DIME CON QUIÉN ANDAS…

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 28 de octubre de 2015)

No le gusta nada al nuevo Fiscal Nacional Jorge Abbott que le pregunten por las reuniones que mantuvo cuando aun era candidato al cargo, en especial la que sostuvo con el senador Guido Girardi. Tendrá que acostumbrarse. Desarrollar cuero de chancho. La pregunta es incómoda porque sugiere que Abbott pudo haber hecho algo malo al juntarse con Girardi. Como dice el propio Abbott, si operara el principio de buena fe, nadie estaría escarbando bajo la alfombra. Pero estamos en los tiempos de la sospecha. Nadie se salva de la ola de desconfianza.

¿Hizo algo incorrecto Abbott? Depende. Se ve feo que un candidato a un cargo tan importante –y del cual depende la suerte judicial de varios congresistas- tenga que proceder a reunirse privadamente con los electores. Abbott siempre ha sido transparente respecto de esas reuniones y ha señalado que le habría gustado entrevistarse con los senadores en una instancia más formal. Sin embargo, la instancia oficial es justamente la exposición que le corresponde hacer frente a los parlamentarios en la comisión respectiva del Congreso. El problema de las reuniones a puertas cerradas es que la transparencia queda entregada a la buena voluntad de quienes quieran desclasificar el contenido. El episodio también pone de relieve los vacíos de nuestra -recién salida del horno- ley de lobby.

Sin embargo, es posible que el interés periodístico tenga directa relación con los nombres involucrados en el encuentro. Especialmente respecto de Guido Girardi. A pesar de ser un legislador con amplio arrastre electoral -ganó hace poco su reelección como senador por Santiago Poniente- sobre su figura se ha tejido un relato oscuro casi mitológico. La premisa –o el prejuicio- es que Girardi no da puntada sin hilo y su objetivo habría sido obtener algunas garantías impropias por parte del nuevo Fiscal Nacional. Paradójicamente, la mejor prueba de la inocencia de Abbott es que Girardi siempre tuvo en mente otro candidato. Sería interesante saber si la opinión pública sería igualmente suspicaz si Abbott se hubiese reunido con un senador menos controvertido.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2015-10-28&NewsID=329154&BodyID=0&PaginaId=20

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: