MOVIMIENTO ESTUDIANTIL: TAN LEJOS, TAN CERCA

por Cristóbal Bellolio (publicada en revista Capital del 3 de mayo de 2013)

Tres ministros ha derribado, por así decirlo, el aluvión del movimiento estudiantil. Joaquín Lavín salió porque su permanencia se hizo políticamente insostenible a mediados de 2011. Su tumba se terminó de cavar al reconocer que había recuperado la inversión que hizo en una conocida universidad privada. Felipe Bulnes no aguantó la insoportable presión y duró apenas unos meses. Se llevó el susto de su vida en medio de la “invasión ciudadana” que sufrió la sede santiaguina del Congreso. Finalmente cayó Harald Beyer, el experto en educación, a través de una acusación constitucional que el propio movimiento alentó y monitoreó.

¿Ha ganado algo el movimiento estudiantil, más allá de atesorar collares con los huesos de sus víctimas? No poco. Se ha posicionado como uno de los grupos de presión más relevantes de la sociedad civil chilena. Sus demandas siguen concitando el apoyo mayoritario de la población y con la fuerza de ese argumento han pauteado la agenda nacional. Por si fuera poco, la batalla semántica la van ganando por goleada: vale lo que ellos entienden por lucro, no lo que piense el Presidente o su gobierno. La pregunta que corresponde hacer ahora es cuál es la estrategia correcta frente al nombramiento de la cuarta ministra del ramo, la ex SERNAM Carolina Schmidt.

Digamos en primer lugar que nadie en su sano juicio al interior del movimiento estudiantil cree que la llegada de Schmidt favorezca las transformaciones estructurales al modelo educativo que ellos vehemente exigen. La nueva ministra asume con la tarea de sacar adelante los proyectos pendientes de Beyer en el Congreso. El movimiento estudiantil justamente pone como condición de diálogo el retiro de dichos proyectos. La nueva ministra responde que en democracia los acuerdos políticos se alcanzan en el Parlamento. El movimiento se agarra la cabeza porque siente que la ministra no ha entendido nada: los que mandan están en la calle. En resumen, nada indica que los tiempos futuros sean mejores para entenderse con el gobierno.

La disputa entre el movimiento estudiantil y el oficialismo es auténticamente ideológica, en el buen sentido. Por tanto es absurdo esperar que la derecha en el poder súbitamente se percate de las bondades de un sistema que, por ejemplo, castigue el emprendimiento privado en educación y limite la libertad de los padres de elegir establecimiento para sus hijos. No parece razonable pedirle a Schmidt que lo haga. Es un juego de suma cero donde ella irá perdiendo gradualmente su capital acumulado mientras el movimiento no conseguirá abrochar ningún acuerdo significativo.

Más auspicioso puede ser, en cambio, concentrarse en la batalla que viene. Ya que las relaciones con el gobierno de Piñera están cortadas, quizás sea tiempo de pensar en los cuatro años siguientes. Principalmente, influir en el programa de gobierno de Michelle Bachelet para arrancarle una o dos promesas concretas en la dirección perseguida. La mayoría de la Concertación está dispuesta a todo con tal de agradar a estos jóvenes idealistas. París bien vale una misa y La Moneda bien vale gratuidad y fin al lucro, pensarán los estrategas bacheletistas. Este camino tiene un riesgo evidente: el ala radical del movimiento podría interpretar que sus dirigentes se han aburguesado buscando acuerdos con el establishment. Si ya una vez fueron traicionados por Bachelet –podrían pensar- ¿qué garantías existen esta vez para que cumpla con los estudiantes? Por otro lado, la capacidad de presión –o chantaje- de universitarios y secundarios es directamente proporcional al éxito de las movilizaciones. Este antecedente recomienda no abandonar las marchas. Esta vez no para hablarle a Piñera, sino para que escuche Bachelet. 

Link: http://www.capital.cl/opinion/movimiento-estudiantil-tan-lejos-tan-cerca/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: