EL JAQUE DE JACKSON Y BORIC AL CONGRESO

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 13 de abril de 2014)

Los debutantes diputados Giorgio Jackson y Gabriel Boric movieron sus piezas y dejaron en jaque a sus colegas. En una jugada osada que venían anunciando hace un tiempo, promovieron un proyecto de ley para bajar el sueldo de los parlamentarios a la mitad. La ganancia política es innegable: ambos aparecen ante la opinión pública como los regeneradores de la decencia perdida de la política, quijotes contra la desigualdad, marcando a los viejos vinagres que se oponen a soltar la teta. A fin de cuentas, lo que ganan los congresistas es suculento por donde se le mire y muchísimos chilenos tienen la percepción de que sus representantes son flojos o ladrones.

Tanto el apoyo como el rechazo a la iniciativa han sido transversales. En un argumento que se ha repetido, se ha dicho que Jackson y Boric recibían la mesada de los papás hasta el mes pasado. Para ellos sería más fácil disponer de la plata del resto porque no tienen familias que mantener. En efecto, a los veintitantos se tienen menos obligaciones que a los cincuenta y tantos. Pero por ese carril la discusión de fondo no resulta muy fructífera.

En efecto, Jackson, Boric y los demás firmantes del proyecto tienen puntos muy atendibles: nadie en Chile tiene tanta manga ancha para fijarse el propio sueldo como los diputados y senadores. Tampoco tiene mucho sentido que sus dietas estén homologadas a la remuneración de los ministros de estado, como señala la Constitución. Por la naturaleza de las funciones que desempeñan, hay buenas razones para que estos últimos ganen más. La propuesta también incluye un sensato descuento a los parlamentarios que no hagan su trabajo como corresponde.

Hasta aquí todo bien. El problema es que la iniciativa es más efectista que efectiva. Los índices de desigualdad no cambian un ápice bajando el salario de los congresistas. Por el contrario, se corre el riesgo que –vistos en el súbito escenario de recibir la mitad de lo que recibían antes- aumenten los incentivos para buscar ingresos complementarios en otra parte. Esa mera posibilidad es nefasta y el costo para el Estado sería finalmente mayor. En este sentido parece más responsable ponerse a pensar en serio en reglas de transparencia y profesionalización de la actividad legislativa. La millonada que se gasta en asesorías, nos hemos enterado últimamente, no tiene control ni auditoría.

En síntesis, los ex dirigentes estudiantiles tienen una idea loable –y popular- entre manos: el Congreso no puede predicar sobre derrotar la desigualdad si es parte del problema. La riqueza, se ha dicho, los aleja de la realidad de sus representados. Pero ese diferencial tiene una lógica: independizarlos de las presiones del dinero de terceros. Todo esto sin mencionar que siempre es éticamente complejo exigirle al resto el mismo sacrificio personal que uno está dispuesto a hacer, sobre todo tomando en cuenta que los parlamentarios asumieron con una expectativa de remuneración que sobre la marcha se propone reducir a la mitad: ¿estaría usted dispuesto a hacerlo?

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2014-04-13&NewsID=268589&BodyID=0&PaginaId=15

Una respuesta to “EL JAQUE DE JACKSON Y BORIC AL CONGRESO”

  1. rolguinhevia Says:

    Reblogueó esto en raul olguin hevia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: