LA QUERELLA Y LA FALACIA DE LA CONCENTRACIÓN

por Cristóbal Bellolio (publicada en Las Últimas Noticias del 6 de Junio de 2016)

Alguien me sopló en Twitter que debe haber un nombre para aquella falacia que consiste en poner sobre la mesa un buen argumento pero para un tema que no depende de ese argumento. Algo así como una cortina de humo, acotó otro. No estoy seguro. De cualquier modo, eso es un poco lo que pasa cada vez que figuras de la Nueva Mayoría defienden la querella presentada por Michelle Bachelet contra periodistas del semanario Qué Pasa. Como las razones de criterio político escasean, se recurre al argumento de la concentración de los medios. Se trata de una crítica vieja de la izquierda que tiene cierto sustento. En lo que respecta a prensa tradicional en formato y acercamiento, hay básicamente dos grupos que roncan. Y ninguno es particularmente de izquierda. Habría un déficit de pluralismo en nuestros medios de comunicación y eso afectaría –así continua el argumento- la mismísima libertad de expresión. Aunque la proliferación de medios digitales, independientes y regionales está cambiando ese duopólico panorama, la nueva oferta no parece todavía lo suficientemente nutrida e influyente. Punto tomado: no somos los campeones del pluralismo.

Lo que no queda claro es qué relación tiene eso con la justificación política y la defensa normativa de la querella. Lo que Bachelet debe probar a los jueces es que revista Qué Pasa tuvo una intención injuriosa en la gimnasia de publicaciones y desplublicaciones de la semana pasada. Los periodistas, obviamente, dirán que sólo tuvieron ánimo de informar. Si los tribunales consideran que la selectividad del medio es parte de su libertad editorial y no una afrenta dirigida contra la dignidad de la ciudadana Bachelet, se acabó el asunto. Los escuderos de la presidenta dirán que esa libertad es en verdad un abuso. Éticamente, quizás. La pregunta es si nos parece correcto activar el brazo penal del estado para combatir ese vicio de parcialidad. Las leyes –creemos algunos- no debiesen patrullar el ámbito de la virtud.

Esta situación podría haberse generado igualmente en un escenario medial más pluralista. Habría sido bueno que la gran familia concertacionista hubiese cumplido el sueño de tener un gran diario de centroizquierda. También hay buenas razones para pensar en medios auténticamente públicos en misión y financiamiento. Pero aun en ese caso la prensa conserva cierta soberanía sobre sus decisiones editoriales. También habría medios que revelen la agenda política de sus dueños. Por lo tanto el argumento de la concentración –por interesante que sea- no salva el caso de la querella. Lo que sí hace –y quizás se trate finalmente de esto- es dotar de munición al oficialismo para que salga de las cuerdas y pegue un par de golpes de vuelta. Pero todavía no estoy seguro de cómo se llama esa falacia.

Link: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2016-06-06&NewsID=346887&BodyID=0&PaginaId=45

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: