión en el podio. A su vez el ex alcalde Claudio Orrego (#6) hizo noticia saltando de Peñalolén al desafío presidencial de la DC.

La lista la cierra una triada genuinamente concertacionista: Camilo Escalona (#7), Ricardo Lagos Weber (#10) y Ricardo Lagos Escobar (#9). El primero asumió a comienzos de año como cabeza del Senado y los medios han cubierto hasta sus murmullos. El segundo sigue siendo una figura promisoria de la oposición y del bacheletismo. El tercero seguramente se debe lamentar no estar más arriba en el ranking. A estas alturas googlear al ex presidente Lagos debe ser recurso obligado de los trabajos escolares de historia.

¿A quiénes echamos de menos? Michelle Bachelet, por supuesto, en su categoría de líder de la carrera presidencial. Pero habla tan poco que no hay mucho que buscar. Andrés Allamand, ex ministro y contendor de Golborne en las primarias de la centroderecha. Josefa Errázuriz, la “dueña de casa” que irrumpió en 2012 para poner todos los focos en la batalla de Providencia. Carlos Larraín, siempre florido en el lenguaje. Y Fulvio Rossi por sus quemantes declaraciones.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2012-12-13&PaginaId=25&bodyid=0

EL DIPUTADO SABAG Y LA OMNISCIENCIA DIVINA

diciembre 11, 2012

por Daniel Loewe (publicada en El Mostrador el 11 de diciembre de 2012)

Para el diputado Jorge Sabag el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer. Así comparte la opinión de muchos ciudadanos, de muchos de sus correligionarios DC, pero también de la UDI. Esto es trivial. Interesante es conocer las razones en que basa su afirmación normativa. El diputado presenta dos argumentos. Ellos deben ser tomados seriamente porque expresan puntos de vista ampliamente compartidos (aunque no por ello sólidos). Sin embargo, sólo uno es atingente. El otro evidencia que el diputado no entiende —como tantos políticos— su labor en un Estado secular.

La primera razón es que “si el matrimonio monogámico ha subsistido la prueba del tiempo es, precisamente, porque tiene la fuerza de una institución básica que recoge la fecundidad y complementariedad entre lo masculino y femenino”. Supondré que el diputado refiere al matrimonio monogámico heterosexual, aunque la monogamia no está reservada para los heterosexuales. Esta razón es eminentemente conservadora —lo que no habla necesariamente contra ella— y está en consonancia con parte de la doctrina del partido cuyos principios el diputado sostiene. Es conservadora porque recurre a la prueba del tiempo para sostener que una institución social es, en algún sentido, óptima o correcta y no debe por tanto cambiar.

Muy en el fondo quizás todos somos un poco conservadores. En ocasiones nos volvemos más conservadores con el paso de los años —lo que no se debe necesariamente a la experiencia ganada, como gustan afirmar los mayores, sino que probablemente a un cálculo inconsciente en razón del tiempo que nos queda para experimentar—. Ser conservador quiere decir que ante la eventualidad del cambio los que deben llevar el peso de la prueba son los que lo proponen. Hay buenas razones para esto. Después de todo, cualquier cambio implica costos de transacción y hay que estar seguro de que lo que ofrece la nueva situación más estos costos debe ser mejor que lo que se tiene. Si a ese razonamiento sumamos algo de escepticismo acerca de si los resultados prometidos por el cambio serán efectivamente alcanzados, entonces debemos decidir en base a criterios más bien pesimistas. Es decir, en caso de incertidumbre o riesgo acerca de lo que traerá el cambio, se aconseja mantener lo que se tiene (conservar) incluso cuando no es tan bueno.

Pero si éste es el primer argumento del diputado (y es el mejor sentido que se puede hacer de sus afirmaciones), entonces él debería poder explicitar en qué sentido la prueba del tiempo es probatoria del carácter óptimo o correcto de una práctica o institución social. El argumento conservador se basa en la contingencia: ya que la práctica se ha mantenido, es, en algún sentido, óptima o correcta. Pero justamente esa contingencia es la que se pone en cuestión. Imagine que el diputado Sabag hubiese vivido en el siglo XVIII y hubiese afirmado: “Si la esclavitud ha subsistido la prueba del tiempo es, precisamente, porque tiene la fuerza de una institución básica que recoge la fecundidad y complementariedad entre las distintas naturalezas humanas”. El diputado podría haber referido a Aristóteles para dar mayor peso a sus afirmaciones. ¿Qué le parece?

La falacia de esta tesis conservadora es suponer que la persistencia temporal de una práctica implica que expresa algo valioso. Pero como evidencia el caso de la esclavitud, su persistencia no implica que sea valiosa o que otras prácticas aun no efectivas no lo sean. Una explicación acerca de la persistencia de la práctica, no tiene que relacionarse necesariamente con su supuesto carácter valioso. Puede haber muchas otras explicaciones alternativas como, por ejemplo, la correlación de fuerzas. O —como en el caso del matrimonio entre homosexuales— prejuicios ampliamente compartidos, muchas veces con bases religiosas. Esto no quiere decir que el matrimonio heterosexual no sea valioso. Sino que lo que implica, es que de su persistencia temporal no se sigue que el matrimonio igualitario no lo sea.

Una discusión seria sobre el tema debiese remitir a los conceptos que el diputado refiere (fecundidad, complementariedad) así como a otros que den cuenta del valor de la institución en cuestión. Pero a mi juicio, lo que le da valor al matrimonio como reconocimiento legal y social (el cuidado, el compromiso, el amor, la responsabilidad por el otro, la sexualidad, etc.), no es exclusivo de las relaciones heterosexuales. En cualquier caso, este sería un modo razonable de discusión.

Es el segundo argumento el que arroja sombras acerca de su entendimiento de un Estado secular. Contra la pretensión de diversas autoridades de apoyar el matrimonio igualitario, el diputado afirmó que “según la biblia, el matrimonio es entre un hombre y una mujer” y que “yo me quedo con la biblia y no con lo que dicen esas importantes autoridades que no pueden pretender saber más que Dios”. Si el diputado se está refiriendo a máximas para guiar su vida privada, no hay nada que oponer. Después de todo, nadie pretende obligarlo a casarse con un hombre. Pero el diputado está realizando una afirmación acerca de cómo debe concebirse el matrimonio en tanto institución social y jurídica. Si esto es así, entonces lo que el diputado está afirmando es que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer porque así lo dicta su dios.

Curiosamente el diputado plantea una tesis epistémica: las autoridades no pueden pretender saber más que dios. Es extraño que el diputado quiera ganar la discusión por referencia al saber de su Dios: por definición el dios abrahámico es omnisciente, evidentemente nadie puede saber más que él. Pero esta es una petición de principio que muchos no comparten y que nadie tendría que aceptar compartir para ser miembro de la comunidad política. No hay que olvidar que tradicionalmente los que pusieron en duda la interpretación autoritativamente vigente de las élites de turno sobre lo que dios sabe, fueron tratados como herejes —es decir, quemados vivos, desollados y toda la serie de fantasías alucinantes de los padres de la religión que inspira al partido del diputado. Por cierto, nadie puede pretender saber más que un dios omnisciente. Pero muchos pueden saber más que ese dios, sobre todo si carece de existencia.

Resulta evidente que una discusión seria no puede versar acerca de la existencia y omnisciencia de algún dios. La discusión refiere más bien al rol que las creencias religiosas de las autoridades de una república secular pueden jugar en la discusión acerca de leyes, normativas o políticas públicas. Y contra la pretensión del diputado: éstas no pueden jugar ningún rol. Esto no implica que la estructura institucional no deje espacio para el desarrollo de prácticas religiosas –lo contrario es el caso. Al contradecir esta tesis, el diputado se pone a la par de los Hermanos Musulmanes en Egipto y su intento por introducir la Sharia en la Constitución.

Después de todo, lo que el diputado junto a sus pares de fe de la UDI está proponiendo, es anclar constitucionalmente la heterosexualidad del matrimonio porque así lo afirma su dios. Aparte del dios particular, no hay gran diferencia con los Hermanos Musulmanes. Este argumento del diputado expresa una falta de respeto (además de un insulto a la inteligencia) hacia todos aquellos que no compartimos la creencia en su dios. Sería mejor que afinara el primero.

Link: http://www.elmostrador.cl/opinion/2012/12/11/el-diputado-sabag-y-la-omnisciencia-divina/

EVO EN SU SALSA

diciembre 10, 2012

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 6 de diciembre de 2012)

Como se temía, la demanda peruana contra Chile en la Corte Internacional de Justicia envalentonó al gobierno boliviano. Su presidente Evo Morales afirmó que el documento estaba en la puerta del horno, casi listo para ser presentado. Si es efectivo que La Haya gusta de conceder siempre algo a las partes litigantes, Bolivia no pierde nada llevando su histórica demanda por mar a este tribunal. Sólo Chile, nuevamente, se ve expuesto al riesgo de perder parte de su soberanía.

Los bolivianos no han perdido el tiempo. Han realizado un intensivo lobby en los foros internacionales, tratando de sacar el tema de la perspectiva exclusivamente bilateral. En esta última lógica están condenados al fracaso porque Chile no se inmuta frente al reclamo, sosteniendo con voz mecánica que entre ambos países no hay situaciones limítrofes pendientes.

Como ha dicho la vocera Cecilia Pérez, Bolivia está en todo su derecho de acudir a La Haya. En teoría Chile está obligado a aceptar, salvo que esgrima una “excepción de competencia” señalando que ante la existencia de un tratado vigente no cabe la actuación del tribunal. Uno podría preguntarse legítimamente por qué Michelle Bachelet no hizo lo mismo frente a Perú. Los defensores de la estrategia de Chile afirman que se optó por salir a  ganar respecto del fondo del asunto sin escudarse en formalidades. Sin embargo una eventual derrota de Chile frente a Perú seguramente hará que nuestras autoridades lo piensen dos veces antes de aceptar la competencia de la Corte Internacional*. Mientras tanto en Bolivia Evo Morales reafirma a sus compatriotas el compromiso de recuperar el mar perdido tras la Guerra del Pacífico, justo cuando tiene que decidir si compite por un tercer período en el Palacio Quemado.

*En estricto rigor la Corte Internacional de Justicia carecería de jurisdicción y no sólo de competencia, ya que las eventuales partes litigantes -Chile y Bolivia- sólo reconocen dicha jurisdicción desde la firma del Pacto de Bogotá en 1948. El tratado que las autoridades bolivianas buscan dejar sin efecto data de 1904. Según esta interpretación la demanda de Bolivia en La Haya no sería ni siquiera admisible a tramitación. Agradezco a @pyz30 por esta información. 

Link:  http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2012-12-06&NewsID=209840&BodyID=0&PaginaId=20