CHILE AMARGO

por Cristóbal Bellolio (publicada en revista Capital del 17 de septiembre de 2014)

Llevo un año radicado fuera de Chile y las noticias que recibo desalientan. Estar lejos hoy no es lo mismo que haber estado lejos hace veinte años. Los medios de comunicación transportan. Además las personas postean sus estados de ánimo en sus muros de Facebook, es fácil engancharse en conversaciones por Twitter, el contacto es permanente e incesante vía Whatsapp y para verse las caras basta con contestar un llamada por Skype. Es cierto que nadie puede decir que la suya sea una muestra auténticamente representativa del sentir nacional. Las inferencias que se obtienen del método inductivo no siempre son acertadas. Aun así, creo no equivocarme al percibir que la cosa está medio amarga.

Dos entrevistas me llamaron la atención. En la primera, la veterana periodista María Eugenia Oyarzún señaló: “Estamos volviendo a un enojo, a un clima de violencia como en los años de la UP, en que lo mío es lo que vale y lo tuyo no”. Apenas días después fue el turno de Ángela Jeria, madre de la presidenta: “Siento un clima muy poco grato (en el país) que me recuerda mucho los últimos tiempos del gobierno del ex Presidente Allende”. Es decir, señoras que están en las antípodas políticas coindicen en un diagnóstico pesimista sobre los tiempos que corren. Pero no son fuentes muy confiables, pensé. Sobreexposición ideológica y avanzada edad no son la mejor combinación para entregar una escena prístina de la realidad. De hecho, es casi una maldad ir tras esas cuñas. Pero después recordé la reciente frase de César Barros, que hasta donde entiendo está perfectamente vigente en el mundo empresarial: “El lenguaje que se está usando tiene olor a UP… no hay que lamentarse si después salen reformulaciones de Patria y Libertad”. Deben estar exagerando…

Y en eso vino el bombazo en el metro. Si el ambiente ya estaba denso, se enrareció más todavía. No pasaron ni dos minutos antes que comenzaran las acusaciones cruzadas. Mis amigos de derecha culparon a Bachelet: según ellos le facilitaba la tarea al terrorismo. Mis amigos de izquierda insinuaron que podíamos estar en presencia de una conspiración de la propia derecha para desestabilizar al gobierno. La semilla de la desconfianza lleva un buen tiempo germinando en Chile y esa semana floreció en todo su esplendor. Poco ayudaron los medios que amplificaron la sensación de temor y deslizaron teorías que no tienen rigor probatorio.

Con esto no quiero darle la razón a Oyarzún, Jeria y compañía. Sencillamente no pueden tenerla. Las coincidencias desafortunadas existen. Pero eso no altera la percepción central: el ánimo colectivo y la manera en que nos estamos relacionando –al menos en torno al debate público- no es de las mejores.

En lo estrictamente político, el tono que cruza la agenda está pasado de revoluciones. El ministro Peñailillo sostuvo que el ex presidente Piñera había “destruido las instituciones”. Días después el nuevo timonel de RN Cristián Monckeberg señaló que el gobierno de Bachelet se estaba “desplomando” porque había bajado un par de puntos en una encuesta. Pareciera que el deporte es pasarse tres pueblos sin ningún respeto por el significado de los verbos y adjetivos. Lo peor es que se instaló la idea que la oposición tiene que ser odiosa y despiadada para recuperar rápido el poder. No es misterio que la Concertación hizo una tristísima labor opositora. Varias voces al interior de la Alianza no ocultan la sangre en el ojo y van por la retaliación. Me temo que es una carrera armamentista que no beneficia a Chile. El discurso de la desaceleración económica tampoco contribuye a mejorar el caracho. Si antes los indignados eran los estudiantes, ahora están enrabiados los que anticipan un panorama económico negro. Los estudiantes siguen indignados, por cierto. O sea, todos enojados y echándose la culpa.

Ignoro cómo se mejora el ánimo colectivo de un pueblo. No sería raro que hasta el palo de Pinilla aparezca en un psicoanálisis. Pero podemos partir por cambiar algunas cosas de nuestro propio comportamiento en la ingenua esperanza que otros hagan lo mismo. Primero, mejorar los modales y el trato. Darle a entender al otro que lo dignificamos. Segundo, tratar de juzgar siempre con el mismo estándar sin acomodar los datos cuando nos conviene. Eso se llama honestidad intelectual. El carerrajismo traiciona todas las confianzas. Tercero, algo de humildad. No las sabemos todas –menos a los dieciocho años- y siempre hay más por aprender. Eventualmente, abrirse a cambiar de opinión. Cuarto, pensar dos veces antes de crucificar al adversario y pensarlo menos cuando se trata de reconocer lo positivo. En la villa de los gatillos rápidos muere mucha gente injustamente. Quinto, ejercitar el músculo empático. Entender el lugar desde dónde habla la otra persona ayuda a procesar mejor las diferencias. En fin, vamos a estar atrapados en el mismo país por harto rato y lo más inteligente es buscar fórmulas para relacionarnos un poquito mejor. En una de esas vamos reduciendo el amargor.

Link: http://www.capital.cl/opinion/2014/09/16/100957-chile-amargo

Anuncios

3 comentarios to “CHILE AMARGO”

  1. pablo fernandez Says:

    Hay que ver de quien viene tambien el comentario. Ma Eugenia Oyarzun es una pinochetista de viejo cuño, para que tener una socialista de pdta debe ser lo peor del mundo. Es como si le preguntaras a Labbe que opina del estado actual de las cosas

  2. Eduardo Hurtado Says:

    Lo de la derecha con el diente afilado es cierto, y claro, no es mejor oposición de lo que fue la concerta en su momento, como diría el hermano del ex presi: “Tamos pal loly”

  3. Guillermo Núñez Romero Says:

    Cristóbal, muy bueno tu comentario, pero debo aclararte algo, la situación que vivimos en Chile actual, está muy lejo de compararse con lo que fue todo el periodo de Frei Montalva y S. Allende, es un gravísimo error, si alguien piensa eso como M.E Oyarzun y la Sra. Jeria, están todavía pegada con lo que fue el clima de odio que existía en los periodos antes mencionado, se había perdido todo respeto por las personas y por las cosas, yo hablo como independiente pero que viví ese clima tan amargo que duró bastantes años, si hay descontentos si, sobre todo los estudiantes luego vendrán otros como los mineros y otros sindicatos poderosos, en el caso de los estudiante es muy obvio que estén pidiendo lo que han manifestado, la educación publica es mala y cara, no tenemos educación en ningún tramo gratis, lo cierto que es Mala, he sido Docente en Instituto Profes. y Universidades, y los alumnos llegan muy mal preparado, pero lo importante que los estudiante ya tienen a un Ministro que está tiritando ya que no ha dado ningún signo que lo pueda mejorar, pero estoy seguro que los militares ya tampoco son los mismo de 40 años atrás, en Chile se ha generado un clima de madurez en lo que se puede hacer y en lo que no se debe hacer, Golpe de Estado eso está desterrado seguro, lo que existe es una clase política de mala calidad, un punto de muestra, entran a la cámara de diputado un G. Boric G.Jackson y logran rebajar parte de la dieta, eso nos dice que todos los viejos políticos están obsoleto, se necesitan más Boric, Jackson, espero que asi sea.
    Cristóbal, ya llegaras a Chile y lo vas a ver en insitu, y estarás de acuerdo conmigo que los que han generado malestar en las personas de todos los ámbito es querer cambios de directrices claras y que todos conozcamos para donde va la cosa y para ello no es necesario terrorista ni anarquista necesitamos más respeto entre nosotros y aplaudir lo bueno y criticar de forma respetuosa lo malo, y no darse con discurso lleno de veneno, y que los que vienen lo hagan mejor de los que están ahora.
    Los Chilenos noscaracterizamoss por ser pesimista todo lo vemos mal y eso no puede ser,se debe generar un ambiente de seguridad y optimismo, en Chile hay personas muy inteligente pero lamentablemente ellos no se meten, pero se vé un horizonte más positivo que negativo,tengo Fe en mi país.

    Un gran Saludos Cristóbal
    Guillermo Núñez Romero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: