CÓMO SER UN BUEN CANDIDATO Y NO MORIR EN EL INTENTO

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 9 de noviembre de 2013)

No es fácil ser candidato. Hacemos pebre a nuestros políticos pero a veces ignoramos las habilidades que se requieren para hacer ese trabajo. Yo he sido candidato en varias ocasiones: en el colegio, en la universidad, en movimientos políticos e incluso en una inédita primaria edilicia. Mis resultados han sido dispares: a veces me ha ido bien, otras veces me ha ido mal. En la sumatoria cargo con más derrotas que triunfos. Pero una que otra cosa he aprendido:

  1. Lo que uno piensa vs. lo que la gente quiere escuchar. Repartiendo volantes en el Parque Bustamante dos señoras me pidieron que prohibiera besos, caricias y abrazos en la vía pública. Las respetables veteranas pertenecían a una secta ultra puritana y condicionaban su voto a mi posición al respecto. Todo candidato enfrenta dilemas similares: o responden sin ambigüedades lo que realmente piensan (“me parecen estupendos los revolcones juveniles”) o bien acomodan el discurso para no cerrar la puerta a elector alguno (“sin duda la moral pública es una de mis principales preocupaciones”). Un ex candidato amigo me contó que en una población una dueña de casa le pidió pega para su hijo y que titubeó un instante antes de contarle que los diputados no eran agencias de empleo. Estuvo tentado de venderle el paraíso pero su honestidad pudo más. Probablemente perdió un voto.
  2. Voto hielo, agua y vapor. Los jefes de campaña obligan a los candidatos a optimizar el tiempo. Un candidato ineficiente en sus recorridos es un mal candidato. La regla básica es hablarle a la mayor cantidad de gente reunida en un mismo lugar. Quedarse pegado con un solo ciudadano es un crimen, por más que la conversación esté sacando chispas. Pero no sólo el número es importante. La calidad del receptor es fundamental. Existen tres tipos de electores: los que jamás votarán por ti, los que quizás votarían por ti si les dedicas tiempo de calidad y los que con apenas un empujoncito ya estarán marcando una raya en tu nombre. Hielo, agua y vapor, en jerga campañera. Saber distinguir estos especímenes es clave para optimizar la presencia y la saliva del candidato: al votante hielo hay que pasarlo de largo; el votante agua puede ser un buen negocio con cronómetro en mano; el votante vapor es chutear  y abrazarse.
  3. Inteligencia recortada. Otro buen amigo –actual diputado- me dijo hace muchos años que con sólo aparecer sonriente en un cartel tu inteligencia quedaba reducida al 50% de su capacidad. Lo he confirmado viéndome a mí y a otros en campaña. Pedir el voto a grandes cantidades de compatriotas no requiere argumentos sofisticados ni permite hacer matices intelectualmente rigurosos. La arenga electoral no se hace con pincel sino con brocha gorda. Ser demasiado inteligente puede ser incluso contraproducente cuando se trata de conectarse con el ciudadano común y corriente. Los que tratan de demostrar su seso quedan como pedantes. La gente suele votar por cuestiones bastante más emocionales. Moraleja: si tiene la suerte de tener un cerebro privilegiado, en este caso es mejor que pase piola.
  4. Guaguas con mocos. Hay dos lugares comunes en la vida del candidato que requieren ser sorteados con heroica entereza: la feria y el puerta a puerta. La feria es ese espacio mítico que reúne lo mejor de la experiencia urbana: economía de mercado a escala humana, comunidad de solidaridad vecinal y copucha de barrio. Entre calendarios repartidos a la rápida y tallas para llorar, el o la candidata se ve enfrentada a la difícil misión de abrazar y eventualmente besar guaguas ajenas que no paran de llorar. Si en lugar de lágrimas son mocos un buen candidato no se inmuta y sigue adelante. El puerta a puerta, por su parte, es una experiencia de proselitismo sólo comparable con la que desarrollan tenazmente los Mormones y los Testigos de Jehová.
  5. Dime con quién andas. La política es un zoológico, con animales y animalejos. Reconozcámoslo: hay que ser un bicho raro para estar tan metido en una actividad que la mayoría de las personas estima nauseabunda. Pero como en todos lados, hay personajes nobles y otros no tan nobles. El problema más agudo lo tienen las campañas que funcionan como imanes de entusiastas psicópatas o lunáticos de patio. Los candidatos a veces se encariñan con ellos pero deben tener presente el viejo refrán: una manzana podrida te puede echar a perder el cajón completo. Ciertamente no es fácil alejarlos cuando son soldados leales y hacen el trabajo sacrificado que otros no están dispuestos a hacer. Pero asesores conflictivos o adherentes cavernarios, a la larga, pueden restar antes que sumar.
  6. Calibrar la expectativa. Como en cualquier torneo deportivo, los aspirantes al título son muchos y muy pocos los que se prueban la corona. El próximo 17 de noviembre 1.796 chilenas y chilenos ofrecerán sus nombres para representarnos en la presidencia, el Senado, la Cámara de Diputados y los Consejos Regionales. Sólo serán electos 419. Un 77% de los postulantes se acostará esa noche masticando la derrota. Pero no para todos será amarga. Hay dos razones para competir en elecciones: algunos corren para ganar y otros cuando tienen buenas razones para perder. Muchos candidatos saben que la victoria es esquiva, pero aun así compiten porque quieren llevar un mensaje independiente del resultado. Calibrar correctamente la expectativa ayuda a enfrentar mejor el veredicto del pueblo.
  7. Siempre digno. Sabemos cómo se comportan los malos perdedores. No reconocen el triunfo del adversario, le echan la culpa al árbitro o a la cancha, piden que el partido se juegue de nuevo. Es la lección final pero fundamental que todo candidato debe aprender. En la gloria o la adversidad, siempre hay que mantener la dignidad y la estatura. Salir bien parado de una derrota bien puede ser el comienzo de una futura victoria. Perder con escándalo, por el contrario, es el camino más rápido para que hasta tus seguidores se avergüencen de haberte acompañado.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-11-09&NewsID=244594&BodyID=0&PaginaId=32

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: