EL ÚLTIMO REY DE ARAUCO

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 26 de agosto de 2015)

No va más don Francisco Huenchumilla. No le gustó que lo sacaran a medio partido y se fue pateando la perra. Criticó el rumbo del gobierno y se lanzó en picada contra el ministro de Interior, diciendo entre otras cosas que Jorge Burgos “no tiene la más remota idea de lo que es el mundo mapuche”. ¿Qué dijo el otro? Que no es republicano andar de víctima por la vida, sobre todo cuando se trata de los siempre veleidosos cargos de confianza presidencial. En efecto, a Burgos le tocó ejecutar pero es lógico inferir que la orden vino visada por la propia Presidenta. Pero, ¿por qué echaron a Huenchumilla, prócer democratacristiano y caudillo de Arauco?

La versión oficial es que era hora de hacer cambios en una zona que no ha sido políticamente bien gestionada. La percepción es que la violencia no ha cesado, sino por el contrario. Los últimos días han sido simbólicos: mientras varias comunidades mapuche se tomaron la sede de la Conadi, una caravana de camiones avanza desde el sur hacia Santiago para contarle al gobierno de la desprotección que padece el sector productivo que opera en la Araucanía. Es decir, si se trataba de ponerle paños fríos al asunto, Huenchumilla no estaba haciendo la pega.

Pero Huenchumilla, rebelde con causa, no estaba para marcar el paso. Fue una autoridad polémica porque –a diferencia de sus predecesores- tomó velado partido en el eterno conflicto chileno-mapuche (que algunos medios insisten en denominar como puramente “mapuche”, como si el estado que los absorbió a la fuerza no tuviera nada que ver en el entuerto). Sabemos que la política oficial de la dirigencia nacional respecto a dicha problemática es la pura contención. Así lo ha sido desde que tenemos memoria. Algunos han reconocido que se trata de un conflicto sencillamente insoluble. Por tanto no había espacio para propuestas osadas ni innovadoras que fueran a cambiar mucho el panorama, menos para obligar al gobierno a asumir compromisos de los que después se quiera retractar.

Parece que ése era, justamente, el plan de Huenchumilla. Entonces los jefes le tiraron la cadena porque el hombrón no se manda solo. No fuera cosa que La Moneda se viera obligada a hacer algo al respecto en la Araucanía…

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2015-08-26&NewsID=323027&BodyID=0&PaginaId=18

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: