MONTEVIDEO BIEN VALE UNA DISCULPA

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias el 20 de octubre de 2014)

No vio la roja pero se llevó una tarjeta amarilla. Después de retractarse de sus dichos y ofrecer disculpas públicas al Partido Demócrata Cristiano y al empresariado en general, el embajador chileno en Uruguay Eduardo Contreras (PC) salvó la pega. París bien vale una misa; Montevideo bien vale un acto de contrición. Con esta solución salomónica no se acallarán las voces que pedían su cabeza, pero al menos el Canciller Heraldo Muñoz puede ofrecer este gesto como señal que la amonestación el gobierno fue efectiva. Las personas cometen errores y Contreras reconoció el suyo. Fin de la historia.

No fueron días fáciles para el Partido Comunista. Contreras es un militante de alto perfil. Su infatigable labor en tribunales representando familiares de víctimas de la dictadura es reconocida y valorada. Fue uno de los primeros en ir tras el mismísimo Augusto Pinochet. Habría sido lamentable tener que cesarlo en funciones después de haber esperado tanto tiempo para ingresar a una repartija gubernamental. El PC se la jugó para que Contreras siguiera en su cargo diplomático. Esa cuenta de ahorro no es infinita. La tarjeta amarilla no sólo condiciona al embajador sino también a su partido. Ahora es la DC la que queda con una a su favor.

Esto no quiere decir que los argumentos esgrimidos por dirigentes comunistas hayan sido buenos. No lo fueron. Varios señalaron que Contreras no había dicho “ninguna mentira” al aludir al apoyo democratacristiano al golpe del ’73 y a la responsabilidad de la “derecha empresarial” en los bombazos del metro. La primera es una tesis controvertida que en rigor historiográfico puede ser verdad, pero los embajadores no gozan de libertad de cátedra en ese ámbito. Está fresco el recuerdo de Miguel Otero, embajador en Argentina en tiempos de Piñera, que debió dejar su puesto por teorizar que “fueron pocos los que sintieron la dictadura”. El pecado de Otero no fue cuantitativo. Da lo mismo si lo que dijo es o no es mentira, numéricamente hablando. Su error fue político y el de Contreras también.

La segunda idea no tiene absolutamente ninguna base más que una asociación traumática paranoide entre desestabilización violenta y acción de grupos económicos que se oponen a las reformas. Por lo mismo el fiscal del caso invitó a Contreras –quien dijo no abrigar “ninguna duda” al respecto- a poner sus antecedentes a disposición de la justicia. Seguramente no los tiene porque su tesis se origina en la incapacidad dogmática de aceptar una realidad distinta a la que se tiene preconcebida. La misma incapacidad dogmática que sus compañeros han mostrado al no poder aceptar, ni con toda la evidencia sobre la mesa, que una conocida universidad ligada al Partido Comunista lucró de la misma manera que varias otras universidades escrutadas. Menos mal que Contreras advirtió, como célebremente lo hizo Carlitos Caszely, que sus dichos no representaban su pensamiento. De lo contrario sería preocupante.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2014-10-20&NewsID=291380&BodyID=0&PaginaId=37

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: