BUSCANDO AL DAVID PARA GOLIAT

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 10 de octubre de 2013)

Como no es misterio que Michelle Bachelet llegará en primer lugar en noviembre y tomando en cuenta que los números no han sido auspiciosos para la candidata aliancista Evelyn Matthei, la batalla por el segundo lugar todavía está abierta. Al menos ese fue el tono del debate que ayer organizó la Asociación Nacional de la Prensa y transmitió CNN: buscando al David que enfrente al Goliat electoral llamado Bachelet.

En ese sentido la perdedora fue la propia Matthei. La ex ministra del trabajo se niveló con los llamados candidatos chicos y no fue capaz de reflejar ninguna distancia a través de sus respuestas. Malgastó sus intervenciones en detalles técnicos sin prestar atención a la máxima política que enseña que los votos se ganan tocando la fibra. Estuvo fría incluso en la arenga final. Para peor, le permitió a Franco Parisi acercarse peligrosamente. Con su aprendido discurso contra el duopolio y los apitutados, Parisi consolidó su posición como desafiante.

Marco Enríquez-Ominami supo salirse del juego fratricida. Entendió que pelear entre los chicos no reeditaba. Se trató de ubicar por sobre la controversia y sin perder la energía estuvo limpio en sus respuestas. Se autoproclamó el fundador del movimiento renovador de la política chilena y hasta mejoró la dicción. 

Marcel Claude padece un problema de carácter evidente, que se ve agravado por vocear un discurso tan crítico del estado actual del país. Salvo en su reflexión latinoamericanista –donde expuso algo parecido a un sueño- todo lo demás fue negativo. Roxana Mirada no fue mucho más positiva. A ratos parecía que tenía la lágrima en la garganta a punto de quebrarse en sincero llanto. Con una potencia testimonial y un relato poblacional inédito en estas lides presidenciales, la candidata del Partido Igualdad se robó la película. Tanta rabia transmitía contra el sistema capitalista que a veces sus soluciones se volvían macabras: “exigimos que se vayan” o “cárcel para todos”. Pringó al pacto de Michelle como “la Nueva Pillería”.

Otro que le dio duro a la ex presidenta fue Tomás Jocelyn-Holt. Petrolero, partió disperso y atolondrado. Terminó fino y certero en sus minutos finales. Alfredo Sfeir y Ricardo Israel, para terminar, fueron dos caballeros a la antigua. Sin prepotencia, con buenos modales y apelaciones a la ética pública. Nada del otro mundo para pretender el duelo final con la gran ausente. 

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-10-10&NewsID=241321&BodyID=0&PaginaId=14

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: