PIÑERA: MANOS LIMPIAS

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 30 de septiembre de 2013)

Una “herida balística de carácter suicida”, según el Servicio Médico Legal, puso anticipado fin a la vida del general en retiro Odlanier Mena, uno de los 10 ex uniformados privados de libertad que se trasladarían del penal Cordillera a la cárcel de Punta Peuco por disposición del Presidente de la República. Algunos afiebrados han afirmado que Piñera tendría cierta responsabilidad en este trágico desenlace, teoría que merece ser completamente erradicada de cualquier debate serio al respecto. Lo que ocurrió fue lamentable pero no es culpa del Presidente que Mena no haya resistido un minuto más su angustiante situación. Los historiadores de la dictadura suelen recordar que Mena era un profesional de las armas que no arrastraba las manos manchadas con sangre, al menos no tanta como la que puede rastrearse en la siniestra trayectoria de su eterno rival Manuel Contreras. El primero sentía que estaba siendo injustamente tratado cuando se le metía en el mismo saco del segundo, como lo revela una carta que envió a El Mercurio pocos días antes de quitarse la vida. Para Piñera podría haber sido peor si Mena se hubiera ultimado en las nuevas dependencias penitenciarias –dando piso al argumento de las deficientes condiciones de seguridad de los reclusos- pero lo hizo en su propia casa gozando del régimen de salida sabatina que tenía en la prisión vip de Cordillera.

El Presidente puede y debe quedarse con la conciencia tranquila. La decisión de cerrar el penal Cordillera fue acertada si de respetar la igualdad ante la ley se trata. Políticamente hablando, Piñera cierra el ciclo de conmemoraciones de los 40 años del Golpe en forma impecable para un gobernante de derecha con conciencia y responsabilidad de Estado. A propósito o no, marca una diferencia entre su gobierno y la mayoría de RN y la UDI. Hace rato sabemos que es un bicho raro en su sector, donde la inmensa mayoría apoyó la dictadura de Pinochet. Piñera en cambio no pierde instancia para recordar que votó NO en el plebiscito de 1988. Así pudo presentarse a la elección presidencial de 2009 con credenciales impecablemente democráticas y lograr que votantes históricos de la Concertación cambiaran su preferencia electoral.

En la derecha dura no quieren que este desmarque le salga gratis. El líder de su partido, Carlos Larraín, ha señalado que el cierre de Cordillera es “injustificado e inoportuno”. Desde la llamada familia militar han surgido voces llamando a no votar por la derecha en noviembre próximo. Incluso antes de este episodio, el diputado gremialista Felipe Ward había escrito en su cuenta de Twitter que no volvería a votar por Piñera en una eventual repostulación. Entre otras cosas, acusan al Presidente de estar torpedeando indirectamente la candidatura de Evelyn Matthei y pensando demasiado en el 2017.

Escenario difícil para Piñera. Parte importante de su base de apoyo lo considera desleal y los que desde la oposición le agradecen su valentía jamás votarían por él. Pero el ejercicio de liderazgo es una tarea solitaria y muchas veces ingrata que en este caso no se mide en éxito electoral sino en efectividad para movilizar políticamente hacia un horizonte donde la derecha manifieste un irrestricto compromiso con la democracia y los derechos humanos

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-09-30&NewsID=240286&BodyID=0&PaginaId=40

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: