QUE LLEGUE RÁPIDO EL DIECIOCHO

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 1 de septiembre de 2013)

A la derecha no le conviene esta ola de remembranza. Cada documental televisivo y foro universitario acerca de los 40 años del golpe es un sufrimiento nacional y un motivo de tensión para la derecha. Más allá de las razones que tengan para defender la actuación histórica de su sector, es evidente que en la sumatoria salen para atrás. El juicio contemporáneo sobre la dictadura es mucho más crítico de lo que era cuando ésta se terminó. Y el que explica se complica. No estoy diciendo que sea erróneo tratar de poner las cosas en contexto. Digo que esa discusión ubica automáticamente a la Alianza en una agenda adversa donde tiene poco que ganar y mucho que perder frente a la opinión pública.

Por eso en el entorno de la candidata Evelyn Matthei deben estar ansiosos por el comienzo de las fiestas patrias. Después del once viene el dieciocho y un largo fin de semana de regadas celebraciones. Una resaca digna para dar vuelta la página y empezar otra conversación. No por nada el nuevo corte radial de Matthei trae la sugerente cuña “ganémosle al pasado”. Para ser electoralmente competitiva, la derecha necesita dejar atrás sus fantasmas.

La propia candidata fue arrastrada sin querer queriendo al eje setentaytres-céntrico. Le preguntaron por el golpe y se sacó los balazos argumentando que entonces tenía sólo 20 años. Luego elegantemente agregó que la DC también pidió la intervención militar. Es decir, en lugar de pasar piola le puso más pimienta a la controversia. Está bien: Evelyn siente que es importante que no le reescriban la historia. Eso es legítimo. Pero la suya no es la batalla de los historiadores; ella tiene una elección por delante. Si no tiene nada realmente importante, novedoso y sustancial que decir al respecto es mejor que no diga nada, que apriete los dientes y navegue hasta el dieciocho. Ahí vuelve a enfrentar a Bachelet en los asuntos del futuro sin la mochila de la memoria. 

Lo dramático es que parte importante de la primera línea de RN y la UDI estuvo de algún modo vinculada con el régimen de Pinochet y a la izquierda en general le sale fácil apuntarlos con el dedo y con ellos despertar el pasado. Hasta hoy, los dos partidos de la derecha incluyen en su declaración de principios un apoyo explícito a la “acción libertadora” de las Fuerzas Armadas. Incluso los que tenían 20 años en 1973 apoyaron al SÍ con bastantes más primaveras en 1988. Por lo mismo la escasa renovación de los liderazgos al interior de la derecha es un problema adicional. Las nuevas generaciones de ese sector tienen buenas razones para quejarse de la negligencia política de sus padres y abuelos para lidiar de una buena vez con este asunto con altura moral correspondiente. En vez de eso, los obligan a cargar con el peso desaventajándolos de entrada contra el rival.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-09-01&NewsID=237703&BodyID=0&PaginaId=15

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: