Archive for 31 marzo 2013

LO IMPORTANTE ES COMPETIR

marzo 31, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 31 de marzo de 2013)

¿Tiene sentido realizar una primaria en la Concertación si todo indica que Michelle Bachelet la gana caminando? ¿Qué motivación pueden tener sus retadores –Claudio Orrego, Andrés Velasco, José Antonio Gómez- para exponerse voluntariamente a una masacre electoral?

La primera razón apela a una especie de espíritu deportivo: lo importante es competir, no necesariamente ganar. Un torneo donde participan sólo los equipos con chance real de llevarse la corona es un torneo aburridísimo. Imagínese una liga española donde los únicos habilitados para jugar sean Barcelona y Real Madrid, excluyendo a todos los demás equipos sin posibilidad de arrebatarles el título. Bajo este punto de vista es meritorio lo que hacen Orrego, Velasco y Gómez: aunque tienen todas las de perder, amplían la oferta política para interpretar hinchadas más sofisticadas, esas que gustan de conversaciones programáticas antes que de fascinaciones carismáticas.

La segunda razón es la misma que esgrimen los que juegan al Loto o al Kino. Cada vez que alguien les recuerda lo difícil que es sacarse el premio gordo, ellos responden que es aun más difícil si no estás jugando. El que se abstiene de participar es el único que carece de toda posibilidad. Los otros están al aguaite, esperando un tropiezo del líder, siempre listos como los scouts. Quién sabe si en una de esas doña Michelle recibe fuego cruzado y se debilita lo suficiente. Si Obama se hubiera desanimado por la ventaja que en su momento le llevaba Hillary Clinton, jamás habría sido presidente. En Francia la gran mayoría de los socialistas apostaba por Strauss-Kahn y nadie por Hollande, pero un escándalo de faldas dejó fuera de carrera al primero y le dio al segundo la oportunidad de competir y ganar la presidencial.  Nuestra reciente elección municipal enseñó a varios que no es sabio cantar victoria hasta que se cuente el último voto.

La tercera razón es de largo plazo. Como la política es una maratón y no una carrera de cien metros, lo importante es empezar a moverse porque el apoyo de los chilenos no caerá del cielo. Si bien las expectativas de llegar a La Moneda en marzo de 2014 son bajas en los casos de Orrego, Velasco y Gómez, no hay que olvidar que los habitantes de palacio se renuevan cada cuatro años. Sembrar en 2013 puede ser útil para cosechar en 2017. La historia cuenta que son pocos los que llegan al poder en el primer intento. Salvador Allende es el mejor ejemplo en este sentido: para él la cuarta fue la vencida. También perdieron en su primer intento los presidentes Eduardo Frei Montalva y Sebastián Piñera. Ricardo Lagos Escobar compitió sin éxito en la primaria concertacionista de 1993 –contra Eduardo Frei Ruiz-Tagle- pero quedó tan bien perfilado que ganó fácilmente la primaria de 1999 frente a Andrés Zaldívar. Como dice el viejo adagio, uno compite en elecciones para ganar… o cuando hay buenas razones para perder.

También hay que reconocer la humildad de Michelle Bachelet en su regreso. Hace pocos años era improbable que un ex Jefe de Estado se sometiera a una elección primaria. El propio Lagos consideró que no correspondía a su alta dignidad y se restó del proceso en 2009. El bacheletismo parece entender que la primaria es indispensable no tanto para definir un ganador sino para legitimar el procedimiento de selección del candidato único, con plena participación de los ciudadanos.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-03-31&NewsID=222769&BodyID=0&PaginaId=13

MIÉRCOLES DE RAMOS

marzo 28, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 28 de marzo de 2013)

En plena semana santa, Michelle Bachelet ha regresado a Chile. No llegó en burro ni la recibieron con ramos de olivo, pero su aterrizaje fue en medio de vítores, discursos y muestras de cariño. Se acabó la espera para sus fieles. La reina madre, inmaculada y libre de pecados, está finalmente de vuelta para atender las plegarias del atribulado mundo concertacionista.

Entre tanta felicidad, un detalle casi arruina la jornada. Un jovenzuelo se atrevió a increpar a la ex mandataria por sus errores en materia de educación, pueblos originarios y medioambiente. No andaba muy perdido en sus críticas. No obstante, Bachelet lo calló de una: ‘¡Tú no sabes lo que hablas!’.

Pese a que algunos medios han desmentido este intercambio, lo cierto es que refleja bien los riesgos de tener a Bachelet tan cerca de los veleidosos terrícolas. Sus opositores de derecha afilan las garras para sacarla al pizarrón por su actuación en el terremoto y otras hierbas. Hasta ahora no han sido capaces de hacerle ningún rasguño a su popularidad, pero confían en que una vez declarada candidata estará más expuesta y se verá obligada a responder preguntas incómodas. Sus opositores en la izquierda –como el joven del aeropuerto- quieren que se pronuncie sobre asambleas constituyentes, gratuidad universitaria, renacionalización del cobre y demases. Tampoco está fácil: Bachelet sabe que su fortaleza está en la ambigüedad (donde todos caben) y no en las definiciones tajantes (donde siempre queda alguien fuera).

La tarea de Michelle parece sencilla –conservar la ventaja para ganar en noviembre- pero está plagada de obstáculos. El primero a resolver será la conformación de su equipo. Los chilenos están cansados de las mismas caras concertacionistas de siempre, pero entre esos indeseables están los más incondicionales de la ex presidenta. ¿Se paseará con ellos en público o los esconderá para la foto?

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-03-28&NewsID=222555&BodyID=0&PaginaId=14

ESE POLICÍA VERDE

marzo 25, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 25 de marzo de 2013)

En Chile está penado el maltrato de obra a Carabineros. El gobierno quiere ir más allá y sancionar a todos aquellos que agreden verbalmente a la policía. El objetivo, según dicen en La Moneda, es asegurarse que todos los chilenos guarden el debido respeto a la autoridad. El propio Presidente ha sostenido que con este proyecto no se busca restringir la libertad porque su administración siempre la ha defendido. Pero esta es una pésima idea por varias razones.

Primero porque los agentes policiales muchas veces ejercen violencia que, aunque legítima, genera reacciones naturales de desaprobación que en buen chileno se convierten en garabatos. No corresponde usar la herramienta penal para formar virtuosos ciudadanos boca de señorita en situaciones objetivamente apasionadas.

Segundo porque en las sociedades civilizadas el respeto se gana por persuasión y no se impone por la fuerza. Carabineros criteriosos y que actúan ajustados a las reglas minimizan cualquier posibilidad de agresión. ¿No habíamos quedado en que eran “un amigo siempre”?  Por lo demás no está claro por qué un policía debe ser acreedor de más respeto en el trato que cualquier otra persona.

Tercero, la norma se presta fácilmente al abuso. El carabinero puede interpretar a su antojo la ofensa. ¿El clásico “paco” cuenta como grosería o requiere un adjetivo adicional? ¿Me procesan si lo llamo descarado, desalmado o desconsiderado? ¿En qué categoría caen juegos de siglas (“CE-TE-EME”), anglicismos (f*ckin’ cop) y gestos con las manos? ¿Piropear una carabinera hermosa quedará también vedado? ¿Los que cantan “esa policía verde” en los estadios se van directo a la comisaría? Caldo de cultivo para el abuso de poder.

No es cierto que este gobierno defienda la libertad individual más que los anteriores. Después de la ley tolerancia cero de alcoholes, la llamada ley del súper 8 y la nueva ley del tabaco ya tenemos evidencia que la toma bastante a la ligera.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-03-25&NewsID=221950&BodyID=0&PaginaId=34

VELASCO Y ORREGO: OVEJAS DESCARRIADAS

marzo 24, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 24 de marzo de 2013)

Los precandidatos Andrés Velasco y Claudio Orrego criticaron la acusación constitucional contra el ministro de educación Harald Beyer. El primero dijo que se trataba de un abuso de la constitución y una mala práctica de la política. El segundo reconoció que antes de buscar culpables en el oficialismo había que hacer un mea culpa al interior de la Concertación.

Velasco y Orrego, ovejas descarriadas del rebaño opositor. Velasco y Orrego, rebeldes pero con causa. Ambos advierten que la acusación no sólo tiene débiles fundamentos sino que además es una pésima señal política. Saben que el gobierno de Piñera puede salir herido pero están conscientes que la ciudadanía también castiga confrontaciones gratuitas sobre todo cuando son tan caraduras. Es más sano, piensan, quedarse fuera de esta pelea mezquina.

Pero además los votos que buscan Velasco y Orrego no están en la izquierda que pide furiosa la sangre del ministro como una especie de exorcismo sanador por las omisiones del pasado.  Su público cautivo está en el electorado moderado e inclinado hacia el centro. Aunque ambos precandidatos pagan costos -por ejemplo frente al movimiento estudiantil- por negarse a la crucifixión de Beyer, tienen claro que frente a ellos tampoco ganarían nada apoyándola. Para paladares más combativos está Marco Enríquez-Ominami (que respaldó la acción concertacionista) o eventualmente José Antonio Gómez (que debe votar la acusación desde su escaño en el Senado y por eso ha guardado silencio). Para variar, nadie sabe qué piensa Michelle Bachelet al respecto.

Como era previsible, varios parlamentarios de la Concertación manifestaron su indignación e incluso hubo un diputado DC que llamó a “disciplinar” a su postulante. Ojalá prime la sensatez y a nadie se le ocurra censurar al ex alcalde Orrego por usar su juicio en forma autónoma. Por último porque entienden la vieja dinámica del policía bueno – policía malo. En este sentido el ex ministro Velasco tiene menos problemas: por ser independiente no le debe explicaciones a ningún partido de la Concertación.

A los dos les van a pegar fuerte en su sector, pero ninguno de ellos puede ser calificado de entreguista: ambos fueron durísimos con el gobierno de Piñera por los números de la CASEN. Por lo mismo su testimonio actual es valiente y tiene especial valor. Es muy fácil ver la paja en el ojo ajeno. Menos común y más noble es ver la viga en el propio. 

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-03-24&PaginaId=13&bodyid=0

TRES SON MULTITUD

marzo 23, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en revista Capital del 21 de marzo de 2013)

Escribo esta columna a mediados de marzo, cuando todavía no sabemos si la ex presidenta Michelle Bachelet retorna a Chile para asumir la candidatura que sus adherentes le imploran. Lo que sí sabemos es que sus perspectivas son extraordinariamente auspiciosas para ganar la primaria concertacionista fijada para fines del mes de junio. Aunque Bachelet no ha confirmado su participación en dicha cita, sí lo han hecho el independiente Andrés Velasco, el radical José Antonio Gómez y el democratacristiano Claudio Orrego.

Velasco, Gómez y Orrego son buenos exponentes de la diversidad ideológica de la Concertación. Con ellos tres en la papeleta se cubre un arco político que, al menos desde una mirada programática, hace innecesario el retorno de Bachelet. El Chile que sueña Velasco es distinto del Chile que anhela Gómez y a su vez ambos son diferentes del proyecto país de Orrego.

Velasco y Gómez representan una posición fuertemente laica y progresista en asuntos morales. Orrego en cambio transmite una visión conservadora desde su adscripción católica. Pero Velasco y Orrego coinciden en cuestiones políticas: ambos consideran que una asamblea constituyente, por citar un ejemplo resonante, está lejos de ser prioridad. En esto se distancian del senador radical que aboga abiertamente por una nueva Constitución para Chile. Respecto de la demanda de educación superior gratuita –central para el movimiento estudiantil- también existen marcados matices. Orrego y Velasco no acceden a ella, Gómez sí. Variadas posiciones también encontramos frente a la eventual renacionalización de recursos naturales. El estatismo de Gómez se enfrenta al liberalismo de Velasco, pero se acerca al comunitarismo de Orrego.

Si lo importante es el programa –como tanto se sostiene últimamente- basta con estos tres nombres que representan proyectos políticos distintos. La Concertación puede tomar el rumbo que estime conveniente jerarquizando esta oferta. Bachelet no agrega un ápice de contenido a la ecuación. No sólo porque nadie sabe lo que piensa en estas espinudas materias, sino porque además es probable que sus asesores le recomienden no definirse frente a ellas para no perder el capital acumulado, ese que sólo se conserva navegando en la ambigüedad.

Pero es demasiado evidente que lo importante no es el programa. Lo importante es recuperar el poder. Luego la carga se arregla en el camino. Bachelet tiene algo que sus tres retadores no tienen: los chilenos la adoran. Ella es la llave maestra para repoblar La Moneda, el pegamento que aglutina todas las facciones bajo la promesa de la victoria. Desde que el día en que comunique su regreso, su nombre será territorio en disputa. Varios grupos aspiran a su control. Entre ellos, el viejo partido transversal mapu-martínez y la llamada nueva izquierda del  escalonismo.

En la derecha el escenario es el opuesto. El diputado Hasbún ha señalado que no es necesario hacer debates entre dos personas que piensan prácticamente lo mismo. En efecto, el programa de gobierno de la Alianza no sufre alteraciones sustantivas si el candidato final es Laurence Golborne o Andrés Allamand. Salvo voces marginales, está bastante claro al interior del sector lo que se debe hacer. O continuar. Ambos precandidatos se sienten cómodos en el eje político, económico y valórico que ha definido el gobierno de Piñera

Si Michelle Bachelet finalmente decide no someterse al escrutinio popular y enlodarse en el fango de la política, la Concertación llorará como una magdalena. Pero aunque sus líderes no quieran verlo, tienen en Velasco, Gómez y Orrego un caleidoscopio decente de proyectos diversos y con identidad.

Link: http://www.capital.cl/opinion/tres-son-multitud/

AJUSTE DE CUENTAS

marzo 21, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 21 de marzo de 2013)

La acusación constitucional es una herramienta a través de la cual el Congreso responsabiliza políticamente a algún ministro por haber metido la pata hasta el fondo. Si la acusación se prueba, el ministro en cuestión debe abandonar su cargo y no puede ocupar cargos públicos por un tiempo. Esto fue lo que ocurrió en 2008 con Yasna Provoste, ministra de educación de Michelle Bachelet, destituida por irregularidades en el pago de subvenciones escolares. Hoy es el turno de Harald Beyer, también titular de educación, por supuesta negligencia en la fiscalización de universidades que lucran.

Lo que llama la atención del caso es que Beyer ha sido más diligente que todos sus antecesores concertacionistas en visibilizar las instituciones superiores que violan la prohibición de lucrar. Los escándalos de la Universidad del Mar y otras similares explotan ahora pero no se originan en la desidia de este gobierno: nunca antes alguien había hecho nada al respecto. Harald Beyer tampoco es santo de la devoción del movimiento estudiantil, pero al menos le respetan su seriedad y conocimiento, así como su voluntad para avanzar en la resolución de una serie de problemas endémicos del sector.

Todo indica que la Concertación busca la oportunidad de cobrarse una revancha política. Sencillamente no es creíble este súbito celo por fiscalizar el lucro y menos todavía que el responsable de esta omisión colectiva sea Beyer. Por el contrario, la estrategia parece ser propinarle una herida al gobierno de Piñera justo cuando éste empezaba a levantar cabeza en las encuestas. En una de esas, obligada la Alianza a defenderse, dejan tranquila a Bachelet que quiere un regreso lo menos áspero posible. Lo indiscutible es que en estos episodios salta mugre con ventilador, quedando la opinión pública generalmente hastiada y con una imagen aun peor de la clase política.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-03-21&NewsID=221550&BodyID=0&PaginaId=16

EL CICLO DE LA VIDA

marzo 18, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en los medios regionales del Mercurio el 17 de marzo de 2013)

Primero fue Eduardo Frei. Lo siguió Jovino Novoa. Recientemente fue el turno de Mariano Ruiz-Esquide. Tres senadores de tonelaje señalaron a los medios de comunicación que no repostularán a la Cámara Alta en las elecciones de noviembre próximo.

La interpretación más recurrente apunta a la necesaria renovación de la dirigencia política. Ruiz-Esquide cumplirá pronto 83 años y ocupa el mismo escaño –por el Biobío interior- desde 1990. Es de los poquísimos parlamentarios que sobreviven del elenco previo a 1973. Por su parte, el ex presidente Frei cumplirá 71 primaveras en junio. También llegó al Senado con el retorno de la democracia, primero representando a la región Metropolitana oriente y años después a la región de Los Ríos. Novoa, en tanto, está por cumplir los 68 años y representa a la región Metropolitana poniente desde hace 16 años.

De los tres casos, el único que argumentó explícitamente a favor de la renovación fue Novoa, paradójicamente el más joven. El eterno coronel de la UDI entendía que la presencia de las viejas generaciones obstaculizaba el ascenso de la savia nueva, como lo afirmó varias veces. La tarea de conservar el mítico sillón de Guzmán recae ahora en el ex alcalde Pablo Zalaquett, de sólo 49 años.

Los otros dos casos, en rigor, son distintos. Todo indica que Eduardo Frei habría aceptado encantado un nuevo período senatorial, pero sus perspectivas electorales eran pobres. La última vez que resultó electo la Concertación se encargó de asegurar su victoria con un compañero de lista absolutamente inofensivo. Sin embargo los tiempos han cambiado y los chilenos se muestran menos tolerantes a los blindajes y designaciones a dedo. En cualquier escenario competitivo Frei perdía y su entorno evaluó que era mejor no exponerlo a una derrota al final de su carrera. Ruiz-Esquide tampoco mencionó la necesidad de recambio como factor determinante en su decisión. Sencillamente ponderó que para él se cumplía un ciclo parlamentario extenso y fructífero. En cualquier caso, los nombres que suenan para suceder a ambos DC son considerablemente más jóvenes.

Intencional o involuntariamente, las elites políticas comienzan a mutar en Chile. Es el ciclo de la vida. Nada dura para siempre. Aquellos que se van llevan en la piel las huellas de un país traumáticamente dividido que tuvo que aprender a convivir de nuevo. Los que llegan representan una generación intermedia que fue plenamente consciente de la dictadura pero que ha vivido gran parte de su experiencia política en democracia. Ya era hora.

Link: http://www.mercurioantofagasta.cl/impresa/2013/03/17/full/50/

http://www.mercuriocalama.cl/impresa/2013/03/17/full/38/

http://www.mercuriovalpo.cl/impresa/2013/03/17/full/43/

FRANCISCO I, D10S y el MESSI-AS

marzo 14, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 14 de marzo de 2013)

Esta columna hace dos lecturas sobre la elección del nuevo Papa Francisco I: una seria y una menos seria.

Partamos por la seria. Por primera vez en la historia de la monarquía vaticana, el líder de la Iglesia Católica será un latinoamericano. No es una cuestión menor para una institución célebre por su eurocentrismo. En esta parte del planeta –así como en otros continentes pobres- la labor pastoral no se agota en el debate teológico. En estos barrios hay que hacerse cargo de la miseria y la injusticia. Qué mejor para ello que un cura jesuita, de aquellos conocidos por su vocación social. Sin embargo ya se escuchan voces críticas que recuerdan que el obispo Jorge Mario Bergoglio fue condescendiente con la dictadura trasandina. Otros mencionan que su preocupación por la desigualdad se ve eclipsada por su conservadurismo en materias de moral sexual.

Ahora la mirada menos seria. Los chilenos sabemos de la arrogancia argentina. Es parte de su identidad nacional. Y el destino se encarga de reforzarla una y otra vez. Pocas horas después del humo blanco, las redes sociales ya transformaron en Trending Topic el hashtag #LosArgentinosDominamosElMundo. Como el chauvinismo no tiene límites, nuestros vecinos ya se refieren a la nueva santísima trinidad: “Francisco I, D10S y el Messi-as”. Antes se trataba de fútbol, ahora más de algún supersticioso debe creer realmente que “Dios es argentino”.

Sería hipócrita en todo caso pedirles humildad. Nosotros llenamos portadas cuando uno de los nuestros mete un gol de rodilla en un partido intrascendente y le vamos a pedir mesura a ellos que lo han ganado todo. Sólo queda tener paciencia y aguantar el engreído chaparrón. En una de esas doña Michelle decide quedarse en Nueva York y se convierte en la primera Secretaria General de Naciones Unidas. Ahí nos vamos todos a Plaza Italia.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-03-14&NewsID=220673&BodyID=0&PaginaId=5

HUMO BLANCO: HABEMUS DEBATE

marzo 13, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 13 de marzo de 2013)

No es el cónclave vaticano, pero costó que saliera humo blanco. Finalmente los comandos de Laurence Golborne y Andrés Allamand se pusieron de acuerdo en la realización de un debate nacional con fecha 6 de mayo que será transmitido por las pantallas de TVN. De esta manera se cierra el insólito capítulo que tuvo de las mechas a la derecha durante el verano. Mientras Allamand recorría los medios de comunicación ofreciendo debates a diestra y siniestra, Golborne miraba para el lado. Los escuderos del precandidato UDI insistían en que ellos querían “dialogar con la gente” y no perder el tiempo discutiendo con aliados. El diputado Hasbún llegó a decir que no era necesario debatir entre personas que pensaban lo mismo. Por supuesto, ambas explicaciones son incompletas.

Allamand perseguía a Golborne porque eso es lo que hace el que va segundo: maximizar las oportunidades para alcanzarlo. El precandidato RN se tiene fe de poder marcar diferencias con su competidor aliancista en cualquier cara a cara. En la UDI conocen de su potencia política e inteligentemente prefieren esconder a su novato.

Golborne, en tanto, no hace otra cosa que imitar el libreto de Michelle Bachelet. Evitar el choque, evadir las definiciones complejas y conservar la ventaja. Si gana la primaria al interior de la derecha, será interesante verlo en unos meses más buscando frenéticamente enfrentar a la ex presidenta, la que ocupará entonces sus mismos pretextos para no debatir. 

Es probable es que el round Allamand – Golborne que prepara TVN sea tan acartonado que no veamos grandes contrastes. Pero al menos estos precandidatos cumplen con el mínimo: mostrarse de cara a sus electores intentando persuadir con argumentos sin dar su voto por descontado. Y le pone tarea a la Concertación: ahora habrá que ver si el bacheletismo acepta exponerse en vivo al fuego cruzado de los retadores Orrego, Velasco y Gómez. 

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-03-13&NewsID=220563&BodyID=0&PaginaId=15

CORREA POR KNOCKOUT

marzo 11, 2013

Texto y fotos por Cristóbal Bellolio (publicado en revista Capital el 8 de marzo de 2013)

Image

La campaña de Correa tuvo presencia en todos los rincones del Ecuador.

Durante los 28 días del mes de febrero pasado estuve recorriendo Ecuador. Visité las provincias de Guayas, Azuay, Cañar, Chimborazo, Tungurahua, Pastaza, Pichincha, Cotopaxi, Imbabura, Manabí, Santa Elena y Galápagos. Es decir, casi todas. Sierra, selva, costa, islas. Lo suficiente para llevarme una idea del momento político y social ecuatoriano, y especialmente para echar un buen vistazo a la campaña electoral desatada que culminó el domingo 17 de febrero con la reelección de Rafael Correa como Presidente de la República.

Hablar de una mera victoria de Correa es mezquino. Lo suyo fue una masacre. Sus partidarios llamaban a terminar el trámite en “una sola vuelta” (recuerdo un pegajoso jingle con música de Twisted Sister), cuestión que parecía difícil con 8 candidatos en competencia. Sin embargo, el actual mandatario ecuatoriano obtuvo el 56,7% de los votos. Es más, la ley electoral señala que con sólo 40% de las preferencias y 10 puntos porcentuales sobre el más cercano competidor no es necesario el ballotage. Guillermo Lasso, el segundo más votado, obtuvo apenas un 23,3% de los sufragios. La diferencia fue brutal. El triunfo del correísmo también fue absoluto a nivel parlamentario: 95 asambleístas de un total de 137.

Image

17 de febrero por la tarde. La cara del presidente llena de risa. Yo me banco la eterna ley seca en el balneario de Montañita.

1. LAS RAZONES DE LA PALIZA

A mi juicio, tres argumentos son definitivos para explicar la aplanadora de Rafael Correa y su Alianza PAIS. El primero se concentra en los atributos personales del presidente-candidato. Correa no se ganó el cariño del pueblo ecuatoriano de la noche a la mañana. Ha sido un proceso de conquista y seducción que ya lleva 6 años en marcha. Se trata de un gobernante indiscutiblemente carismático que combina una alta dosis de credibilidad, elocuencia oratoria y dotes de rockstar andino hasta factores tan veleidosos como el voto hormonal. “Termina Correa, comienza Rafael” tituló un semanario político, haciendo alusión al vínculo de intimidad que generó el mandatario ecuatoriano con el electorado. Sus afiches publicitarios enfocaron la campaña desde ese activo simbólico: “Ya tenemos presidente, tenemos a Rafael”. Aunque al comenzar su travesía política no era más que una apuesta en un mar de trucos fallidos y esperanzas truncadas, a pocos meses de cumplir 50 años Correa pasa por su mejor momento político personal. Tan fuerte fue su impronta que inconscientemente la gran mayoría entendió esta elección como un verdadero plebiscito a favor o en contra de la figura del presidente en ejercicio antes que una auténtica contienda programática. De esto último hubo poco y nada.

Image

Ya no es Correa, ahora es Rafael. No quieren a ningún otro.

El segundo argumento emerge al revisar la historia reciente del Ecuador. Los 10 años previos al ascenso de Correa -en enero de 2007- vieron desfilar a 6 mandatarios diferentes. Esta inestabilidad política endémica llegó a su fin de la mano de este joven economista que, guste o no guste, al menos tiene en mente un proyecto político y una idea país de contornos definidos. El punto de partida refundacional fue la aprobación en 2009 de la llamada Constitución de Montecristi (que entre otras cosas sirvió, a-la-Pinochet, para reelegir automáticamente a Correa por 4 años más), verdadero puntapié inicial de la cacareada “Revolución Ciudadana” que tanto entusiasma a la mayoría de los ecuatorianos. En lo central, se trata de un manifiesto que reivindica el protagonismo del Estado por sobre el mercado y de la bandera abstracta del bien común por sobre la iniciativa individual y la libertades personales. Los adversarios del presidente nunca pudieron levantar un discurso capaz de rivalizar con el proyecto correísta, que además abusa inteligentemente de una jerga patriotera perfecta para encender corazones nacionalistas.

Image

Las alusiones a la patria -por fin altiva y soberana – fueron recurrentes en la campaña.

La tercera razón es la que algunos llamaron el “voto agradecido”. Correa ha sido efectivo y eficiente en los años que ha ostentado el poder. Su gobierno exhibe innegables resultados en áreas como infraestructura, salud y educación. La economía vive un momento propicio gracias al precio del petróleo, tan determinante como el cobre para Chile. En los peores años de inestabilidad el barril se cotizaba en 8 dólares, subiendo a 60 el año que Rafael Correa asciende a la primera magistratura y llegando a US$100,6 el año recién pasado. Estos fuertes ingresos le permitieron al sector público ecuatoriano incrementar notablemente el gasto y la inversión, la que se ha triplicado desde el 2006. Así, el producto interno crece, el desempleo baja y la inflación se mantiene a raya. La pobreza, cuestión central en el discurso correísta, también ha experimentado una significativa baja porcentual gracias a una agresiva política de subsidios y bonos a las familias más vulnerables. Los sectores tradicionalmente marginados, en especial los grupos indígenas, también han sido visibilizados desde la narrativa del nuevo poder. Todo esto le ha valido extendidos aplausos y ayuda a comprender el fenómeno de su altísima popularidad.

Image

La lista parlamentaria oficialista también consiguió supermayoría. Entre ellos Alexis Sanchez.

2. LAS AREAS SENSIBLES

A pesar de las razones recién reseñadas, existen aspectos preocupantes en el despliegue político de Rafael Correa y su entorno. Me concentraré básicamente en dos: un excesivo paternalismo y un creciente autoritarismo.

Como muchos gobernantes latinoamericanos, el presidente del Ecuador a veces se conduce como un padre preocupado por el bienestar de sus hijos antes que como un presidente con un mandato constitucional acotado. Me llamó especialmente la atención que uno de los temas de campaña fuera la polémica prohibición de vender y comprar alcohol los días domingo. En efecto, el gobierno de Correa decretó que el séptimo día de la semana debía estar dedicado al descanso, al recato y a la comunión familiar. Como todo régimen moralista, en lugar de educar a la población en el ejercicio de su libertad, el filo-bolivarianismo ecuatoriano optó por restringir el derecho de comerciantes y consumidores (sufrí en carne propia esta medida cuando asistí a un bar en la ciudad de Cuenca para ver un partido de selección chilena Sub-20… Tuve que resignarme a un café en lugar de disfrutar una refrescante cerveza). Ejemplos de este tipo hay varios, en todos los cuales el gobierno actúa sobre la voluntad de los ciudadanos en la convicción que conoce mejor que ellos la receta de su “buen vivir”, garantía que incluso tiene consagración constitucional. Por supuesto, como en todos los lugares donde esto se intenta, no hay realmente una superación moral o ética del pueblo. La Revolución Ciudadana no produce sudamericanos más virtuosos. Por el contrario, la experiencia del turista puede ser amarga en estos lares cuando toca ser víctima de la mentira, la irresponsabilidad o la incompetencia. El resto es chauvinismo parroquial.

Image

Se ufanan de la mejor red vial de Sudamérica. Pero cualquier trayecto en transporte público es una pesadilla.

El segundo gran problema de Correa lo asemeja a Hugo Chávez. Su epidermis es demasiado sensible para aceptar la crítica y saca a relucir el mejor repertorio autoritario cuando se trata de callar a la disidencia. De muestra un botón: en enero recién pasado el presidente se cansó de las observaciones que le hacía un interlocutor vía Twitter y por la misma vía (@MashiRafael) ordenó a la Secretaría Nacional de Inteligencia “investigar a ese malcriado”. Lo mismo hizo con otros dos usuarios cuyas cuentas fueron cerradas a las pocas horas. Sabemos que la tolerancia cívica no ha sido la característica más sobresaliente del socialismo del siglo XXI. El lenguaje de enemigos que se instaló en la política ecuatoriana no ha llegado a los soeces extremos venezolanos, pero se le acerca a veces. Los medios de comunicación opositores a Rafael Correa han vivido tiempos difíciles y saben que lo que viene por delante puede ser peor. Algunos creen que el poder omnímodo que acaba de conquistar el oficialismo disminuirá los niveles de confrontación como una señal de madurez política –o bien porque ya no quedan muchos adversarios de cuidado- pero lo cierto es que Correa ha anticipado que su próximo objetivo será arremeter contra lo que él entiende como una expresión burguesa y antipopular de la libertad de prensa y expresión.

3. LA RENOVACIÓN DE LOS ACTORES

Image

La demagogia de los viejos líderes en retirada. Como Noboa, que prometía “Sacarte de la Pobreza”.

Los partidos tradicionales de Ecuador sufrieron una debacle en las últimas elecciones. El ex presidente Lucio Gutiérrez obtuvo apenas el 6,6% de los votos y su Sociedad Patriótica capturó sólo 6 escaños de la asamblea. El PRIAN se quedó fuera del parlamento y su sempiterno candidato -el millonario Álvaro Noboa- tuvo la más baja votación de sus cinco postulaciones presidenciales (3,7%). El Partido Roldosista del controvertido ex presidente Abdalá Bucaram presentó como candidato a un pastor evangélico que prometió terminar con los conciertos de rock y con suerte se empinó sobre el 1% del total. El electorado castigó duramente la vieja “partidocracia” denunciada por Correa y, por el contrario, abrió la ventana de nuevas opciones políticas. La del propio presidente, para empezar. Frente a ella, una auténtica nueva derecha liderada por sublíder de la competencia, Guillermo Lasso. Rafael Correa dio la bienvenida a esta nueva agrupación (“CREO”) por considerarla una derecha propiamente ideológica y no capturada por intereses clientelares u oportunistas. Los analistas especulan sobre la conveniencia de este bipartidismo: a Correa le interesa tener una oposición visible y civilizada pero que a la vez carezca de caudillos carismáticos y que sea fácilmente caricaturizable (el mismo Lasso es un connotado banquero). Pocas semanas atrás, al ser interrogado sobre sus similitudes con la derecha de Juan Manuel Santos o Sebastián Piñera en la región, Lasso se diferenció sosteniendo que ambos mandatarios mantenían un “silencio cómplice” y “poca personalidad democrática” frente a los atropellos al Estado de Derecho en la vecina Venezuela. Sin embargo, esta nueva derecha –a la que podría sumarse el capital de la joven promesa Mauricio Rodas que se quedó sorpresivamente con el cuarto lugar con un 4% de los votos- todavía no es una alternativa real de gobierno. Continuando con la analogía bolivariana, está aun en una etapa pre-Caprileana de conformación.

Image

Guillermo Lasso, Liga de Quito y cerveza Pilsener en la Sierra ecuatoriana.

Y al otro lado del espectro, ¿existe izquierda más allá del hegemónico correísmo? Poca y nada. Su ex colaborador Alberto Acosta intentó unir a todos los grupos radicales y frustrados de la tibieza del presidente pero alcanzó un desilusionante 3,2%. Más abajo quedó el interesante Norman Wray del colectivo “Ruptura” (el ME-O ecuatoriano, como le escuché a un amigo chileno residente en Quito) con un escuálido 1,3%. El drama para ambos es la tentación de sus huestes de regresar al redil oficialista en busca de alguna apetecible cuota de poder. El mapa de fuerzas que se configura en Ecuador es novedoso respecto de los actores y da cuenta de una genuina renovación política que en cuestión de años ya entra en tierra derecha.

Image

El bastión electoral del ex mandatario Lucio Gutiérrez era la Amazonía ecuatoriana. También la perdió.

4. LO QUE VIENE

Correa, como Chávez, es un fenómeno político que nace de la ineptitud e indolencia de la oligarquía local para administrar el poder en paz y justicia. Es el grito de revancha de los postergados y en ese sentido su relato es redondo. El contundente espaldarazo electoral que acaba de recibir es un cheque abierto para pasar de la poesía a la acción. Como ocurre pocas veces, el gobernante ecuatoriano tiene el camino despejado para dibujar el país que tiene en mente. La primera medida no se hizo esperar; hace pocos días el periódico opositor “El Universo” tituló “Por decreto, Gobierno dicta control de precios”. El diario estatal “El Telégrafo” moderó la información hablando sólo de “precios de referencia” para una cincuentena de productos básicos. Independiente del énfasis, la orientación es clara: menos libre mercado, más planificación central. Correa no se da vueltas de carnero y tiene todas las de ganar. Entre otras cosas porque entendió a la perfección la importancia de contar con una máquina propagandística aceitada. En todos los rincones del país se anuncian las obras y progresos de la Revolución Ciudadana. Muchos de estos afiches y carteles se confundían sutil pero intencionadamente con la profusa publicidad de campaña del candidato Correa. El Consejo Nacional Electoral –compuesto por figuras proclives al régimen- consideró que el agresivo despliegue comunicacional del gobierno de los últimos meses no constituía campaña propiamente tal aunque el parecido fuera evidente a los ojos de cualquier espectador. De esta manera, Rafael Correa inaugura sus últimos 4 años –no se repetiría el plato, según sus propias declaraciones- en un auspicioso escenario de poder casi incontrarrestable.

Image

El gigantesco mercado indígena de Otavalo. Al fondo, Norman Wray, el ME-O ecuatoriano.

Link: http://www.capital.cl/poder/correa-por-knockout/