TRIBU, MEMORIA Y MORAL

por Cristóbal Bellolio (publicada en revista Capital del 6 de septiembre de 2013)

Soy un hijo sobrealimentado de la dictadura. Mi familia vivió su lado amable porque varios de sus integrantes trabajaban en el gobierno de Pinochet. Sin embargo yo no había nacido para el golpe y había cumplido recién los 9 años para el plebiscito de 1988. Siendo absolutamente evidente que no tengo nada que ver con lo que allí ocurrió, me pregunto sin embargo si acaso tengo alguna responsabilidad moral que expiar a nombre de mis padres, tíos y abuelos. No se trata de ser más papista que el Papa. La pregunta se construye sobre una duda más fundamental: ¿poseen las tribus políticas y culturales cierta continuidad histórica o sus integrantes más jóvenes pueden evaluar y ser evaluados como seres independientes?

La respuesta afirmativa se funda en la idea de las narrativas comunitarias. Juan Pablo II pidiendo perdón por la inquisición o la Alemania contemporánea pagando reparaciones por los pasados agravios al pueblo judío son ejemplos en este sentido. Somos seres que cuentan historias, decía MacIntyre. Y pertenecemos a historias de la cuales no podemos renegar sencillamente porque no tengamos directa participación en sus capítulos precedentes. Las apelaciones a la construcción de una memoria histórica nacional también encuentran su raíz en esta teoría.

La otra posibilidad es reclamar la emancipación de las cargas del pasado. Es la alternativa que adoptan quienes piensan en clave liberal porque se funda en el individualismo normativo. Desde esta perspectiva no es justo responder por asuntos donde no estuvo involucrado nuestro consentimiento. Las exigencias comunitarias parecen aquí excesivas.

Yo suscribo la segunda tesis. Más aun, mis feroces críticas al régimen que interrumpió un proceso democrático y luego violó sistemáticamente los derechos individuales de miles de chilenos emanan desde un proceso racional de emancipación de la tribu de origen. Ha sido justamente el individualismo normativo el que me ha permitido cortar el cordón de la complicidad tribal. Mi propia deliberación moral se ha enriquecido utilizando dispositivos mentales típicamente liberales. El velo de la ignorancia rawlsiano, ese que permite imaginar una posición original sin apegos ni ataduras contingentes, me ha servido como instrumento clave para entender que no podría ser consistente con mis principios sin rechazar enérgicamente gran parte de lo ocurrido entre 1973 y 1990.

Abandonar la perspectiva comunitaria ha sido, al menos en mí caso, un ejercicio difícil pero productivo y liberador de aprendizaje. Estoy consciente que la evaluación moral autónoma puede significar un desafío a la memoria histórica en tanto actúa como procedimiento desmitificador. No me desanima la idea. Como señala el periodista de guerra y crítico norteamericano David Rieff en su último libro Contra la Memoria, “la memoria histórica tal como las comunidades, los pueblos y las naciones la entienden y la despliegan –la cual, para reiterar lo esencial, siempre es selectiva, casi siempre interesada y todo menos irreprochable desde el punto de vista histórico- ha conducido con demasiada frecuencia a la guerra más que a la paz, al rencor más que a la reconciliación y a la resolución de vengarse en lugar de obligarse a la ardua labor del perdón”. Por la misma razón no me siento presionado a defender a priori ninguna posición en aras de la continuidad histórica. Ni siquiera la de mi tribu familiar o cultural. Contra MacIntyre, no creo que la clave esté en averiguar de qué historia formo parte, sino en cómo razonamos con independencia de nuestros cordones umbilicales.  

Link: http://www.capital.cl/opinion/contra-la-memoria/

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: