EL NUEVO EQUIPO DE LA DT BACHELET

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 10 de mayo de 2015)

El primer gabinete de Michelle Bachelet tuvo dos características centrales. Por un lado, se trató de un equipo político muy asociado a la figura de la mandataria, con soldados de incuestionable lealtad. Por otro lado, se trató de un combinado que tuvo desde el principio la explícita misión de sacar adelante las reformas emblemáticas prometidas por la Presidenta en campaña. Varios de ellos, como Rodrigo Peñailillo y Alberto Arenas, participaron incluso en la etapa de la elaboración programática. Era, como se dice en el fútbol, un dibujo táctico ofensivo. Sabiendo que contaban con mayoría en ambas Cámaras, se lanzaron desde el primer minuto a buscar la portería rival. A veces ni siquiera le dieron tiempo a la pelota para que circulara por el medio: fue un juego bastante vertical, más parecido a una aplanadora que a una retroexcavadora.

Pero a la DT Bachelet se le complicó el partido. Es cierto que alcanzó a gozar de minutos de total predominio: varias de las reformas más resistidas por la oposición – nuevo sistema electoral, fin al lucro, copago y selección escolar o Pacto de Unión Civil- hoy son una realidad. Sin embargo, al final del primer tiempo se le vino la estantería defensiva al suelo. Su equipo de gobierno, seleccionado para jugar en cancha contraria, hizo agua cuando se trató de aguantar el chaparrón. No fue, valga la aclaración, un contraataque de la derecha: fueron sus propios autogoles los que tienen a La Moneda al filo de sufrir una goleada irremontable. Las cifras de aprobación y desaprobación están en el tablero marcador.

La gran pregunta es si acaso Michelle Bachelet –en su segundo gabinete- cambiará jugador por jugador o bien modificará la estrategia completa del equipo. La primera alternativa significa reemplazar a los hombres y mujeres que están amonestados –Peñailillo está al borde de la roja, Arenas juega con amarilla desde los 15 minutos- por piernas frescas que hagan la misma labor. La instrucción sería perseverar en el juego ofensivo, con voceros puntudos y arietes desplegados para sacar el programa adelante.

La otra alternativa –la que parece más sensata tomando en cuenta que hay que evitar que el buque se hunda- es replegarse un poco para empezar a jugar desde atrás. En la práctica, esto significa instalar ministros con capacidad de tender puentes con la oposición y los actores sociales para sacar primeramente a la actividad política del coma profundo por el que atraviesa. Si la Presidente es sincera cuando dice que el sello de su mandato será combatir la corrupción y trabajar por la probidad, entonces los jugadores elegidos tienen que saber ejecutar esa partitura. Eventualmente, esto puede implicar poblar la zona de volantes de contención antes que pasar como locos al ataque. El ambicioso programa de reformas podría avanzar más lento. Pero quizás, más seguro.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2015-05-10&NewsID=313056&BodyID=0&PaginaId=15

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: