LA DOMESTICACIÓN DE LA CALLE

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 25 de agosto de 2013) 

Dos han sido los conflictos más difíciles que ha enfrentado este gobierno: el estudiantil en 2011 y el de Aysén en 2012. Sus rostros más visibles fueron Camila Vallejo, Giorgio Jackson e Iván Fuentes. Las voces de la calle, les llamaron. Una calle rebelde, indomable, exigente, orgullosa. Sin embargo estas tres figuras no pretenden continuar la batalla en la calle sino en el congreso de la nación, donde se toman las decisiones y se corta el queque. Los tres competirán por una diputación en noviembre integrando la lista de la Nueva Mayoría – en el caso de Vallejo y de Fuentes – o bien apoyados por la Nueva Mayoría –en el caso de Jackson. La calle, por decirlo de algún modo, se ha domesticado.

¿Es esto acaso motivo de vergüenza? ¿Es señal de claudicación? Para nada. Por el contrario, parece incluso una manifestación de madurez del sistema político chileno, que se demuestra capaz de absorber las demandas más simbólicas de la calle dentro de la institucionalidad vigente. Más todavía, lo hace dentro de una de las dos grandes coaliciones existentes. Que Vallejo, Jackson y Fuentes se ubiquen dentro del paraguas político de la ex Concertación bien puede ser leído como un fenómeno civilizatorio. El mismo que padecen hasta los solteros más empedernidos que en algún momento terminan comprometiéndose en alianzas conyugales. No necesariamente se hacen más dóciles, pero sí menos salvajes: en todos los pactos –políticos o sentimentales- hay ciertas reglas que se deben cumplir. Por lo demás se hace complejo –y a veces sencillamente incompatible- funcionar con la lógica demandante de la calle desde posiciones de autoridad o cargos de representación. Básicamente porque se trata de roles distintos.

Parte del mérito de esta domesticación, sin duda, lo tiene Michelle Bachelet. Ella es la domadora del rugido de la calle. Su nombre ha sido el único capaz de contener los márgenes y aglutinar voluntades tan divergentes. Fue justamente por su potencia electoral que los comunistas se abalanzaron pragmáticamente a sus brazos. Por esa misma razón Camila tuvo que tragarse sus anteriores declaraciones (“jamás haría campaña por Bachelet”) y ahora participar en su sesión de fotos. Fue también por intercesión de la ex presidenta que los partidos de la Nueva Mayoría se omitieron en Santiago Centro para beneficiar a Jackson, que hasta entonces se portaba como el más desafiante de los ex líderes estudiantiles. Jugada inteligente: la Nueva Mayoría le asegura un escaño al joven Giorgio, desactiva su discurso crítico y evita quedar como la mala de la película. Bienvenida la domesticación.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-08-25&NewsID=237041&BodyID=0&PaginaId=13

Anuncios

Una respuesta to “LA DOMESTICACIÓN DE LA CALLE”

  1. Manuel Lobos Says:

    Yo no veo la razón porque quienes sostenían que había que cambiar viejos modelos a pretexto de hacerlo se unan al sistema que combatían, eso de cambiarlo desde adentro no existe, ya que si no fueron capaces de influenciar desde afuera, porque razón lo pueden hacer desde adentro, esto me parece más parte del discurso de los políticos de siempre, ya reza la frase “Porque razón si quieres resultados distintos haces lo mismo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: