JURO QUE ESTO YA LO HABÍA VIVIDO

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 8 de junio de 2014)

Es una constante en la vida política: muchos temas que a veces se caen de maduros para ciertos sectores de la población, están todavía demasiado verdes para otros. En Chile, hay varias discusiones que vienen dando vuelta desde –a lo menos- un par de décadas. El debate sobre el aborto terapéutico es un botón de muestra. Los primeros proyectos al respecto que se ingresaron al Congreso deben tener telarañas. Pero no es el único tema en el cual estamos pegados. Después de cada marcha por la despenalización del consumo de marihuana, las editoriales de los medios conservadores es más o menos la misma desde que tengo memoria. Los argumentos, la retórica y los adjetivos no han cambiado. Lo único distinto es el calendario.

Por eso las declaraciones que esta semana vertió el diputado UDI Ignacio Urrutia son un Déjà vu de aquellas que en 1990 pronunció el entonces Comandante en Jefe del Ejército Augusto Pinochet sobre la integración de homosexuales a las ramas de las Fuerzas Armadas y de Orden. En aquella ocasión Pinochet dijo que los alemanes habían hipotecado su defensa nacional al relajar sus requisitos de admisión, dejando entrar “marihuaneros, drogadictos, melenudos, homosexuales y sindicalistas”. Haciendo eco del razonamiento del maestro, Urrutia comentó en 2012: “El día que se llenen de homosexuales las FFAA, nos van a invadir de cualquier país”. Esta vez, en el marco de los avances que planifica el Ministerio de Defensa en materia de respeto a la diversidad y la no-discriminación, Urrutia agregó: “Prefiero que se disuelvan las Fuerzas Armadas, antes de que ingresen homosexuales. Esto es la cueca en pelotas”.

Los comentarios del honorable no admiten mucha reflexión, por cierto. Es evidente que nacen del prejuicio, la ignorancia y el miedo. Como tales no son acreedores de mi respeto –no reconozco nada positivo en ellos- sino apenas de mi tolerancia –no pretendo que las instituciones políticas sancionen o censuren las burradas que se multiplican en la vida social. Me parece más interesante advertir las dificultades que a veces tenemos como país para ir cerrando conversaciones.

Sin embargo, como se dice en el campo, no llueve pero gotea. La promesa del voto de los chilenos en el exterior también es más vieja que el hilo negro y parece que ¡al fin! será realidad en las próximas elecciones presidenciales. La reforma del ministro Eyzaguirre está lidiando con otra conversación recurrente desde principios de los noventa: la desmunicipalización de la educación pública. Otras como el aborto y el cambio de enfoque en la política de drogas seguirán en el congelador por un rato. Porque así funciona la democracia: con tiras y aflojas, por el camino pedregoso de la negociación y los acuerdos, adaptándose con lentitud a los cambios socioculturales que suelen anticiparse a la política. Las retroexcavadoras sólo están disponibles en dictaduras, donde las conversaciones se zanjan a punta de pistola. A nosotros nos queda ejercitar la paciencia y exclamar para nuestros adentros, como el gran Franco de Vita, juro que esto ya lo había vivido.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2014-06-08&NewsID=275900&BodyID=0&PaginaId=20

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: