DE CÓMO VIDAL DIVIDIÓ A CHILE

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 18 de junio de 2015)

Como si se tratase de la más feroz discusión política, la pregunta de qué hacer con Arturo Vidal después de su incidente automovilístico en estado de ebriedad dividió casi en dos mitades a la población chilena. Por un lado estaban los que abogaban por un castigo ejemplarizador para el crack de la selección, que básicamente se traducía en su marginación del plantel que disputa la Copa América. Por el otro lado estaban los que abogaban por un perdonazo del DT Sampaoli para que el Rey Arturo pueda continuar alimentando el sueño de levantar el trofeo continental en casa.

Para los primeros, el caso Vidal despertó todos los fantasmas de indisciplinas pasadas, episodios que tanto daño le han hecho al fútbol chileno. El jugador de la Juventus no sólo se fue copas sino que manejó su Ferrari a alta velocidad en carretera, causando un accidente que bien pudo lamentar víctimas fatales. De ahí la indignación del ciudadano que lo increpó en plena conferencia de prensa: con la vida de las personas no se juega. Vidal no sólo faltó a su compromiso deportivo, traicionando la confianza de compañeros y cuerpo técnico, sino que además cometió un delito que supera con largueza la calificación de “error”. Por lo demás, uno podría preguntarse cuántas ganas tiene de ganar la Copa América un jugador que se emborracha dos días antes de un partido crucial en vez de, por ejemplo, estar viendo el partido que juegan sus potenciales rivales a la misma hora.

Los segundos, en cambio, señalaron que el profesionalismo de Vidal no puede ser puesto en entredicho por una situación extra-futbolística. Que no olvidemos que se trata del mismo Vidal que jugó con las rodillas recién operadas para defender a la Roja en el último Mundial. Que si bien es evidente que metió las patas, Celia Punk no merece ser sancionado más allá de la órbita penal. A fin de cuentas, es injusto pedirles a los jugadores que además sean ejemplos para los niños. Lo único que se les pide es que rindan dentro de la cancha y eso Vidal lo hace de sobra. Mal que mal es el goleador provisional del certamen. Varios agregaron que sin el “8” nacional las posibilidades chilenas se reducían considerablemente.

Los primeros dijeron que los segundos estaban pensando en la conveniencia antes que en los principios. Que si el jugador afectado hubiese sido un suplente, posiblemente ya estaría desterrado de Pinto Durán. Que hay doble estándar en el discurso de criticar a los políticos y los empresarios pero implorar vista gorda cuando se trata de salvar el pellejo de un ídolo pelotero. Los segundos no demoraron en tachar a los primeros de puritanos y moralistas. Que las eventuales sanciones bien pueden esperar hasta después de la Copa. Que los goles que convertirá en los próximos partidos los vamos a celebrar todos por igual. Que Sampaoli hizo lo correcto al acoger –en lugar de excluir- al héroe caído.

Chile tiene un nuevo clivaje. ¿A cuál bando pertenece usted?

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2015-06-18&NewsID=316662&BodyID=0&PaginaId=12

3 comentarios to “DE CÓMO VIDAL DIVIDIÓ A CHILE”

  1. Cristian Stuardo Inostroza Says:

    Soy del segundo bando, para despejar toda duda.
    Asumo que la síntesis es parte responsable, pero me parece mal representada nuestra posición:
    No se trata de privilegiar una ventaja deportiva, el concepto de INCLUSION es clave. Nuestro tricolor doble estándar pide el destierro cuando el mal lo han causado ajenos y queremos segundas oportunidades cuando se trata de lo propio. AV lo hizo muy mal, terriblemente mal. Tan mal que debe enfrentar a la justicia por lo que hizo. No obstante, no es razonable que pueda expiar sus pecados en la cancha? Demostrando arrepentimiento? Dando la cara ante sus compañeros que traicionó? (Bravo, el principal, cuando defendió los permisos para pasar tiempo con las familias) Los de este bando no relativizamos la falta. Queremos desarmar un sistema de castigo mojigato.Que vocifera una moral aspiracional. La invitación es a un castigo más inteligente, recuperador, contenedor, un castigo de PADRE, ya que estamos cerca del día, no como jefes de una cuadrilla de trincheras.

  2. cbellolio Says:

    Gracias Cristián por tu comentario. En cualquier caso, mi intención era poner las dos versiones estándar del argumento. Yo me siento más cerca del primer bando, pero tampoco pude explicar en detalle por qué me parece el mejor argumento. No me correspondía hacer eso en la columna. Ahora bien, mi problema no está en la dimensión moral -como se ha caricaturizado esa posición- sino en la estrictamente deportiva: existen ciertas reglas y códigos que se rompieron abiertamente y merecen una sanción proporcional. Vidal demostró que no estaba tomándose muy en serio la competición y en ese sentido lo más justo era sacarlo del proceso, tal como le ocurrió a los jugadores que llegaron ebrios a la concentración en tiempos de Borghi. Lo que subyace al argumento es “ley pareja no es dura”. De lo contrario, persiste una sospecha de injusticia en el trato, de privilegio a ciertos jugadores, de que las reglas pueden ser interpretadas al capricho de las circunstancias. Esa es la manera en que, generalmente, operan los países débiles institucionalmente. Ojalá tengas razón y Sampaoli haya actuado en esa convicción de padre comprensivo. Podría ser una linda lección. Pero también podría ser lo opuesto: que actuó bajo la presión de un grupo que le ganó un gallito de poder interno, y que prefirió los objetivos de corto plazo por sobre los de largo plazo (a fin de cuentas, la vara quedó baja: cualquier otro condoro es menos que esto y MERECE ser perdonado). En cualquier caso, no me parece que tu posición ni la mía estén en los polos.

  3. Nico Lorenzini Says:

    Has escuchado el clásico tropical “Me Lo Dijo Adela”?

    Dice mas o menos así:

    “Doctor, mañana no me saque usted la muela
    Aunque me muera de dolor
    Porque dicen que anoche lo vieron
    Con un tremendo vacilón”

    El jugador de fútbol, incluso cuando duerme, esta trabajando. Por eso su carrera dura la mitad de lo que dura la carrera de alguien que no trabaja los fines de semana, o mientras duerme.
    Lo que hizo Vidal no es en ningún caso extrafutbolistico. Al tipo le pagamos para que su cuerpo este en condiciones competitivas, durante lo poco que durara su carrera. Asi a los 35 se retira, mientras todos nosotros trabajamos 30 años mas.
    Si en el medio de un campeonato importante, el tipo sale a llenarse de alcohol y a conducir irresponsablemente una potencial maquina de matar, yo lo despido. El no me saca la muela. Aunque me muera de dolor.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: