CHILENIDAD POR LEY

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 21 de septiembre de 2014)

Por ahí se las llamó las leyes “18 de septiembre”, a propósito que varias de ellas se reactivaron con motivo de fiestas patrias. Entre ellas, la declaración de la rayuela y las carreras a la chilena como deporte nacional, además de la comida típica como patrimonio cultural inmaterial. Pero la que más polvo levantó fue la iniciativa que busca exigir el aprendizaje de la cueca como requisito obligatorio para egresar de cuarto medio. Sus gestores son los diputados democratacristianos Jorge Sabag (el mismo que hace unos meses trató de prohibir los memes), Sergio Espejo y Ricardo Rincón.

¿Cuáles son los fundamentos de los honorables? En primer lugar, señalan, la cueca es un baile que contribuye a fortalecer la identidad cultural patria. Luego, añaden que constituye un excelente ejercicio físico, ideal para combatir la obesidad juvenil. Finalmente, el diputado Sabag confesó que la idea se le ocurrió en una actividad oficial en el extranjero donde las autoridades presentes fueron invitadas a pasar a la pista de baile y todos se acobardaron porque nadie se sabía los pasos. O sea, la bautizada “ley del zapateo” nos evitaría futuros bochornos protocolares. Es difícil tomarse en serio estos argumentos. Pero hay que hacerlo: estos parlamentarios gozan de un especial poder para establecer normas coercitivas, por ridículas que parezcan.

Partamos por descartar raudamente la última razón. La inseguridad, timidez y traumas personales de un funcionario no son fuente de derecho. Prefiero la célebre osadía de Lagos Weber al lloriqueo biográfico para justificar la moción. Acerca de la cueca como mata-calorías, podría enumerar un centenar de actividades más efectivas al respecto. Partiendo por darle la importancia requerida a la educación física y nutricional. El único argumento que merece una vuelta es el primero. Sin embargo, ¿debemos obligar a nuestros escolares a aprender un baile –que para la mayoría suena apenas una vez al año- para hacerlos aún más chilenos?

La imposición de criterios de chilenidad por ley revela una fibra autoritaria preocupante. Es tan atentatoria contra la libertad como la disposición que ordena izar la bandera tricolor en septiembre. ¿Expresan menos amor a su terruño los que no bailan cueca, no cantan el himno a voz en cuello o no vibran con la parada militar? ¡Para nada! El compromiso puede expresarse de diversas maneras. Y aunque deteste las tradiciones, el concepto de ciudadanía moderno no exige deberes de afecto. El cariño hacia las costumbres es voluntario. De hecho somos muchos los que no nos sentimos particularmente atraídos por la expresión estética de la cueca convencional. Del mismo modo existen muchos chilenos y chilenas que consideran aberrante la práctica de un “deporte nacional” como el rodeo. Por supuesto que los colegios tienen el derecho de enseñar cómo se hace un buen zapateo, pero el Chile cuya identidad nos enorgullece no es el que lo obliga sino el que respeta esa libertad.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2014-09-21&NewsID=288882&BodyID=0&PaginaId=9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: