DIVINA COMEDIA A LA CHILENA

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 28 de diciembre de 2015)

La política chilena tuvo mucho de tragedia durante el 2015. Sin embargo, también es posible interpretarla como una gran comedia cuyos protagonistas se elevan a la gloria o descienden a las profundidades del desprecio ciudadano. Echaremos mano a la más espeluznante de las comedias –la del poeta florentino Dante Alighieri- para determinar dónde se ubican las figuras más recurrentes de la política nacional. Anclado en la mitología medieval cristiana, Dante describe un viaje fantástico por el infierno, el purgatorio y el paraíso, donde se va encontrando con diversos personajes que, dependiendo de su ubicación, sufren tormento eterno, expían sus culpas o gozan de la presencia divina. Si Chile fuese la Divina Comedia, ¿dónde encontraría Dante a sus personajes?

Infierno

En el poema original, Dante pide ayuda a Virgilio para volver a contemplar el rostro puro de su amada Beatriz, la beatificadora. Hasta hace poco tiempo, Michelle Bachelet era nuestra beatificadora: su presencia salvífica fue capaz de dotar de nuevos bríos a una coalición de centroizquierda que bajo otras condiciones habría sido tan atractiva como la decadente Concertación. Sin embargo, la Beatriz criolla cayó en desgracia y abandonó su pedestal en el empíreo. Hoy vaga en las tinieblas del veintitantos por ciento.

En el inframundo dantesco la peor parte se la llevan Judas, Bruto y Casio, los traidores de Jesús y Julio César respectivamente. Los tres están siendo devorados eternamente en las fauces de Lucifer. En el caso chileno, el maligno estaría en compañía de Sebastián Dávalos, Rodrigo Peñailillo y Jovino Novoa. Es difícil dar con tres figuras que se hayan visto más dañadas que éstas. El primero es sindicado por moros y cristianos como uno de los principales responsables de los problemas de su madre, el segundo prometía como delfín y terminó acribillado por la guerra que él mismo comenzó, y el tercero –ex senador y gurú político del partido más grande de Chile- quedó en retina de los chilenos como operador fraudulento y confeso.

Pero no están solos. Pocas veces Caronte, el barquero del Aqueronte, había tenido tanto trabajo transportando almas a los portones del infierno. En el octavo foso de los malos consejeros patea piedras Alberto Arenas. En el sexto foso de los hipócritas paga su pecado Jorge Pizarro y la distancia puede verse a Ernesto Silva. Si agudizamos la vista podemos reconocer a los presidentes de casi todos los partidos, hablando de la necesidad de dignificar la política pero legislando para evitar la competencia. Ya casi no hay espacio entre las llamas.

Purgatorio

Según la descripción de Dante, el purgatorio recibe a las almas pecadoras que alcanzaron a arrepentirse en vida. Para efectos de nuestro recuento, el purgatorio está poblado por aquellas figuras políticas que han sufrido fuertes porrazos pero que no deben ser descartadas completamente. Varios de ellos caminaban erguidos y ambiciosos, pero se encontraron con circunstancias extraordinarias que modificaron sus planes. Es el caso de Andrés Velasco, que recibió una fea zancadilla que lo dejó masticando la conveniencia de haber asistido a un almuerzo millonario. Por eso habita el círculo de los glotones. Si esta nota hubiese sido publicada un mes atrás, Marco Enríquez-Ominami habría aparecido en el olimpo. Hoy puebla el círculo de los soberbios, a la espera del castigo ciudadano por sus vínculos con SQM. También dicen que vieron a Jorge Burgos en el círculo de la pereza. No por flojo, sino porque todavía no se nota su mano en la conducción política de un gabinete que requiere mayor coordinación y efectividad. Menos mal que no se topó con el ex intendente Huenchumilla, que pasó derechito al círculo de la ira. A diferencia de los políticos del infierno, los del purgatorio tienen posibilidades de redención.

Paraíso

Se escucha el eco cuando se habla en voz alta al ingresar a los círculos angélicos. Hay poquita gente allá arriba. Entre ellos está Giorgio Jackson, sentado en un modesto trono labrado de aprobación ciudadana. Más atrás jugueteaban querubines y serafines, que al afinar la vista se parecen a Gabriel Boric y Vlado Mirosevic. Aunque menos conocidos que Jackson, suelen estar en la vereda de las causas virtuosas según la opinión pública. Con la protección de los arcángeles gremialistas se encuentra Jaime Bellolio, que cierra un año contundente. Ante la caída de la mayoría de los viejos cracks de la UDI, el joven diputado ha llevado la batuta en las disputas más emblemáticas, incluida la última escaramuza por la educación gratuita. No sería raro que pronto liderara a su partido. En el círculo de Júpiter conversan animadamente Sabas Chahuán con Carlos Gajardo. Han sido promovidos al paraíso por su celosa lucha contra la corrupción. No están, por cierto, sus colegas que no miden los mismos casos con la misma vara.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2015-12-28&PaginaId=26&bodyid=0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: