Archive for 30 abril 2013

SE VIENE EL CLÁSICO ALLAMAND – LONGUEIRA

abril 30, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 30 de abril de 2013)

La UDI dejó caer a Laurence Golborne y Pablo Longueira asume la candidatura presidencial del partido. Si finalmente deciden competir en primarias con RN, quedará claro que el problema no fue el clima de beligerancia interna o la falta de unidad, sino las debilidades del propio Golborne. Los mandamases de la UDI –porque esto se decide desde arriba y sin participación de mucha gente- evaluaron que los episodios de Cencosud y las Islas Vírgenes fueron suficientes para revelar que tenían un candidato con tejado de vidrio en temas muy sensibles para la opinión pública.

Lo más coherente con el discurso de la UDI sería patear el tablero y seguir derechito a primera vuelta. Así le endosan a Allamand los costos políticos de la ruptura, y disponen del tiempo necesario para transformar a Longueira en un candidato competitivo.

Aunque muchos en el gremialismo agradecen al cielo por la caída de Golborne y el ascenso de Longueira –el primero era un outsider independiente, el segundo es casi un gurú místico en la UDI- lo cierto es que la teleserie hace que la derecha se vea mal. Hace unas semanas el diputado Melero destacaba que Golborne representaba la renovación de la política, frente a una Michelle Bachelet que quería repetirse el plato rodeada de los mismos de siempre. Que la derecha tenga que escoger ahora entre Allamand y Longueira no es el escenario más renovador que digamos.

Lo que sí prometen Allamand y Longueira es una contienda de pesos pesados, el clásico de la derecha chilena. Todo político sueña con enfrentar a su rival más duro, a su némesis, a su alter ego. Allamand y Longueira vienen olfateándose y desafiándose desde hace décadas. Son dos tipos de derechas distintas: la liberal de fronda contra la conservadora popular. Finalmente llegó la hora de que los titanes midan fuerza.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-04-30&NewsID=225715&BodyID=0&PaginaId=18

Anuncios

ANDRÉS “PIRRO” ALLAMAND

abril 28, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 28 de abril de 2013)

Cuenta la historia que en tiempos antiguos en tierras griegas hubo un rey de nombre Pirro, que derrotó a los romanos con altísimos costos para su ejército. “Otro triunfo como éste y volveré solo a Epiro”, habría dicho. Desde entonces se le llama “victoria pírrica” a aquella donde el vencedor pierde casi tanto como el vencido. Se parece mucho a lo que está haciendo Andrés Allamand.

Sus duros cuestionamientos a Laurence Golborne rompen la amistad cívica de la Alianza y fuerzan a la UDI a poner en duda incluso la primaria del sector. En el gremialismo habrían esperado que los balazos no vinieran tan de cerca. La Concertación compró sus cabritas y tomó palco para asistir a un nuevo episodio fratricida de la derecha.

La historia de la UDI con Allamand no ha sido fácil (quizás apenas menos traumática que con Piñera) y en este capítulo se reabren viejas heridas. Después de ser parte de los samuráis de Lavín en 2005, haber conseguido blindaje electoral en la senatorial y haberse casado con una respetada militante UDI parecía que al fin el rudo Andrés había logrado ganarse la confianza de sus aliados. Ahora todo vuelve a cero. Patricio Melero ya advirtió que es difícil que su partido vote por Allamand –en caso que éste gane la primaria- después de esto. “Donde se instala Allamand, hay conflicto”, añadió, como si fuera un elefante caminando en una cristalería.

En todo caso lo que dice Allamand es cierto: los candidatos deben dar explicaciones por aquellos actos del pasado que pueden decirnos algo sobre su integridad o buen juicio. El problema está en los decibeles utilizados cuando estás a días de sentarte a firmar el acuerdo que sella las primarias. La UDI puede utilizar este encontrón para patear el tablero, reservándose el derecho de llegar con candidato propio a la primera vuelta. Nada asegura que ese caballo sea Golborne.

 ¿Cuál es la estrategia de Allamand entonces? Como el animal político que es, olió la sangre de su adversario y salió a noquearlo de una vez para quedarse con la nominación presidencial de la centroderecha. Y aunque es posible que la herida de la candidatura de Golborne sea mortal y tengamos que sacarlo en camilla, sería para Andrés “Pirro” Allamand una victoria demasiado cara, que al igual que al rey de Epiro sólo le sirva para llegar solitario al final.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-04-28&NewsID=225486&BodyID=0&PaginaId=13

SE LE VINO LA NOCHE

abril 26, 2013

Por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 26 de abril de 2013)

Se le vino la noche al candidato presidencial Laurence Golborne. Gracias a una condena de la Corte Suprema, se supo que mientras era un exitoso gerente allá por 2006, su empresa Cencosud aplicaba cobros indebidos en las tarjetas de crédito de sus clientes. La noticia habría pasado piola en otros tiempos. Sin embargo en estos últimos años los chilenos se han mostrado especialmente severos con todo lo que huela a abuso empresarial. Esto puede ser más grave que cualquier fotografía comprometedora de juventud porque ataca directamente la credibilidad del relato de Golborne: el de un esforzado chileno de Maipú que por su experiencia de vida empatiza mejor que sus rivales con los dolores de la clase media.

Golborne ha entregado su versión: como empleado no se mandaba solo, el directorio cortaba el queque, los abogados de la empresa respaldaron la práctica castigada. Probablemente todo esto sea cierto. No obstante cuando la opinión pública anda brava no hay explicación que valga. Por lo demás no estamos hablando de un chileno cualquiera; es uno que aspira a la mayor dignidad republicana.

Si al propio Sebastián Piñera le sacaron en cara una y otra vez sus líos ochenteros con el Banco de Talca, imagínese una campaña desatada donde los adversarios de Golborne tendrán siempre esta cartita bajo la manga. Por de pronto, un regalo del cielo para el candidato RN Andrés Allamand. Para la UDI las opciones se reducen a tres: la primera, confiar en el dinamismo de la agenda y esperar que los diarios de hoy sirvan para envolver el pescado de mañana. La segunda, presionar a Laurence a pedir disculpas públicas y ofrecer propuestas concretas para combatir el abuso. La tercera, dar de baja al candidato y salir a vitrinear sustituto. El nombre de Pablo Longueira siempre ronda como fantasma en el gremialismo. Más de alguno se verá tentado a invocarlo.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-04-26&PaginaId=34&bodyid=0

LOS AHORROS DE CAROLINA

abril 23, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 23 de abril de 2013)

Carolina Schmidt deja el Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM) y asume el ministerio de Educación tras la destitución de Harald Beyer en el Congreso. Schmidt es nada menos que la ministra mejor evaluada del gabinete del Presidente Piñera -71% de aprobación según la última encuesta Adimark- por lo que el enroque tiene bastante sentido. Educación es probablemente la cartera más desgastante y áspera en el Chile actual; parece buena idea poner al frente a un personaje que posee capital político propio para girar como una abultada cuenta de ahorro personal. Para muchos chilenos y chilenas, esta es la popular ministra que aprobó el posnatal de 6 meses y le tiró las orejas al colocolino Mauro Olivi por presunta violencia intrafamiliar.

¿Tiene relevancia que además sea mujer? Podría tenerla. En su época de presidenta, Michelle Bachelet se victimizó exitosamente frente a las críticas que recibió: “femicidio político”, le llamaron. Hace poco el mismísimo diputado socialista Osvaldo Andrade usó la frase de una campaña del SERNAM para afirmar que “maricón es el que ataca a una mujer”. ¿Quién querrá ser el primero en salir a atacar a la ministra Schmidt?

Cuentan las malas lenguas que ningún peso pesado de la derecha quería aceptar el fierro caliente de Educación. Puros malos ratos, ninguna recompensa política. Trituró a Lavín, agotó a Bulnes, asesinó a Beyer. A Carolina Schmidt parece no afectarle la presión. Dicen que tiene un liderazgo más dialogante. Sin embargo no es sabio subir las expectativas. Ella sigue siendo parte del gobierno de Piñera y sus visiones en educación son las mismas que sus antecesores. Su tarea es sacar adelante los proyectos pendientes. Si el movimiento estudiantil pretende que la derecha en el poder cambie súbitamente de ideología, puede quedarse sentado esperando. O seguir marchando, claro.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-04-23&NewsID=225008&BodyID=0&PaginaId=14

EL EFECTO DOS DÍGITOS

abril 22, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en el sitio web de la Sociedad Atea de Chile y en El Post)

Hay dos buenas razones para recibir con relativo optimismo el aumento que, según el Censo 2012, experimentó la población no-creyente del país. La primera es que confirma la tendencia de que Chile sigue su camino hacia el desarrollo. La segunda es que ateos y agnósticos cada vez estamos menos solos.

La primera razón emana de una serie de patrones comparados. Se sabe que los valores racional-seculares priman en las sociedades más desarrolladas mientras los valores tradicional-autoritarios se imponen en los países pobres. No está claro qué factor es la causa del otro, lo único evidente es que existe una correlación. Suecia, Alemania, Noruega, Dinamarca y Japón son ejemplos de países ricos y escasamente religiosos. Guatemala, Pakistán, Egipto o Zimbabwe aparecen en el otro extremo de la tabla: devotos y con economías de subsistencia. Los únicos países desarrollados que no han abandonado su religiosidad son Estados Unidos e Irlanda. Ahora bien, también existen países económicamente débiles con valores seculares, especialmente aquellos que estaban en la órbita soviética. Chile viene recién saliendo de la etapa de las necesidades materiales duras pero todavía comparte con el resto de Latinoamérica su orientación tradicionalista pro religiosa. La hipótesis es que a medida que siga progresando sus nuevas generaciones serán más educadas y autónomas. Sería cuestión de tiempo que comience a expresar valores racional-seculares. Vamos por buen camino.

La segunda razón apunta al corazón de lo que algunos llaman reconocimiento. La batalla por los derechos civiles de un determinado grupo comienza justamente cuando ese grupo deja de avergonzarse de su identidad. Ocurrió con los afroamericanos en los sesenta y con la población homosexual en los ochenta y noventa. Sencillamente se cansaron de ser observados con desprecio, compasión o extrañeza. Exigieron ser tratados como iguales. No es muy distinto a lo que ocurre con la población irreligiosa. Algunos todavía creen, como John Locke, que los ateos no son dignos de confianza porque no pueden jurar sobre nada sagrado. El actual gobierno ha insistido en violar el principio de neutralidad estatal sosteniendo sin ambages que prefiere la espiritualidad religiosa. Es posible que miles de ateos y agnósticos tengan problemas en su entorno para reconocer que no creen en un Dios personal que actúa en tiempo real y les paree aberrante depositar esperanzas en un manuscrito incoherente de una edad primitiva. Por tanto es también posible que se vean afectados en su autoestima y valoración individual.  Subir de 8,3% a 11,5% no les cambiará la vida, pero es bueno saber que cada vez somos más, porque juntos siempre somos más valientes. El no-creyente pertenece a una minoría que en muchos sentidos es vulnerada por las desiguales condiciones epistemológicas y políticas de una sociedad como la chilena. Para dar la batalla por nuestros derechos es fundamental salir del closet y reconocer al otro que piensa igual. Estos dos dígitos indican que eso está ocurriendo.

Link: http://sociedadatea.cl/sitio/el-efecto-dos-digitos/

http://www.elpost.cl/web/temas/nacional/1745-el_efecto_dos_dgitos.html

LA FRANJA DE LA DISCORDIA

abril 21, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 21 de abril de 2013)

La franja televisiva ha demostrado ser importante en las elecciones chilenas. La película “NO” justamente trata del impacto de aquella herramienta en el plebiscito de 1988. La de Joaquín Lavín en 1999 también fue clave en el éxito de su campaña. Aunque sería excesivo decir que la franja determina el resultado de una elección, nadie desconoce su potencial.

Por lo mismo muchos políticos querían que los canales no sólo estuvieran obligados a transmitir la franja presidencial de las elecciones generales de noviembre, sino también cedieran minutos de pantalla para la propaganda de las primarias que se realizarán en el mes de junio. Los canales agrupados en Anatel se rebelaron y pidieron al Gobierno que vetase la iniciativa, a lo que el Presidente Piñera accedió: hasta el momento no habrá franja obligatoria para las primarias.

Es cierto que los canales utilizan una concesión pública y por tanto deben ciertos servicios mínimos a la democracia. Eso no está en discusión. Anatel no gana mucho argumentando que todos los días demuestra su “compromiso con los chilenos”. Aquí no estamos hablando de la sección servicio a la comunidad de los matinales sino de algo mucho más concreto: informar a la ciudadanía de la oferta electoral disponible.

El mejor argumento para criticar la franja obligatoria de primarias es otro: algunos candidatos tendrían dos espacios de difusión gratuitos y otros solamente uno. Piense en Michelle Bachelet, por ejemplo, que probablemente gane la primaria de su sector. Ella tendría su primera franja en junio y luego otra más en noviembre. En cambio candidatos como Marco Enríquez-Ominami, Franco Parisi o Marcel Claude –que no compiten en primarias- sólo tendrían franja en noviembre. ¿Es esto justo?

Las primarias son de interés público pero la única elección de interés realmente general es la primera vuelta de noviembre y eventualmente la segunda vuelta de diciembre. Es positivo que las dos grandes coaliciones celebren elecciones internas en lugar de escoger candidatos a dedo, pero no queda claro por qué la televisión abierta debe subsidiar algunas ofertas electorales y otras no. En este caso se beneficiarían Concertación y Alianza, y una vez más se verían discriminados los partidos pequeños.

Los precandidatos que exigen franja para primarias –Gómez, Velasco, Orrego- tienen un gran punto: sin espacios públicos garantizados el poder del dinero hace la diferencia. Sin embargo esta no parece la mejor manera de resolver ese problema porque pasan a llevar otro principio importante: la igualdad de todos los actores –ya sean miembros de coaliciones, militantes de partidos chicos o independientes- ante los procesos políticos

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-04-21&NewsID=224820&BodyID=0&PaginaId=13

EL GOBIERNO ANTICIPADO DE MICHELLE

abril 20, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en revista Capital del 19 de abril de 2013)

Todo indica que Michelle Bachelet se repetirá el plato y gobernará los destinos de Chile desde 2014 a 2018. No es pesimismo ni optimismo. Es una predicción realista de acuerdo a los números disponibles. Pero no se trata sólo de su sólida posición en las encuestas, sino del efecto que cada una de sus palabras tiene en el mundo político y en la opinión pública. Es cierto que dice poco y lo que dice es ambiguo, pero eso ha bastado para que todos sus adversarios se pronuncien respecto a cada una de sus propuestas. Un ejército de exégetas pugna por explicar qué quiso decir con tal o cual frase, desarrollando una autentica ciencia de la bachetología. Todo esto pasa porque su ventaja es tan cómoda que da la sensación que sus ideas ya son realidades, sus frases se ven convertidas en proyectos de ley y sus intenciones en relatos de gobierno. Da la impresión que Bachelet empezó a reinar desde que puso un pie en Santiago. Esta fantasía de gobierno anticipado establece nuevas reglas para los actores políticos.

LA PESADILLA DE LA DERECHA

El primer damnificado es el Presidente Piñera. Aunque tiene toda la razón cuando señala que los candidatos deben responder las preguntas de la ciudadanía por incómodas que sean, al establecer un diálogo directo con la ex mandataria no la está tratando como una postulante cualquiera. Piñera no ha interpelado a ninguno de los otros aspirantes al sillón de O´Higgins. Sin quererlo además minimiza la autoridad de sus propios precandidatos –Golborne y Allamand- para enfrentar a Bachelet.

Trascendió a los medios que la vocera Cecilia Pérez difundió entre los funcionarios de gobierno un instructivo que alertaba sobre un eventual segundo mandato de la ex ONU Mujeres, adjetivándolo como una “pesadilla”. El drama es que la previa de Michelle ya es una pesadilla para el oficialismo. No es necesario que se apersone físicamente en La Moneda para empezar a sufrirla. Esta maldición espectral no es nueva. Durante casi todo el primer año de Sebastián Piñera se habló del fantasma de Bachelet –debido a la altísima popularidad que dejó- y como éste impedía que los chilenos se encariñaran con el nuevo Presidente. Imagínese la impotencia de Piñera al no poder asistir al mundial de Sudáfrica mientras Michelle se paseaba sonriente en los estadios donde jugaba Chile, estrechando su complicidad con el adorado DT nacional Marcelo Bielsa. Más de alguno asesor pensó en ese momento que para acabar con la Bachelemanía era también necesario sepultar a sus aliados simbólicos Mayne-Nicholls y Bielsa. Si aquella jugada fue consciente, claramente salió mal.

Los coletazos del 27/F siguieron invocando a la madre en el exilio. Los parlamentarios opositores quisieron demoler su aprobación tal como lo había padecido Ricardo Lagos Escobar. Tampoco funciono. De tanto mencionarla se apareció como Beetlejuice. Y ni un rasguño le hicieron. Por eso debe ser frustrante para la centroderecha que ahora regrese de los cielos con un lenguaje críptico y sin hacer absolutamente nada fuera de lo común le ponga término al gobierno de Piñera casi un año antes de lo previsto. La teoría del pato cojo es insuficiente para explicar este fenómeno. Piñera no pierde protagonismo en la recta final porque sus ministros estrellas lo abandonen para hacer campaña. El asunto es más complejo: Piñera se ha visto opacado durante casi todo su mandato por una sombra que no ha dejado de atormentarlo. Si durante el primer año fue su fantasma el que todavía rondaba en el palacio, ahora en su último año es ella hecha carne y hueso quien amenaza con un cogobierno.

LAS TAREAS DEL BACHELETISMO

Nunca ha sido fácil cargar con mucha expectativa. Es natural que uno no pueda cumplirlas todas y frustre a algunos sectores. Ese es desafío mayor del entorno de Michelle Bachelet: frustrar expectativas a un ritmo soportable. A diferencia de lo que afirman los otros candidatos –que pueden jugar al borde de la osadía programática- los anuncios de Michelle Bachelet son sopesados y medidos como probables realidades en el corto plazo. Si la carrera presidencial está decidida, entonces lo suyo no son anuncios de campaña sino anticipos expresos de su futura administración. Los riesgos son evidentes. Los movimientos sociales que ya dieron por terminada su relación con el actual gobierno tienen la mira puesta en las palabras de la ex presidenta. Esta suerte de reinado paralelo expone peligrosamente a Bachelet. Por eso no le conviene ser muy precisa en lo programático y prefiere establecer hojas de ruta más bien difusas.

Sin embargo se equivocan los que ven en Bachelet a la conductora de los nuevos tiempos. El liderazgo transformador no es lo suyo. Sus fortalezas están en su capacidad de navegar con el viento para llegar a puerto. “La política se trata de convicciones más que de la capacidad de maniobrar con éxitos los problemas del día a día” solía decir la fallecida Margaret Thatcher. Bueno, Bachelet no es Thatcher, básicamente porque no está dispuesta a asumir los costos de políticas impopulares. Si se me permite la analogía musical, Bachelet no es una compositora sino una gran intérprete. De sus manos no emerge la sinfonía del próximo Chile. Más bien ella escucha y aprende las notas que debe tocar. No determina el norte, sino que toma la temperatura ambiente y canaliza los anhelos ya existentes de un pueblo. El éxito simbólico de Michelle Bachelet depende de eso y no de otra cosa.

La idea de regresar al poder abrió los apetitos –cómo no- de la gran familia concertacionista. El síntoma final del gobierno anticipado de Bachelet es la soterrada repartición de cargos que ya ocurre en una serie de inevitables conversaciones informales. Todo indica que el economista socialista Alberto Arenas representa el papel que en 2005 jugó Andrés Velasco y acompañaría a la presidenta en Hacienda. Su protagonismo en el comando lo posiciona por sobre otras figuras como Mario Marcel u Oscar Landerretche. Para Interior son reiteradas las menciones a Camilo Escalona (PS), reconvertido en baluarte republicano y conocido aliado de Michelle. Si los equilibrios partidarios así lo exigen, el  DC Jorge Burgos es una posibilidad para dirigir el gabinete, aunque por su experiencia parlamentaria sería un espléndido Secretario General de la Presidencia. La vocería ya se la está probando Álvaro Elizalde (PS), que por alguna buena razón no está apuntando al congreso. Para la sensible cartera de Educación suena desde Mario Waissbluth hasta Carlos Peña –que también podría ir a Justicia. Carlos Montes (PS) iría a Vivienda si fracasa su asalto senatorial por Santiago Oriente. El ex subsecretario y actual agente chileno en La Haya Alberto van Klaveren (pro PPD) es una carta para conducir la cancillería. Francisco Vidal (PPD) podría volver a Defensa. Dante Contreras para el ex Mideplan. Andrea Repetto en Trabajo. No está claro quién(es) y dónde quedaría(n) mejor ubicado(s) el (los) comunista(s) que se integre(n), cuestión altamente sensible para un partido que no participa en el gabinete desde 1973. Tampoco está claro que ocurrirá con los presidenciables opositores que queden en el camino en la primaria concertacionista de Junio. Es un secreto a voces que Andrés Velasco está en la lista negra por atreverse a desafiar a su ex Jefa. Menos dramáticos son los casos de Claudio Orrego (DC) y José Antonio Gómez (PRSD): el ex alcalde de Peñalolén es una carta interesante para Obras Públicas –provechoso ministerio para sus futuras perspectivas electorales- mientras el líder radical está preparado para asumir una cartera política. Mucho más difícil de especular es lo que ocurra con Marco Enríquez-Ominami, cuyos votos serían claves para que Bachelet se imponga en segunda vuelta. Algunos profetizan que esta vez ME-O no se conformará con ver el partido desde afuera por cuatro largos años porque una posición atractiva desde el Ejecutivo es indiscutiblemente una mejor tribuna. Una posición relativamente autónoma que le permita compartir los logros del nuevo gobierno si los tiene y distanciarse rápidamente si no los tiene.

Una vez más, sin quererlo ni buscarlo (como decía en su franja presidencial de 2005) Michelle Bachelet comenzó a reinar en Chile.

Link: http://www.capital.cl/poder/el-gobierno-anticipado-de-michelle/

MORIR CON LAS BOTAS PUESTAS

abril 18, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 18 de abril de 2013)

Beyer ha sido políticamente asesinado por la Concertación -menos Patricio Walker y más Carlos Bianchi- tal como lo demandaba el movimiento estudiantil. La cabeza del ministro (ahora ex ministro) ha sido entregada en bandeja de plata en señal de amor. Así la oposición espera inaugurar un pololeo fructífero con los jóvenes, pensando en un retorno sin oleajes de Michelle Bachelet al poder.

No obstante, a veces es imposible abrigarse el cuello sin destaparse los pies. Es cierto que la Concertación comienza su terapia de pareja con la izquierda y los llamados movimientos sociales. Pero muchos de sus adherentes históricos –los que se ubican más al centro y rechazaron la acusación contra Beyer por considerarla inconsecuente o excesiva- quedan frustrados y huérfanos. No se van a ir a la derecha, sin embargo para ellos no hay motivos para festejar.  

El gobierno recibe un golpe bajo justo cuando parecía despegar. Uno de sus ministros más reputados es destituido por otro poder del estado. No suena nada bien. Para consuelo de los amigos de Beyer, éste no aspiraba a competir en ninguna elección parlamentaria futura. Lo menciono porque eso fue lo que más dolió en el entorno de la también destituida ministra Yasna Provoste en 2008. Ella tenía todas las ganas de representar a su querida tercera región en el Congreso y no pudo porque la sanción accesoria es la inhabilidad para ejercer cargos públicos por cinco años.

Beyer no quiso renunciar para dar una señal de inocencia. Optó por morir con las botas puestas. Solidaridad entre sus pares académicos no le falta. Transversalmente se manifestaron para defenderlo y seguramente lo harán ahora para enviarle las mejores vibras. En algunos círculos será elevado a la categoría de mártir de la politiquería.

Mientras tanto, se acerca el invierno y las coaliciones se atrincheran en año electoral para darse con todo lo que pillen. Después de ayer, todo vale

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-04-18&NewsID=224557&BodyID=0&PaginaId=15

Voto de los chilenos en el exterior

abril 17, 2013

En el marco del proyecto #5conversaciones para Chile de Casa de la Paz, mi propuesta es Voto para los chilenos en el exterior. Acá el clip. Vota por tus conversaciones preferidas en http://www.5conversacionesparachile.cl/

EL GABINETE DORADO

abril 16, 2013

por Cristóbal Bellolio (publicada en revista Capital del 5 de abril de 2013)

Es común preguntar quién ha sido el mejor presidente de Chile. Recuerdo un interesante artículo de Patricio Navia, que en 2008 analizaba la labor de los últimos diez mandatarios y concluía que Ricardo Lagos merecía el primer puesto. En estas páginas la tarea es otra: exploraremos quiénes componen el gabinete ideal, el elenco dorado de ministros que todo presidente quisiera tener. Limitaremos la pregunta a los últimos 23 años, desde el retorno de la democracia. Desempeño político y resultados legislativos, fueron las variables primordiales en esta no-científica medición.

Interior: La muñeca de Insulza

El título de mejor jefe de gabinete tiene cómodo dueño: José Miguel Insulza (PS). El Pánzer, como le bautizó la prensa, dirigía la orquesta del ejecutivo con abismante naturalidad. Aunque cuentan sus cercanos que nunca fue un verdadero amigo del presidente, fue su mejor aliado. Con Insulza a cargo del funcionamiento del gobierno, Lagos pudo desplegar su vocación monárquica de Jefe de Estado. El actual secretario general de la OEA aplicó entonces su mejor olfato político para sortear la crisis inicial que azotó a La Moneda por los casos de corrupción y abrochó una productiva agenda con el líder de la UDI Pablo Longueira. Más tarde fue activo protagonista en las reformas constitucionales que derogaron los últimos enclaves autoritarios de Pinochet. Como alguna vez escribió Héctor Soto en esta revista, si bien al gobierno de Lagos le fallaron las políticas públicas, no le falló la política. Y en eso Insulza tiene mucho que decir. Medalla de plata para Edmundo Pérez Yoma (DC), que arribó al gobierno de Michelle Bachelet para ordenar la casa después del accidentado paso de dos camaradas por el cargo. Los mejores momentos de la administración Bachelet coinciden con su presencia en La Moneda.

Hacienda: Foxley vs.Velasco

Aquí la contienda es pareja. Por nariz el Oro va para Alejandro Foxley (DC), ministro de Patricio Aylwin. Foxley fue clave para resistir la presión de ciertos grupos para revertir el productivo modelo de libre mercado adoptado en dictadura. Sus números son envidiables: en sus cuatro años redujo la inflación a la mitad y el crecimiento económico acumuló un 35%. En segundo lugar queda Andrés Velasco (independiente), ministro de finanzas de Michelle Bachelet. Sus méritos son distintos. Se argumenta que Velasco tuvo la sabiduría de ahorrar en tiempo de vacas gordas para gastar en tiempo de vacas flacas. Esta política fiscal habría sido decisiva para enfrentar el chaparrón internacional de 2008 y disparar la popularidad de la presidenta. El tercero, todavía verde para ser evaluado en forma concluyente, es el actual ministro Felipe Larraín (independiente). Si acaso era cierto aquello de la “siesta de Chile”, la dupla Piñera-Larraín se tomó en serio la responsabilidad de despertar al ex jaguar. La economía vive momentos de plena expansión, nos acercamos al pleno empleo y todo con superávit fiscal.

Vocería: Los años de Correa

Dos candidatos con estilos opuestos para el oro del micrófono palaciego. Por relevancia política nos quedamos con Enrique Correa (PS), secretario general del primer gobierno democrático post Pinochet, pero también mucho más que eso. En días difíciles donde la articulación de confianzas con el mundo militar era cuestión sensible e imperativa, el papel de Correa fue crucial. Miembro de la vieja e indestructible comunidad MAPU, este negociador incansable le da una inédita relevancia política a la vocería. Su retador más duro es Francisco Vidal (PPD). Ninguna otra función de gobierno le quedó mejor que ésta. Dos veces Vidal fue ministro Segegob. Primero con Lagos bajo la tutela política de Insulza y luego con Bachelet en un formato más libre. Aunque muchos consideran que 2003-2005 fue su mejor época, lo cierto es que sus excepcionales dotes de comunicador fueron relevantes para el repunte político de ambas administraciones.

Educación: El mateo Beyer

Ironías de la vida, el Oro va para Harald Beyer (independiente). Aunque en estos momentos atraviesa una complicada acusación constitucional formulada desde la Concertación, Beyer es el ministro de educación más preparado y empoderado que hemos tenido en 23 años. Aunque asumió un fierro caliente, en su corta estadía en el cargo le arrebató a los bancos el Crédito con Aval del Estado –satisfaciendo una de las demandas centrales del movimiento estudiantil– y ahora enfrenta con valentía al auténtico cartel que han formado las universidades del Consejo de Rectores. Y aunque sería mentira afirmar que su prioridad ha sido fiscalizar el lucro, ha hecho más que todos sus antecesores por visibilizar el problema: el proyecto de superintendencia de educación que se tramita en el Congreso es el botón de muestra.

Justicia: La dupla poderosa

La reforma procesal penal ha sido indudablemente la transformación institucional más importante de las últimas décadas en materia de justicia. Resulta entonces evidente destacar nuevamente a Soledad Alvear (DC) al mando de este ministerio durante el gobierno de Frei Ruiz-Tagle. Incansable y matea, Alvear fue articulando una fructífera relación con un poder complejo como es el Judicial. Ya en el gobierno de Lagos, la responsabilidad por la implementación de la reforma procesal penal cayó sobre los hombros de José Antonio Gómez (PRSD), que había sido subsecretario de Alvear por varios años. Entre ambos –que además sacaron adelante la ley de filiación y de divorcio respectivamente– comparten la presea dorada. Medalla de Plata se merece el año y medio de Felipe Bulnes (RN) en Justicia. Su seriedad y constancia anticipaban una gestión redonda que fue interrumpida con su nombramiento en Educación.

SegPres: Eternamente Boeninger

Otra vez hay que ir a buscar al principio. Por su altura humana e intelectual, por la magnitud de los desafíos legislativos y por la fragilidad de los puentes políticos por tender, Edgardo Boeninger (DC) puntea esta categoría con cierta distancia. Boeninger será recordado por los libros de historia como uno de los personajes claves de la transición. Ideológicamente práctico, fuertemente presidencialista y silencioso cómplice de Aylwin en el diseño político del gobierno, Boeninger lo hacía todo fácil gracias a sus buenas relaciones en todo el arco iris político. ¿Quién le sigue? Los pocos meses del propio José Miguel Insulza (PS) como Segpres en 1999, que según la mitología política fueron determinantes para complicar al ascendente Joaquín Lavín con un oportuno proyecto de reforma laboral.

Obras Públicas: La plataforma Lagos

Ricardo Lagos Escobar (PPD) perfeccionó el modelo de incorporación de privados al desarrollo de infraestructura pública y sentó las bases de la modernización vial durante el mandato de Frei Ruiz-Tagle. Sabido es que se trata de una cartera de enormes oportunidades políticas –los chilenos ven a estos ministros cortando cintas– pero sólo Lagos le ha sacado el rendimiento óptimo. Al momento de renunciar en 1998 se encontraba suficientemente posicionado como precandidato presidencial y meses más tarde derrotó en la primaria a Andrés Zaldívar. Su episodio más difícil fue la construcción de la cárcel de Punta Peuco, donde finalmente terminó consolidando su influencia interna.

Defensa: Autoridad Pérez Yoma

Por la trascendencia del período y la destreza política requerida, el Oro se lo lleva Edmundo Pérez Yoma (DC), ministro de Defensa entre los complejos 1994 y 1998, que culminaron con el eterno período de Pinochet como Comandante en Jefe del Ejército. Por impacto político y efecto simbólico, la Plata va para Michelle Bachelet (PS), en su segunda cartera del gabinete laguista. Por la curiosa conexión emotiva con sus instituciones, el Bronce se lo lleva Francisco Vidal (PPD).

Minería: Laurence y los 33

Si hubiera escrito este artículo hace tres años, probablemente habría dejado este premio vacante. Debo aclarar que la labor que desempeñó Laurence Golborne (independiente- UDI) como ministro de Minería no tiene mucha relación con las razones que lo lanzaron al estrellato político. Estar acompañando a las familias de los mineros atrapados en la mina San José era una labor más propia del titular del trabajo –a fin de cuentas fue un accidente laboral– pero fue la notable capacidad de reacción que exhibió Golborne la que desequilibró el escenario político y hoy lo tiene posicionado como el más probable candidato presidencial de la centroderecha. Por lo demás, es probable que en esta cartera la opinión pública no recuerde a ningún otro.

Economía: Talento Longueira

Por peso específico y oportunidad de agenda, mi voto es para Pablo Longueira (UDI). Bien es sabido que en Chile este ministerio vive en la sombra de Hacienda. Aun así Longueira ha encontrado el espacio suficiente para desplegar su talento político. El acento en las necesidades de las pymes y su denuncia de abusos empresariales coronan su gestión. Su momento más bajo fue la ley de pesca. Sin embargo sus competidores se ubican muy atrás en la tabla de recordación, quizás con la sola excepción del ex socialista Carlos Ominami (1990-1992).

Cancillería: Soledad del exterior

Área difícil porque la política exterior no siempre tiene resonancia interna. Sin ser experto en estas lides, me inclino por Soledad Alvear (DC). No sólo fue la primera mujer canciller en nuestra historia republicana, sino que además exhibe trascendentes logros como la firma del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y la Unión Europea. Tampoco se olvida la importancia estratégica que tuvo para Lagos la presencia internacional, que culminó con el voto en contra de Chile –desde su sitial temporal en el Consejo de la ONU– a la cruzada bélica de George W. Bush en Irak. La alta aprobación de Alvear en este ministerio la catapultó como precandidata presidencial de su partido.

Salud:…

Primer puesto vacante. A pesar de la importancia del Plan AUGE para Chile, ni Osvaldo Artaza (DC) ni Pedro García (DC) –ministros de Lagos encomendados a implementar el plan de salud– tuvieron la brillantez política requerida para la tarea. Ambos comparten la presea plateada. El Bronce se lo estaría calzando Jaime Mañalich (independiente) por su agresiva política contra el tabaquismo y las malas prácticas de la industria de la salud.

Trabajo: Solari, el negociador

Oro para Ricardo Solari (PS) por la reforma laboral y el seguro de cesantía promulgados durante el gobierno de Lagos, sin mencionar sus excepcionales dotes de negociador entre dos tierras complejas: empresarios y trabajadores. Plata para René Cortázar (DC), integrante del gabinete del presidente Aylwin. Bronce para Osvaldo Andrade (PS), titular del Trabajo durante los primeros años de Michelle Bachelet.

Transporte y Telecomunicaciones: Arreglar el pastel

Otro primer puesto vacante. La auténtica intervención quirúrgica que comandó René Cortázar (DC) para arreglar el desaguisado mayúsculo del Transantiago aparece como la gestión políticamente más relevante, aunque sus resultados son discutidos. Las mejoras introducidas por el actual ministro Pedro Pablo Errázuriz (independiente) también son destacables, a lo que se suma la aprobación del proyecto de portabilidad numérica. Ambos comparten Plata.

Sernam: Pendiente

Vacante el primer puesto. Ningún presidente le ha dado mucha relevancia política a esta cartera y eso se nota en sus titulares. Plata para Adriana Delpiano (PPD) bajo el gobierno de Lagos y Bronce para Carolina Schmidt (independiente) durante el gobierno de Piñera.

Cultura: ¿?

No hay mucho donde elegir pero por las características de sus respectivos gobiernos, Paulina Urrutia (independiente) –con Bachelet– parece superar a su antecesor José Weinstein –con Lagos–, y a su sucesor Luciano Cruz Coke.

Vivienda:…

Oro vacante. Jaime Ravinet (DC) durante el gobierno de Lagos y Patricia Poblete (DC) en tiempos de Bachelet realizaron gestiones interesantes que tuvieron cierta continuidad y resonancia mediática. Plata para ambos. Por números, la labor del actual ministro Rodrigo Pérez Mackenna (independiente) se mete por los palos y asegura Bronce.

Desarrollo Social: La jugada de Kast

Ex Mideplán, el premio al mejor le pertenece al joven Felipe Kast (independiente). Aunque realizaba una labor dedicada, en 2011 Piñera prefirió ubicar a Joaquín Lavín en el cargo para asegurar su supervivencia política. Kast se la jugó con éxito para darle relevancia política a un ministerio que ninguno de sus antecesores fue capaz de transmitir.

___________________________________________________________________________

Didáctico medallero

Como era previsible, los partidos de la Concertación tienen más medallas porque ejercieron el poder durante 20 años. Es razonable que la UDI y RN tengan números tan escuálidos después de apenas 3 años de gobierno. La DC puntea el ranking con 5 ministros en el Gabinete Dorado: Boeninger (SegPres), Pérez Yoma (Defensa), Foxley (Hacienda), Alvear (Justicia) y nuevamente Alvear (RREE). Luego viene la clasificación por mandato presidencial. Este ranking lo lideran los gabinetes de Lagos y Piñera, con 4 ministros en el equipo soñado cada uno: Insulza, Alvear, Solari y Gómez durante el período 2000-2006; Beyer, Golborne, Longueira y Kast en el 2010-2014.

Tabla

Link: http://www.capital.cl/poder/el-gabinete-sonado/