LA FRANJA DE LA DISCORDIA

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 21 de abril de 2013)

La franja televisiva ha demostrado ser importante en las elecciones chilenas. La película “NO” justamente trata del impacto de aquella herramienta en el plebiscito de 1988. La de Joaquín Lavín en 1999 también fue clave en el éxito de su campaña. Aunque sería excesivo decir que la franja determina el resultado de una elección, nadie desconoce su potencial.

Por lo mismo muchos políticos querían que los canales no sólo estuvieran obligados a transmitir la franja presidencial de las elecciones generales de noviembre, sino también cedieran minutos de pantalla para la propaganda de las primarias que se realizarán en el mes de junio. Los canales agrupados en Anatel se rebelaron y pidieron al Gobierno que vetase la iniciativa, a lo que el Presidente Piñera accedió: hasta el momento no habrá franja obligatoria para las primarias.

Es cierto que los canales utilizan una concesión pública y por tanto deben ciertos servicios mínimos a la democracia. Eso no está en discusión. Anatel no gana mucho argumentando que todos los días demuestra su “compromiso con los chilenos”. Aquí no estamos hablando de la sección servicio a la comunidad de los matinales sino de algo mucho más concreto: informar a la ciudadanía de la oferta electoral disponible.

El mejor argumento para criticar la franja obligatoria de primarias es otro: algunos candidatos tendrían dos espacios de difusión gratuitos y otros solamente uno. Piense en Michelle Bachelet, por ejemplo, que probablemente gane la primaria de su sector. Ella tendría su primera franja en junio y luego otra más en noviembre. En cambio candidatos como Marco Enríquez-Ominami, Franco Parisi o Marcel Claude –que no compiten en primarias- sólo tendrían franja en noviembre. ¿Es esto justo?

Las primarias son de interés público pero la única elección de interés realmente general es la primera vuelta de noviembre y eventualmente la segunda vuelta de diciembre. Es positivo que las dos grandes coaliciones celebren elecciones internas en lugar de escoger candidatos a dedo, pero no queda claro por qué la televisión abierta debe subsidiar algunas ofertas electorales y otras no. En este caso se beneficiarían Concertación y Alianza, y una vez más se verían discriminados los partidos pequeños.

Los precandidatos que exigen franja para primarias –Gómez, Velasco, Orrego- tienen un gran punto: sin espacios públicos garantizados el poder del dinero hace la diferencia. Sin embargo esta no parece la mejor manera de resolver ese problema porque pasan a llevar otro principio importante: la igualdad de todos los actores –ya sean miembros de coaliciones, militantes de partidos chicos o independientes- ante los procesos políticos

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-04-21&NewsID=224820&BodyID=0&PaginaId=13

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: