EL PRIMER 21 DE MAYO DE BACHELET 2.0

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 18 de mayo de 2014) 

Se viene el primer 21 de mayo de Bachelet 2.0 Como asumió hace un par de meses, no hay mucho que mostrar todavía. Pero eso no le quita su importancia al rito. Es una tradición republicana que suele entregar sabrosas claves políticas. Esta ocasión no es la excepción. A lo menos, las definiciones generales del oficialismo debieran abordar las siguientes dos o tres discusiones.

Primero, si la Presidenta le prestará ropa o le quitara piso a la teoría de la retroexcavadora. Aunque nadie sabe realmente a qué se refería Quintana con la expresión, hoy día es sinónimo de “desmantelar el modelo pasando la aplanadora en el Congreso sin importar qué diga la oposición al respecto”. Lo más probable es que Michelle le ponga paños fríos a este asunto. Ella está varios peldaños más arriba de esa refriega. Además, el escenario del Congreso Pleno tiene todos los incentivos para que los presidentes se comporten de manera relativamente unitaria. Y en el caso de Bachelet, para subrayar la importancia de los cambios sin dejar de invitar a sus adversarios a hacerse parte y ofreciendo instancias de diálogo sustantivo.

Uno que otro medio internacional se ha preguntado si acaso el viraje a la izquierda que está tomando Chile acarrea el fin de la tradición de estabilidad y bienestar económico del país. Los pájaros de mal agüero dicen que la inversión en estas condiciones se duerme. Como sea, Michelle Bachelet haría bien en salir al paso de una inquietud que merece ser calificada de relevante, despejando las dudas y mostrando el camino. La incertidumbre se vive de forma distinta cuando hay cierta confianza.

Lo segundo que será interesante de observar es si el discurso cae en la tentación de avanzar minutos del reloj criticando al gobierno anterior. A veces los gobernantes sienten la imperiosa necesidad de contarle al país lo mal que recibieron las cosas para bajar la expectativas y diluir las eventuales responsabilidades. Sin embargo Michelle Bachelet no es muy devota de esas confrontaciones. Sería raro que saliera a tocarle la oreja a Piñera. No le reporta mucho. Por el contrario, termina por alienar a los pocos interlocutores que tiene en la derecha.

En tercer lugar, el discurso tiene que tener la dosis precisa de aleonamiento a los propios. Michelle Bachelet tendrá que volver a jurar lealtad al programa que entrega el pegamento a su coalición. Pero no hay nada dramático en ello: paso a paso, las cosas van saliendo. La reforma tributaria y la reforma al binominal están en la puerta del horno. La reforma a la educación está en la máquina de hacer salchichas. No con toda la prolijidad que algunos quisieran, pero nadie es perfecto. La Presidenta tiene margen para vocear sus quasi-logros y hacer un par de promesas. El amor entre un político y su pueblo es algo que se alimenta día a día.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2014-05-18&NewsID=272739&BodyID=0&PaginaId=17

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: