NO TODO ESTÁ PERDIDO, CAMILO

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 19 de mayo de 2013)

El poderoso senador Camilo Escalona anunció que no sigue en competencia por la reelección, luego que el Comité Central del Partido Socialista acordara realizar primarias convencionales en la región de Los Lagos para decidir el nombre que irá a la papeleta de noviembre. Ese procedimiento, según Escalona, tendría “letra chica”. ¿Por qué cae el factótum del socialismo chileno?

Escalona es casi un personaje mitológico en la izquierda de los últimos 40 años. Jovencísimo líder estudiantil en tiempos de la Unidad Popular, castigado con el exilio y regresado al país en forma clandestina, llegó a la Cámara de Diputados con el retorno de la democracia. En 1997 sufre un traspié al postularse sin éxito a senador por Santiago Poniente. Vive días complejos trabajando en un bunker subterráneo durante el gobierno de Ricardo Lagos. La irrupción de Michelle Bachelet le da un nuevo aire a su liderazgo; cuando arreciaron las críticas, Escalona se mantuvo firme junto a ella. En 2012 llega a la presidencia del Senado y ante los ojos de la clase política se gradúa de estadista. Conduce su partido en tres extensos períodos (1994-1998, 2000-2003 y 2006-2010) e instala a uno de los suyos como sucesor. Sin embargo en esta pasada Osvaldo Andrade no le devolvió la mano. Para muchos analistas este es el síntoma definitorio del declive de la influencia escalonista. En otra época, dicen sus partidarios, esto jamás habría ocurrido.

Efectivamente corren otros tiempos. La lógica “el que tiene, mantiene” está siendo severamente cuestionada por la opinión pública. La ciudadanía consciente se rebela frente a los acuerdos cupulares y las designaciones a dedo. Los partidos políticos tratan de acomodarse como pueden a estas nuevas exigencias. Escalona es víctima de este proceso de adaptación. La trayectoria ya no basta como blindaje electoral. Lo atestigua también Iván Moreira en la UDI, que después de cinco períodos consecutivos como diputado esperaba al fin su chance para saltar al Senado en Santiago Oriente. La dirigencia gremialista lo trasladó a Los Lagos sin molestarse en consultar a las bases de la región. Peor: a Moreira ni siquiera se le concedió una primaria para probar su valía.

Sin embargo no todo está perdido para Escalona. En política se han visto muertos cargando adobes. El propio Moreira reconoció que del juego del poder sólo lo sacan en ataúd. Si Michelle Bachelet reconquista La Moneda para la Concertación, Camilo Escalona puede convertirse en pieza clave de su equipo político. Es cierto que sus cifras de popularidad personal no son buenas, pero la ex presidenta entiende la importancia de tener políticos de fuste en el gabinete. Escalona ha recorrido todos los foros conteniendo la expectativa que genera un segundo mandato de Michelle. Su nombre, otrora temido por revolucionario, para muchos sectores moderados hoy constituye garantía de pragmatismo y gobernabilidad.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-05-19&NewsID=227407&BodyID=0&PaginaId=14

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: