¿CUÁL FUE LA MEJOR FRANJA?

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 20 de octubre de 2013)

Para contestar es necesario tener un criterio de qué significa una buena franja. Algunos consideran que la clave es transmitir contenidos y propuestas. En el otro extremo están los que sostienen que el tiempo es tan escaso que el único objetivo es dejar en la cabeza del televidente una escena cómica o un ritmo pegajoso que sea asociable al candidato o candidata. Otros piensan que, siendo la política un asunto de emociones más que de razones, la pieza audiovisual tiene que ser lo suficientemente dramática para erizar los pelos. Están finalmente los que creen que la franja es el momento perfecto para contarle a los electores cuál es la historia personal del o la postulante a la presidencia. Probablemente la ideal tenga un poco de todo.

La de Marcel Claude tuvo la intención de despersonalizar la campaña. No sólo es una idea consistente con el eslogan “Todos a La Moneda” sino que además es lo que recomienda la prudencia cuando se tiene un candidato poco simpático. Alfredo Sfeir también trató de poner el asunto programático por sobre su propia figura. Pero en este caso pudo haber sido un error: la idea del “otro camino” sigue difusa y a su personaje se le puede sacar mucho más el jugo.

Ricardo Israel fue quizás el único que sacó una sonrisa con “despreocupado”, la parodia del comercial de AFP, porque repetir como loro el mantra “regionalista” no aporta mucho. Evelyn Matthei despolitizó sus minutos a la usanza clásica de la UDI: caras felices y música festiva. Las canciones de antes tenían un dejo a Diego Torres (el preferido de Piñera) mientras el tema actual tiene toda la onda de Ricky Martin. No sé qué es peor.

Roxana Miranda y Tomás Jocelyn-Holt jugaron la carta biográfica. No es mala idea tomando en cuenta que son poco conocidos a nivel nacional. En especial buscaron justificar por qué perseguir la presidencia no debería leerse como un capricho sino más bien una consecuencia lógica de sus interesantes biografías.

Michelle Bachelet se puso en otro nivel. Nada de guachaca. La prosa simple de la ex presidenta recorriendo el camino desde el aeropuerto a su casa disfrutando el viento en la cara mientras reconoce lo cambiado que está su Chile. Grandilocuente, una voz del cielo le pregunta: ¿por qué volviste Michelle? No alcanzó a tocar la fibra pero el mensaje quedó clarito: como un Mesías posmoderno volvió a este país tierroso a pasar malos ratos y a sacrificarse por nosotros porque nos ama con su inmenso amor.

Marco Enríquez-Ominami se creyó el cuento de que había que madurar. Muy presidencial se instaló en una oficina con muebles maderosos y –milagro- una corbata que ya no es negra sino roja (casi) republicana. Ganó en rostros, sin duda. Para el final dejemos al novato Franco Parisi que entre pito y flauta tuvo a mi juicio la franja más redonda. En un país algo temeroso de la ostentación, Parisi llegó a un cité de clase media blandiendo las llaves de su porsche. Le fue a pedir trabajo a una señora jubilada que le hizo varias preguntas incómodas. Parisi tuvo una conversación en su estilo y le prometió que lo dejaría todo por Chile. Incluido el porsche, que ahora está a la venta.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-10-20&NewsID=242342&BodyID=0&PaginaId=17

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: